miércoles, 30 de septiembre de 2009

«El profesor tiene que ser un animador que facilite la comprensión, la comunicación, la participación, la discusión, el respeto de otras opiniones»


Si nos preguntaran: ¿tú por qué trabajas?, cada persona tenemos una respuesta. Esa respuesta indica el motor de nuestra actividad, aquello que si un día nos falta, nos haría parar.

Desde la inercia, hasta la capacitación profesional, ganar dinero, estar en el candelero, dedicarnos a algo que nos satisface... Estas respuestas y otras surgirían si lo miramos desde nuestro lado.

Pero también podemos responder desde el lado del cliente. Ayer pensábamos en el servicio al cliente y la relación gratificante en cuanto a las emociones y eficiente en cuanto a la economía. Esto es lo corriente y existen más oportunidades de lograr esta meta en determinados sectores, como el ejemplo del supermercado y su sección de pescadería. Los buenos pescados son distinguibles de los malos y está claro lo que vamos a conseguir de este producto —salvo si hacemos un experimento en la cocina o no conocemos a la persona para quien se destina—.

Es muy diferente cuando lo que se «vende» no puede pesarse ni calibrarse; por ejemplo, en el caso de los músicos contemporáneos, que han visto muy perjudicado su negocio por la piratería. Pero ¿es porque el público no valora la música o porque si le facilitan suprimir un coste opta por esto último? Hará falta la perspectiva del tiempo para valorar el gran cambio que se está produciendo en el ámbito de la comercialización en este sector y sus repercusiones en todos los aspectos para la música y los músicos.

En definitiva, todos estamos sujetos a la ley del mercado y hemos de convertir en liquidez los significados emocionales y los significados materiales de nuestra actividad.

Se dice que «el valor real de la empresa se mide por la capacidad de generar dinero que tiene» y también que «la cantidad de dinero que usted gana es la medida del valor que otros han colocado a su contribución al mercado».

Esto nos sirve a todas las personas, independientemente de nuestra posición en el mundo laboral y económico: empresarios, trabajadores por cuenta propia, por cuenta ajena, profesionales, etc.

Sin embargo, aunque la suerte es un factor importante, no lo es menos nuestra libertad y capacidad de decisión o de proveernos de las capacidades que nos permitan decidirnos por aquello que queremos en cuestión de trabajo.

Hemos releído hoy la entrevista «Las empresas caerán como moscas porque tienen un modelo caduco» y aquí hemos encontrado el equipaje que necesitamos guardar en la mochila o en el zurrón para andar sin perdernos por sendas, trochas, autopistas, montes, llanos, secanos y marismas:

«El profesor tiene que ser un animador que facilite la comprensión, la comunicación, la participación, la discusión desde niños, el respeto de otras opiniones.»

Estos valores que nos pone delante Koldo como resultado de la educación que considera más deseable hoy en día: «la comprensión, la comunicación, la participación, la discusión desde niños, el respeto de otras opiniones», nos han parecido los más adecuados para conocer el mundo laboral, para saber elegir el trabajo, los clientes que queremos, para evaluar cómo vamos, para identificar oportunidades y espejismos.

Ahora sólo falta que pongamos manos a la obra, como se dice coloquialmente, y nos lancemos a la experiencia de considerar que es posible realizar sueños como el de relacionarnos como personas en el trabajo, ganar dinero, servir, formarnos, etc. y ser felices.








martes, 29 de septiembre de 2009

Servicio y relaciones con los clientes


Nuestros abuelos y abuelas, cuando alcanzan cierta edad, nos habrán dicho la alegría y la satisfacción que sienten cuando se ven escuchados, considerados, se valora su experiencia y, sobre todo, cuando son útiles con sus obras o palabras.

En las organizaciones empresariales, todos los días tenemos una gran oportunidad de sentirnos felices por ser útiles para otras personas: los clientes. Con ello hacemos más felices a esas personas y, además, ganamos dinero.

Somos útiles cuando servimos al cliente y el cliente también es más feliz cuando obtiene el producto o servicio que necesita.

Y sin embargo, nos dice Koldo Saratxaga:

«El cliente, en mi experiencia, es un grave desconocido en las organizaciones.»

¿Podríamos traducir esto en que la forma de vida que eligen las organizaciones mayoritariamente no es la de servir al cliente? Parece que sí. Entonces, ¿a qué nos dedicamos? Probablemente, más de una persona respondería: «¡a ganar dinero!». ¿Y cómo vamos a ganar dinero si no sabemos servir al cliente? Tarde o temprano se acabará el «ganar dinero».

Un ejemplo que todos tenemos cercano: una cadena de supermercados. Los jefes o directores de compras pueden optar por hacer compras de productos sabiendo que se venderán y que el coste de aquellos que no se vendan será razonablemente asumido por las ventas realizadas. O bien pueden optar por conocer qué clientes tiene cada establecimiento, contar con la experiencia de los responsables de las secciones e incluso conceder cierto margen para que los clientes en cada establecimiento de la cadena puedan hacer un pedido en un momento dado.


¿Por qué se va a preocupar una grandísima empresa si un cliente particular encarga un día un par de merluzas de pincho?

La desconexión con respecto a la realidad del cliente puede aumentar y pasar a ser la desconexión de la realidad del establecimiento integrado en la cadena. Entonces, se suministra al responsable de la sección productos que no pide y en cantidades a veces importantes. De este modo, vemos a dicho responsable, el pescadero o la pescadera, recorriendo los pasillos del establecimiento y rogando a don Fulano y a don Mengano que le compren aquello que no había pedido. Pero como don Fulano no ha sido atendido en su pedido anteriormente, no hace ese favor al pescadero. Y no hay venta. La cara de preocupación del encargado de la sección, cuando la tiene, porque lleva tiempo en la empresa y se preocupa por su puesto de trabajo, nos sugiere que tiene importancia el hecho de no vender los cinco besugos que le han enviado de excedente sobre su pedido.

Cuando las ventas no se produzcan, los directores de ventas sudarán tinta sobre el papel haciendo cálculos y ajustando márgenes, sin tener en cuenta la realidad donde se deciden las compras y dejando de lado el ocuparse de quienes tienen que comprar.

¿Es posible que el hecho de vender se conciba como un juego de azar? Parece que sí, puesto que la marcha de las organizaciones se deja al albur y a la confianza de que si un negocio se para, se podrá emprender otro. ¿Por qué un día no es importante vender y otro día sí? ¿Al concepto de compra por impulso habríamos de añadirle el de venta por impulso? Parece que sí, cuando falta el norte del servicio al cliente. De vender a servir parece haber una gran distancia.

Una simple mirada a nuestro alrededor en esta materia crucial del servicio al cliente nos muestra el acierto y la verdad de otras palabras de Koldo que hemos releído varias veces:

«No es momento de despedir a nadie. Seguro que hay muchas ineficiencias internas que acometer.»

Hoy puede ser un día apropiado para releer también unas importantes páginas de Un nuevo estilo de relaciones-Harreman-estilo berri bat, en las que Koldo habla de los Equipos de Satisfacción de Clientes. Las hemos compartido en nuestra página de actualidad y puedes leerlas aquí, en castellano y/o en euskera.

Estas palabras de Koldo en su libro seguramente nos servirán para animarnos a hacer una reflexión radical sobre el servicio al cliente con nuestra actividad o empresa y pasar a enriquecernos con la experiencia del servicio al cliente. Enriquecernos no tanto en términos materiales, como en relaciones, conocimiento, emociones, aportación real a la vida de otras personas que no sean las de nuestra familia y entorno inmediato. Albergar mayores miras, en suma, que nos permitan crecer en todos los aspectos por esta vía apasionante de las relaciones con los clientes.

Os dejamos como final esta opinión de un profesional y empresario del marketing, Bértol Gorospe:

«Este mes he terminado de leer el último libro de Koldo Saratxaga sobre un nuevo estilo de relaciones y de verdad creo que está en lo cierto en muchos o todos los aspectos que expone. Desde aquí recomiendo su lectura que en muchos casos debería ser obligatoria, por experiencia, por conocer otros puntos de vista y por frescura. Si alguien lo lee, cuando termine podrá hacerse la misma pregunta que yo me hice. Y esto ¿qué tiene que ver con el Marketing? Para mi mucho.»

La fotografía está tomada de
http://farm3.static.flickr.com/2134/1499046701_12fad83757.jpg









lunes, 28 de septiembre de 2009

Construir el futuro


Ayer oíamos a Guillermo Ortiz, Gobernador del Banco de México, una exposición sencilla, breve y de visión amplia sobre la crisis en su país. Lo que más nos llamó la atención es el dato de que México exporta el 25% de su PIB, del que el 90% son manufacturas y de este porcentaje de manufacturas, el 80% se va al mercado estadounidense. «Producimos lo que los americanos han dejado no de consumir, sino que han disminuido de manera muy importante su consumo, por ejemplo, automóviles. Hace dos años vendíamos 17 millones de automóviles en Estados Unidos. La última cifra, que fue una cifra buena, fueron 11 millones y veníamos de una cifra de 9 millones el mes anterior. ¿Cuándo van los americanos a volver a consumir 17 millones de coches? Van a pasar años». Guillermo Ortiz afirmaba que México será el país de América Latina que más se contraerá en esta crisis y uno de los de mayor contracción en el mundo.

Todo un país ha actuado en cuestión de exportaciones como las plantas de producción que fabrican para un solo cliente. Si el cliente desaparece y no aparece otro, desaparece también la planta de producción (planta Opel en Figueruelas), o si el cliente rebaja drásticamente su consumo, causa un perjuicio importante en la economía del país exportador (caso de México). Barcos que avanzaron impulsados por el viento a favor ahora se ven parados, sin motor y sin brújula, como nos hace presente Koldo Saratxaga. Y una causa frecuente es ésta: carecer de un proyecto.

Cada vez nos resulta de más valor la aportación de Koldo Saratxaga al mundo de la empresa y el desarrollo económico, más sensata y más inteligente. Hoy, nos dice que en lugar de contar con futuribles, hemos de construir nuestro futuro.

En esta crisis, las personas corrientes son las que van a tener que abrir su cartera para subsanar los desastres ocasionados por los políticos y economistas que se han dedicado a hacer futurología en lugar de futuro. Por lo tanto, parece también que cualquier padre y madre de familia podrá decidirse a dar lecciones de economía, ya que los políticos y financieros los necesitan a ellos y a su sabiduría económica. La actualidad económica, hoy con la tan debatida subida de impuestos, nos hace presente que todas las personas tienen algo que aportar y son importantes. Y esto es otra cosa que aprendemos en Koldo Saratxaga y necesitamos aprenderlo, ya que la sociedad del medrar pisando nos ha puesto una venda en los ojos ante esta realidad.

Hoy también nos ha gustado leer la experiencia del jugador de baloncesto Bill Russell, campeón 11 veces de la NBA. No sabemos si Koldo habrá leído hoy esta página de deportes de El País, pero creemos que le gustaría leer algunas afirmaciones de Russell. A nosotros nos sirven para corroborar, una vez más, que sus ideas y propuestas para las organizaciones son un camino de futuro real, incluso arrancando desde esta crisis:

«Nunca me conformé con lo que dijeran los expertos.»

«Mi defensa nunca se basó en los reflejos, en reaccionar a algo, sino en la acción.»








domingo, 27 de septiembre de 2009

«No acabamos de ver que sólo personas libres de pensamiento y llenas de ilusión pueden lograr las ansiadas innovaciones»


Sin leer el artículo que la revista Capital incluye en su número de octubre, titulado «Los que tiran de los hilos, de verdad», el común de la opinión pública piensa que quienes tienen en sus manos reconducir la situación económica son los gobiernos de los Estados.

Al mismo tiempo, cuando prestamos atención a las propuestas de estos gobernantes, vemos que casi nada de lo que dicen tiene efectos decisivos en nuestro día a día. Ayer lo comprobamos, después de hacer un tour por los resultados de la reunión del G-20 en Pittsburgh. Finalmente, el lugar adonde llegamos fue a las palabras de Koldo Saratxaga que nos invitan a confiar en nostros mismos y a sacar a flote nuestra creatividad, la facultad que tenemos de aportar soluciones:

«Las personas disponemos de una habilidad llamada creatividad, que nos permite generar ideas, alternativas y soluciones frente a problemas concretos.»

Si queremos cambiar, tendremos que desarrollar el espíritu de iniciativa propia. Es decir, en esta crisis hay trabajo para todos: Estados, organizaciones empresariales, familias, instituciones, personas a título individual, etc.

Para algunas organizaciones empresariales esta crisis estará siendo como un simulacro de incendio, mientras que para otras es un incendio de diferente escala destructiva. Apagar el fuego parece ser la prioridad de las organizaciones que se están quemando, pero las que pueden ver la crisis como un simulacro de incendio estarán descubriendo los aspectos que deben mejorar y en los que deben fortalecerse ante la posibilidad de una nueva amenaza del fuego.

En la entrevista para Dato Álava que hemos leído esta semana, afirma Koldo:

«Cuando uno presenta un ERE, no tiene que pensar lo que le ha pasado en los últimos cuatro meses —donde el 80% de las firmas ha visto reducida su actividad—, sino en los últimos cinco años. ¿Dónde están todos esos beneficios? ¿Se han estropeado en cuatro meses?»

Nos aguarda parece que una década dura, en opinión de Alfredo Sáenz, Consejero Delegado y Vicepresidente segundo del Grupo Santander. Así lo afirmó en la conferencia con la que se abrió la Jornada Empresarial 2009 de Deusto Business School. Se celebró el pasado jueves 24 y estuvo dedicada a la crisis vista desde las diferentes perspectivas de los ponentes invitados: además de Sáenz, Andrés Arizkorreta, José Luis Larrea, Álvaro Videgain y Pedro Luis Uriarte.

Es decir, nos aguardan retos y oportunidades de crecimiento, muchos más que en épocas de bonanza. Y nos aguardan —y probablemente las experimentamos ya— las emociones de compartir con intensidad con otras personas el esfuerzo y los éxitos. Es una aventura a la que podemos poner nuestro nombre, con confianza. Igual que ha ocurrido en esta etapa de la trayectoria de Koldo que fue el cambio organizacional en Irizar. Así hablan de él Marià Moreno y Mauricio Oppenheimer en su libro Marketing para seres humanos. Una esperanza ética:

«La persona que lideró todo el proceso [de cambio organizacional en Irizar], Koldo Saratxaga, afirma que aquello que concentró realmente su atención fue liberar el tremendo potencial de las personas y que al final prácticamente esas mismas personas que asistían impotentes al derrumbe de la empresa han sido las que la han llevado a la cima.»

Nuestra página hoy ha continuado la línea de ayer, la de pensar en que se encuentra en nuestro interior la energía que necesitamos para asumir retos y realizar proyectos.



La fotografía de Koldo está tomada de la web de ESEUNE. Corresponde a la clase que Koldo dio el 1 de julio de 2009 a los alumnos del Global MBA.

La frase que da título a nuestra página pertenece a una entrevista de Koldo en EiTB.








sábado, 26 de septiembre de 2009

«Las personas disponemos de una habilidad llamada creatividad, que nos permite generar ideas, alternativas y soluciones frente a problemas concretos»


Alguna vez hemos oído a Koldo referirse al «te escribo una carta larga porque no tengo tiempo de hacerla corta». No es el caso de esta página, pues disponemos de todo un día para pensar qué compartir aquí.

Hoy, empezaremos por el final:

«La capacidad emprendedora es innata, está presente en todo ser humano por el hecho de serlo, responde a la naturaleza de los seres humanos. Esta capacidad emprendedora puede dirigirse a crear nuevas organizaciones, esto es lo clásico y loable, pero también a hacer crecer una organización existente sintiéndose parte del éxito.

En un entorno empresarial que no asume esta realidad, las organizaciones viven en una situación de estrés permanente, en un modelo organizacional con la famosa pirámide, el tradicional organigrama –que, por cierto, se diseñó en 1913– y lo urgente como receta diaria. No dejan espacios de libertad y decisión a todas las capacidades propias de las personas y que por naturaleza están en ellas.

La evolución hacia la innovación pasa por poner a todas las personas, insisto en todas, como actores y no como títeres. Debemos pasar de un estilo yo-ello, que es la forma de relacionarse con algo cuyo valor es instrumental, al estilo yo-tú, donde son los valores intrínsecos de las personas los que cuentan.»

Y el final-final adonde queremos llegar:

«Las personas disponemos de una habilidad llamada creatividad, que nos permite generar ideas, alternativas y soluciones frente a problemas concretos.»

Koldo Saratxaga es el autor de estas líneas, pertenecientes a su artículo «La innovación como cosecha. ¿Y la siembra?». Se publicó en primera línea en el suplemento que la prensa de Euskadi editó con motivo del año de la innovación.

Ayer concluyó la cumbre del G-20 en Pittsburgh, que de nuevo reunió a las personas con las máximas responsabilidades de gobierno en los países más ricos del mundo. Conclusiones difusas y volátiles. Propósitos de pedir responsabilidades en próximas ocasiones, de que no se produzca una caída tan profunda...

¿Cómo hemos llegado a Koldo y sus respuestas para salir adelante, a estas propuestas que compartimos hoy? Te lo contamos. Hemos visto varios vídeos del G-20 en Pittsburgh. En uno de ellos el presidente estadounidense y el presidente italiano se saludan aproximando el lado izquierdo de su pecho, simbolizando la aproximación de sus corazones. ¿Es el saludo árabe, comprensible por la ascendencia musulmana de Obama? ¿Es resultado de profesar una ideología rapera o hiphopera? Seguiremos indagando en el tema por si es posible conocer el porqué de este saludo, pero lo que tiene que ver con esta página de hoy es que el gesto nos ha recordado que es en nosotros mismos donde vamos a encontrar las respuestas, en nuestro interior está la energía para crear nuestro futuro. Y como dicho así, tampoco nos dice mucho ni nos lleva a algo consistente, hemos «fichado» a Koldo Saratxaga para que nos lidere los deseos de salir adelante. Un fichaje muy sencillo, que se ha traducido en leer su análisis de esta situación y sus propuestas para superarla.

Hemos leído el artículo «La innovación como cosecha. ¿Y la siembra?», porque en él Koldo hace referencia a los artistas y la libertad que precisan para crear, ya que el rap y el hip-hop que nos han recordado los presidentes con su saludo son dos manifestaciones de arte.

Solemos asociar con el arte y los artistas la originalidad, y también cabe en nuestro proyecto. Cada persona somos única y dentro de un proyecto común cada persona somos importante para el mismo:

«El único error que nunca hay que cometer es que el proyecto no esté basado en TODAS las personas».

(Koldo Saratxaga, ¿Sinfonía o jazz?, pág. 179)







viernes, 25 de septiembre de 2009

Servir en la web 2.0


Ayer terminó la feria SIMO Network, este año dirigida a empresas y profesionales. El mensaje común de todas las conferencias ha sido explicar cómo la web 2.0 es un medio de interacción y relaciones, y cómo puede ser útil y positiva. Seguramente que al leer que la web 2.0 puede ser útil, pensamos también en lo perjudicial que puede ser. En la prensa general es noticia casi diaria el mal uso de las redes sociales por parte de niños, adolescentes y jóvenes; también el control que las organizaciones empresariales ejercen sobre el uso de Internet que hacen sus empleados: qué páginas visitan, a quién escriben correos electrónicos, etc. Por otro lado, a las organizaciones empresariales se les habla de oportunidades de negocio en Internet; en el programa de conferencias sobre este tema en SIMO Network, vemos que el compartir información y la seguridad son los temas principales desarrollados por las empresas conferenciantes: Hewlett Packard, Symantec, SAGE, IBM, Dell, etc. En suma, hoy en día, nadie que deba utilizar Internet desconoce que la Red es una herramienta potente con efectos igualmente potentes, tanto para quienes la utilizan profesionalmente como para quienes lo hacen por motivos personales.

En el terreno de las relaciones, una pasión de Koldo Saratxaga, Koldo ha sido taxativo: «El e-mail es un cáncer en las empresas». ¿Por qué? Así lo explica:

«No paras de ver que dos personas que apenas están separadas por unos metros de distancia, en un mismo edificio, se comunican por correo electrónico en vez de hablar o reunirse un rato. No hay por dónde cogerlo.»

En su charla en la Fundación Amalur, Koldo habla también sobre este tema y expone que, efectivamente, el email es el medio idóneo para comunicarnos con una persona en Panamá, estando en Llodio, pero no para sustituir la relación con las personas con quienes convivimos todos los días en nuestro trabajo. (Entre paréntesis: si deseas conocer algo más de la Fundación Amalur, además de visitar su web, aquí tienes el enlace a un artículo de Juan José Salazar que junto con Javier Salcedo hizo de anfitrión de Koldo en esta charla. Eso sí, Koldo fue acompañado, como es su costumbre, por una de sus mujeres, como se refiere a su mujer Maite y a sus hijas Joana y Ainara. En esta ocasión, le acompañó Ainara.)

Quienes hacemos esta página nos sumamos a Koldo en el ser «antiherramientas», cosa que aplicamos a esta parcela de la web 2.0. Nuestro interés es compartir a Koldo Saratxaga. Nos sentirmos personas privilegiadas por ello —y nos comprenderán en esto muchas otras personas apasionadas y conocedoras de Koldo Saratxaga y su innovación y liderazgo en las organizaciones empresariales—. Tratamos de ampliar el espacio compartido al máximo y utilizamos todo lo que nos sirve para compartir a Koldo. Aceptamos sugerencias, como la que nos hace Juan Ignacio Solera, el emprendedor y CEO de iVoox, de crear un canal con los audios de Koldo.

No queremos hacer una página web, sino compartir. De todas las experiencias que hemos tenido en este terreno en estos dos años de compartir a Koldo en la Red, quizá la más llamativa, y la que más nos obliga a asumir diariamente retos en el terreno de compartir, comenzó a partir del día en el que pusimos en la web los vídeos de Koldo «Hacia un concepto de la organización empresarial» y «El desarrollo y la capacidad de competir dependen cada vez más de las personas». Los publicamos entonces en nuestra página de la manera más sencilla: alojamos los vídeos en Google Vídeos, los alojamos después en la página, escribimos sobre ellos su título y debajo los créditos de la página original de donde los tomamos. A los diez meses, el hecho de tener la oportunidad de ver a Koldo en directo había atraído en Internet varios miles de visitas, sumando las de ambos vídeos. No hemos vuelto a interesarnos por el número de visitas, quedamos abrumados con el resultado de aquella única consulta que hicimos simplemente por tener una referencia orientativa. Aun sabiendo que Koldo atrae siempre mucho público, no nos imaginábamos el resultado tan espectacular. Sabemos que también profesores y consultores utilizan estos vídeos para sus clases, conferencias, cursos, seminarios, etc., y estas «visitas» no las podemos contar. Está fuera de toda duda el interés, y en muchos casos el cariño, con el que se escucha siempre a Koldo, pero nunca habíamos oído hablar de estos dos vídeos, ni los habíamos visto en ninguna página; los «descubrimos» tras los enlaces de dos pequeños iconos QuickTime, en una impecable página corporativa que daba razón de un curso de verano impartido por destacadas personalidades del mundo de la empresa y la consultoría.

De manera que cuando Juan Ignacio Solera nos ha sugerido crear un canal para Koldo, después de ver que estábamos alojando los audios en iVoox, le hemos dicho que sí, recordando esta experiencia que nos sirve para preguntarnos continuamente: «¿Estaremos compartiendo al máximo a Koldo?». Para «hacer una página corporativa», hubiera bastado escribir el título del vídeo y un enlace. No queremos eso. Tú eres lo más importante, como hemos reiterado, y por ello te facilitamos cuanto nos es posible el que conozcas a Koldo: hemos hecho una página de cada vídeo, los hemos alojado en tres plataformas (Blip, Viddler y Blogger) y hemos realizado los archivos de audio (los pusimos en dos plataformas, HotShare e iVoox, donde se nos había adelantado un podcaster, «Johnny», como ya comentamos. Pero no hemos terminado, seguimos preparando y publicando vídeos y audios).

Hay personas que están acostumbradas a Internet, son experimentados y sabios en la web 2.0, y muchas otras personas tienen sencillos conocimientos de manejo que les son suficientes y eficientes, por lo que pensamos siempre en estas segundas personas, ya que son más en número. En último término, lo que nos interesa es que todo este compartir «sirva», otra cosa en la que nos sumanos y seguimos a Koldo Saratxaga.

Cuando Koldo estaba escribiendo y preparando su libro para publicarlo, le decíamos que iba a ser un éxito y Koldo nos decía que de éxitos y reconocimientos ya tenía los suficientes: «lo que quiero es que el libro sirva». No hemos olvidado esto que nos dijo Koldo y el énfasis al decirlo. Creemos que lo ha conseguido y que su libro sirve. Esperamos nosotros también conseguir servir con esta página. Y te pedimos disculpas hoy por hablarte de Koldo Saratxaga de esta manera indirecta, hablándote de esta web, aunque, en definitiva, esta web existe por deseo de Koldo.








jueves, 24 de septiembre de 2009

«Todos aprendemos en nuestra vida diaria. Pues en la empresa se trata de lo mismo: que la creatividad nos lleve a la innovación»


Tenemos un gran capital que compartir aquí todos los días y que es Koldo Saratxaga.

Hoy mismo nos lo ha hecho presente la Memoria corporativa del año 2008 de Amurrio Bidean, publicada antes del verano. En sus páginas hemos encontrado esta fotografía, donde se ve a Koldo y el lleno habitual en sus charlas y conferencias.

En esta ocasión le invitaba la Cuadrilla de Ayala, con el fin de que Koldo, con sus palabras, subrayara la importancia que la Cuadrilla deseaba dar a la innovación, en un día especial para ellos, el de su firma de adhesión al Euskadiko Berrinkuntzaren Aldeko Manifestua. Manifiesto por la innovación en Euskadi y su presentación como agente de innovación para la comarca, según se informa en la web de Euskadi+innova. Aquí leemos que la conferencia de Koldo se tituló: «Necesitamos un nuevo estilo de relaciones».

En la crónica del periódico El Correo podrás leer los nombres de muchos de los asistentes a esta conferencia, entre ellos, autoridades y directivos de instituciones promotoras de innovación en Euskadi. Dado que la noticia se publicó en una sección de información social, sólo hemos podido rescatar de las palabras de Koldo la idea que da título a nuestra página hoy:

«Todos aprendemos en nuestra vida diaria. Pues en la empresa se trata de lo mismo: que la creatividad nos lleve a la innovación.»

«¿Cómo vamos a ser creativos si no sabemos lo que es la libertad?» >>>

«¿Sabes cuál es el puente entre la persona y la creatividad? La libertad.» >>>

Estas frases de Koldo Saratxaga hoy nos dicen que dar libertad a las personas en las organizaciones es abrir la puerta a un progreso sin límites y a la innovación inagotable. Lo contrario, encasillar a las personas en órdenes, tratarlas a base de ordeno y mando, es llevarlas a hacer lo mínimo. Lo mínimo no con relación a lo que les mandan, pues lo «cumplen», sino lo mínimo de lo que son capaces de hacer como personas con conocimientos, aptitudes y experiencias:

«Cuando las personas se sienten controladas, aportan lo mínimo imprescindible para salir airosas ante la necesidad de trabajar y ganarse un salario dignamente.»

Así escribe Koldo en el capítulo 5 de Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente. Y continúa:

«Nunca he creído que, para obtener una buena rentabilidad en el tiempo, sea un factor crítico ni el control de las personas en general ni el de los llamados obreros en particular.

Primero, porque no creo que la visión deba ser cortoplacista y segundo porque, en el largo plazo, son más eficientes la libertad y la confianza que el control y la desconfianza.»

Ayer leíamos en la entrevista de Dáto Álava a Koldo Saratxaga que los empresarios controlan y acumulan poder porque no confían en las personas. Entendemos que estos empresarios se convierten así en diques del desarrollo que pretenden y desean. Y además su destino es quedarse solos continuamente, como también muestra Koldo en esta entrevista mediante los datos sobre la confianza de los trabajadores en sus jefes:

«Las estadísticas hablan de que más del 75% de los trabajadores deja su trabajo porque no aguanta la actitud de su jefe. ... Los últimos datos hablan de un descenso brutal desde 1995 hasta ahora. Se ha pasado de un 40% a un 17% de trabajadores que confían en sus jefes. ¡Sólo el 17%!»

Una gran pobreza de relaciones, si tenemos en cuenta, como nos recuerda Koldo, que la confianza «es la base de una relación».

Parece que unir las organizaciones empresariales al concepto de libertad es un imposible, un reto asumible sólo por personas como Koldo.

«Koldo Saratxaga es, sin duda alguna, persona que cultiva y convive con sentimientos utópicos y no es fácil convencerle de que las utopías, por regla general, son inalcanzables.»

Con estas palabras, Antonio Garrigues Walker comienza su prólogo a Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente. Es interesante que Antonio Garrigues haya escrito que los sentimiento de Koldo son «inalcanzables», con la salvedad «por regla general». Nos está indicando que donde vamos a encontrar a Koldo es en la realidad de asumir retos para alcanzarlos.

Pero las ideas de Koldo Saratxaga cada vez menos podrán calificarse de utópicas y más podremos situarlas en la vanguardia de la innovación, entre las ideas pioneras del nuevo desarrollo económico. Por ejemplo, uno de los últimos premios Nobel de Economía del siglo XX, Amartya Sen, catedrático emérito de Economía y Ética en la Universidad de Harvard, plantea el desarrollo de las organizaciones como el proceso de expansión de las libertades de sus miembros o individuos. En consecuencia, indica que el nivel de desarrollo económico de la Humanidad puede medirse por el nivel de libertad que va logrando. Su libro Desarrollo y libertad desglosa estas ideas. Describe también el progreso como la existencia de libertad gracias a la que pueda tener lugar «la expansión de las capacidades de las personas para llevar el tipo de vida que valoran y que tienen razones para valorar».

Razones y valores asocia Amartya Sen a la libertad. Koldo Saratxaga asocia la responsabilidad a la libertad, hasta tal punto que su modelo de gestión se ha definido y explicado a menudo así:

«modelo organizativo de “libertad-responsabilidad”» (Computer World)

«El binomio libertad-responsabilidad es el rasgo más característico» (Deia)








miércoles, 23 de septiembre de 2009

«Koldo es sinónimo de éxito si el propietario está dispuesto a perder poder, es absolutamente transparente, comparte la cosecha y cuenta con todos»


A la izquierda ves a Koldo en una foto reciente en la revista Dato Álava. Pertenece a la entrevista realizada por el director de esta publicación Andrés Goñi para el número de marzo de este año. Se ha publicado con el titular: «El 90% de los empresarios son cortos de vista». La foto está tomada en Correa-Anayak —no se indica el nombre del fotógrafo, por lo que se supone que es Javier Martín, según la página de créditos de la revista—.

Compartimos contigo hoy esta entrevista donde Koldo habla del cambio organizacional por el que todos los días trabaja, piensa, siente, se comunica... «Tengo un sueño y doy mi vida por él», decía recientemente.

Hemos disfrutado de esta entrevista. Primero la hemos leído con toda curiosidad y después la hemos releído para rumiarla: intercalando párrafos, asociando frases... Son ideas de Koldo y nos son familiares, pero nos parecen novedosas, no son expresiones repetidas, sino que nos han aportado algo nuevo.

Nos hemos preguntado por qué las propuestas de Koldo Saratxaga nos parecen siempre innovadoras. Hemos encontrado cuatro razones, que te decimos: la más inmediata es que se alinean con nuestros retos actuales, más bien los lideran, arrojan luz y energía sobre ellos. En esta línea, nos invitan a levantar la vista del presenta y anticipan el futuro. Además, nos transmiten la emoción y el conocimiento de quien vive estas ideas. Y un cuarto motivo —en esta reflexión espontánea— es el hecho de que las ideas de Koldo suponen aire fresco en medio de lo que es corriente ver, oír y leer.

Puedes valorar por ti mismo, por ti misma, las propuestas de Koldo Saratxaga. Las compartimos íntegramente contigo. Te dejamos un extracto:

«Koldo es sinónimo de éxito si el propietario está dispuesto a perder poder, es absolutamente transparente, comparte la “cosecha” y cuenta con todos los trabajadores. Éxito seguro. Al cien por cien. Llevo más de veinte años haciéndolo. Y cuando dudan y me preguntan si la cosa va mal, les digo: “Dime sólo una razón por la que pueda ir peor”.»

«Hay muy pocos empresarios que quieren ser transparentes. Tienen miedo a perder cuota de poder porque no se fían de su gente. Y sin confianza, que es la base de una relación, no hay nada que hacer. Si no hay un cambio mental en los que toman las decisiones, no hay nada que hacer.»

«O cambiamos esto y dejamos que las personas hagan, o las empresas van a caer como moscas.»

«Las crisis son necesarias. Y el que no salga beneficiado de ésta es que no quiere levantar la cabeza. El mundo ha demostrado que de la incertidumbre y la tensión que generan las crisis, la gente agudiza el ingenio y es creativa. ¡Lo necesita! Por eso, y ahí está lo positivo, todos tenemos que empezar a pensar qué hago yo, cuál es mi oportunidad, mi creatividad. Y esa suma es la que va a hacer que esto cambie. De esto, el mundo va a salir reforzado.»

«El problema es que nadie se ha preocupado nunca de enseñarnos y hablarnos del futuro, que es lo realmente importante.»







martes, 22 de septiembre de 2009

Trabajo en equipo: ideal, teoría, realidad actual


Ayer leíamos la percepción de Koldo Saratxaga que han compartido recientemente Javier Rodríguez Albuquerque (Inguralde) y los asesores del Grupo Kaizen en Costa Rica y sus colegas en otros países: Gilberto Quesada, Carlos Abel Olivera Rodríguez y Henning v. Koeller. Incorporaremos también este segundo artículo del Grupo Kaizen a nuestra página de estudios sobre el modelo Saratxaga.

Hoy queríamos hablaros además de la web Cunoticias, en cuyo podcast hemos visto recientemente a Koldo como protagonista, con casi todos los vídeos que vamos compartiendo en la Red. Felicitamos a los emprendedores de Cunoticias por su iniciativa y por su instinto para proponer escuchar a Koldo Saratxaga. Hay tantas cosas interesantes y valiosas en la Red que resulta muy difícil elegir. Pero Koldo Saratxaga está entre las aportaciones no sólo valiosas e interesantes, sino decisivas, entre otras razones, por su reconocido potencial de cambio.

Bienvenido y bienvenida visitante a esta página: si algo tenemos claro es que Koldo Saratxaga es un pozo de ciencia organizacional y de personas. Y otra cosa más: que alrededor de Koldo Saratxaga se genera otro auténtico pozo sin fondo de información, análisis, comentario, estudio, etc. De manera que aquí nos tienes, disfrutando con tantas cosas para compartir y con saber que todo ello sirve a las personas y a las organizaciones.

Son realidades que motivan e impulsan, y no permiten malgastar el tiempo en pesimismo, desánimo o similar. Personas, ideas, proyectos, emociones: con personas unidas y mirando a un futuro para todas ellas, todo lo que ocurra en este marco sirve en positivo, hasta lo propio de las personas que es fallar y tener defectos. Explica Koldo que porque no somos perfectos, el trabajo en equipo es la manera mejor que tenemos de trabajar las personas, porque así nos complementamos y podemos alcanzar las metas que están fuera de nuestro alcance si las asumimos individualmente. Es muy sencillo de entender y, cuando se quiere, también de aplicar. Por suerte, muchas personas quieren, la mayoría, el 90% indica Koldo.

Ésta es la novedad y la actualidad que tenemos hoy y todos los días en K2K emocionando: personas trabajando unidas a otras personas para realizar un proyecto común, en el que se desarrollan individualmente y sostienen sus proyectos de vida, sus familias, etc.

Aún se habla poco del trabajo en equipo, de las relaciones entre las personas en el mundo del trabajo. Hoy hemos ido a buscar noticias en torno al trabajo en equipo. Hemos encontrado muy pocas: David R. Caruso habla en el II Congreso Internacional de Inteligencia Emocional, organizado por la Fundación Marcelino Botín, acerca de que la inteligencia emocional mejora el trabajo en equipo; los psicólogos escolares recomiendan que los niños trabajen en equipo; los triunfos deportivos se deben al trabajo en equipo; los investigadores de Atapuerca erigen un menhir en homenaje al trabajo en equipo y la solidaridad;...

En 2009, hasta ahora, se han publicado nueve libros sobre el trabajo en equipo. Los encontrarás fácilmente en la web del ISBN: Gestión del tiempo y trabajo en equipo, Mandos intermedios II: liderazgo y trabajo en equipo, Manual trabajo en equipo y técnicas de comunicación para auxiliares de enfermería, Relaciones en el equipo de trabajo. Formación Profesional, El trabajo de equipo en el aula, El trabajo en equipo y la organización en la escuela, El trabajo en equipo: vivir creativamente el conflicto, Trabajo en equipo y Trabajo en equipo (otra editorial).

El trabajo en equipo es un tema habitual en la teoría laboral, en las intenciones y los programas. El porcentaje de realidad de trabajar en equipo parece ser muy pequeño comparado con estudios teóricos y planes empresariales.

En respuesta, seguiremos compartiendo a Koldo Saratxaga. Algunas razones:

«Me gustó oír una intervención de Koldo Saratxaga donde consideraba esencial el trabajo en equipo, especialmente para aportar creatividad e innovación.» Antonio Palacián.

«Lo mío es el jazz, no es la orquesta sinfónica, desde el punto de vista del modelo organizacional. En el jazz prima la improvisación, hay iniciativa, hay ritmo, y al final se logra un resultado armónico. Se percibe la creatividad, incluso cada músico toca más de un instrumento; están permanentemente creando y, sin embargo, nadie les dirige, es un equipo que innova, en tanto que la orquesta clásica repite o interpreta una partitura que no es suya.» Afirmación de Koldo Saratxaga en ¿Sinfonía o jazz? destacada por Reinhard Friedmann y por Jokin Alkorta.

«Hablar de Irizar es hablar de Koldo Saratxaga, uno de los mejores directivos que existen y a los que más admiro. ... Nadie ha llegado tan lejos como Irizar en el Trabajo en Equipo ... En el avión de vuelta a Madrid, he vuelto a leer Un nuevo estilo de relaciones, de Koldo Saratxaga. Y lo he visto con nuevos ojos, tras visitar Irizar.» Juan Carlos Cubeiro.

Con estas frases de una crónica de hoy mismo escrita por Juan Carlos Cubeiro, con tan gran atención al piloto del éxito de Irizar durante 14 años (25 M € en 1991, 475 M € en 2008), terminamos nuestra página en este día.








lunes, 21 de septiembre de 2009

«Un ejemplo paradigmático que a mí me ha marcado: Koldo Saratxaga»


Bienvenido y bienvenida visitante a esta web: hoy hemos estado pensando en que dentro de poco cumpliremos dos años compartiendo a Koldo Saratxaga en la Red. Muy poco tiempo, aunque vivido con mucha intensidad, dos años son muy poco al lado de la ilusión y las ganas que tenemos de compartir a Koldo.

A muchas personas les ilusiona y apasiona compartir a Koldo Saratxaga. Lo vemos todos los días. Antes de llegar a esta página de nuestro gaur egun, a nuestra cita diaria, leemos lo que escriben otras personas sobre Koldo y sobre distintos temas —en estos tres últimos días hemos leído a casi todos los seguidores de la Actualidad de Koldo Saratxaga y K2K emocionando, continuaremos—. Hoy, después de esta expedición, hemos llegado a la conclusión de que a Koldo Saratxaga se le presta atención creciente. Hemos tratado de imaginar adónde llegará esta revolución, en términos de bienestar y futuro.

Realizar esta página web nos está poniendo en relación con unas cuantas personas ya. Hemos encontrado por todos los sitios ilusión por compartir a Koldo, conocimiento de su aportación a las personas y a las organizaciones empresariales, generosidad, ganas de hacer las cosas bien y una colaboración que les agradecemos y mucho.

Cada página por turno se lleva la mayor parte de nuestra atención. En este momento en concreto, estamos dedicados a elaborar las presentaciones de las organizaciones que han asumido el cambio organizacional, de cara al futuro, con NER, Nuevo Estilo de Relaciones. Por coherencia, «Creemos en las personas», y porque cuando se trata de Koldo Saratxaga queremos hacer las cosas lo mejor posible, el reloj ni lo miramos, ya nos perdonarás. Solamente trabajamos con miras a dar a estos contenidos una consistencia que transmita el cariño que ponemos en lo que tiene que ver con las personas y que además haga que todo este material que desarrollamos resista el paso de un cierto tiempo. El resultado será más o menos estético o tecnológico, pero el cariño actúa como un canal de comunicación que supone una seria competencia a los poderes de la estética y la tecnología. Esto lo hemos comprobado a lo largo de estos escasos dos años.

Después de este preámbulo, te contamos que hoy hemos visitado de nuevo la web del Grupo Kaizen en Costa Rica. Son consultores de organizaciones empresariales y a raíz de un programa en la CNN dedicaron un estudio a Koldo y sus ideas de gestión. En este lado del Océano, cuando alguna persona quiere presentar rápidamente a Koldo, suele decir que «proviene del mundo de las cooperativas». Lo hemos presenciado más de una vez quienes hacemos esta página y todos podemos leerlo en diversos lugares. Al otro lado del Océano, donde son menores la presencia y trayectoria del cooperativismo, no es raro que el modelo de gestión de Koldo Saratxaga se asocie con la democracia organizacional. Así lo hacen Grupo Kaizen en este nuevo artículo que dedican a Koldo, producto de la conversación que sostuvieron en su blog tras su conocimiento de Koldo vía CNN.

Fácilmente compartiremos con Grupo Kaizen las metas ambiciosas que se plantean para sí mismos y sus organizaciones empresariales:

«Si queremos que nuestros empleados lo hagan TODO bien, no podemos permitirnos pequeñas excepciones con tal de cumplir algún compromiso en el corto plazo. Estas pequeñas licencias tienen un costo inmenso para la credibilidad del proyecto de instauración del valor.»

Las vías para conseguirlo en NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, no serían las jerárquicas. Leyendo a Koldo, algo nos dice que tiraríamos por el camino de la confianza, la motivación, el dar oportunidades, la comunicación, los espacios de libertad... aunque habrá que dejar en manos de los asesores organizacionales el proponer los cambios adecuados a cada persona y organización.

Desde hace días también nos sale al paso en nuestras excursiones por la Red el interés de Javier Rodríguez Albuquerque en Koldo Saratxaga. Debe ser por la fuerza contagiosa que tienen sus recomendaciones de Koldo. Hoy hemos leído lo que propone en el blog de Francisco Alcaide Hernández:

«Hola Francisco y demás seguidores: Me parece interesante la entrevista, pero, dicho con todo respeto, hay empresarios y directivos cuyo mensaje me parece más “comprometido”, bueno, no exactamente, quiero decir que aportan una reflexión mucho más profunda de lo que tiene que ser (desde mi punto de vista) la gestión empresarial actual. Pongo un ejemplo paradigmático que a mi me ha marcado: Koldo Saratxaga. Os recomiento que visiteis su página.»

Javier Rodríguez Albuquerque es el Director de Inguralde, organismo promotor de innovación en Barakaldo. Sí que debe estar comprometido con la innovación cuando se ha fijado en Koldo Saratxaga.

Otro encuentro recurrente que estamos teniendo es la página de tweeteos de la entrevista de Koldo en Diario Vasco «Las empresas caerán como moscas porque tienen un modelo caduco». De algunos de estos twitteros y twitteras que tweetean a Koldo ya os hemos hablado en esta página y acabaremos hablando de todos, dado nuestro interés en escuchar al máximo los pensamientos y emociones en torno a Koldo Saratxaga y compartirlos aquí.

Hasta mañana, bihar arte.








domingo, 20 de septiembre de 2009

«Apóstol de la humanización de las empresas, de la transparencia y la interrelación con los trabajadores»


Compartimos esta fotografía de Koldo Saratxaga en la II Liga Senior disputada en Zarautz. La foto es de Mitxi, fotógrafo de El Mundo del País Vasco, y se publicó en una entrevista firmada por Jon Rivas, en la sección de Kirolak-Deportes.

Jon Rivas en esta entrevista no sólo pulsó la faceta deportiva —bajo los titulares «El golf como liberación. Koldo Saratxaga, vencedor de la I Liga Senior y empresario de éxito, se aficionó “casi por casualidad”. “No le dedico el tiempo necesario para ser bueno”, dice con modestia»—, sino que además la combinó con la faceta principal de Koldo: las personas en las organizaciones empresariales. Con estos dos párrafos abre la página Jon Rivas:

«Koldo Saratxaga es un nombre que suena a empresa. Y a éxito. Durante años dirigió la gestion de Irizar, la empresa carrocera guipuzcoana que pasó de ser casi un taller familiar de 200 empleados, casi en quiebra, a convertirse en una de las puntas de lanza del entramado fabril de la región.

No fue sólo un gestor. Se convirtió en apóstol de la humanización de las empresas, de la transparencia y la interrelación con los trabajadores. Cuando dejó Irizar fundó una consultoría para empresas –Koldo 2k– que “actúa en diversos proyectos empresariales realizando los cambios organizativos de futuro, que saben necesitan pero no cómo realizarlos”, según reza su página web.»

Jon Rivas, El Mundo del País Vasco, 28 de mayo de 2008

En los campos de golf es corriente ver animales silvestres, por ejemplo, ardillas, esos roedores que saben encontrar la comida y almacenarla para el invierno. A este animal se refería Koldo en el programa de Políticamente incorrecto sobre la crisis, como ejemplo de sabiduría acerca de la escasez. Compartiremos pronto el vídeo de este programa. También se refirió a las abejas, por el mismo motivo. Cuenta Koldo que ambas especies forman parte de la naturaleza que le rodea cotidianamente. Anteayer viernes, en la apertura de curso en el Grupo Vasco del Club de Roma, le decía a Jose Ramón Lasuen:

«Sin contar con la tierra y con la Naturaleza es muy difícil pensar en futuro, cambiar las cosas».

Koldo Saratxaga. Apertura del curso 2009-2010, Grupo Vasco del Club de Roma 18 de septiembre de 2009

Hemos estado viendo de nuevo el debate tras la conferencia de Lasuen y nos ha encantado oír a todas las personas que han participado en el mismo. Nos ha gustado escuchar a personas con conocimientos, experiencia, dinamismo y pasión por el mundo empresarial.

Si escuchas esta conferencia y el debate posterior, tal vez llegues a la conclusión de que la teoría económica avanza y, por ejemplo, nos ayuda a entender y explicar la situación actual. En cambio, en el terreno de la empresa y su gestión impera el estancamiento. Los planteamientos son los clásicos piramidales y sin mayor elaboración, a excepción de Koldo Saratxaga. Responden fielmente al retrato de la organización piramidal que nos hace Koldo en su libro Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente: estructura piramidal con encargados, modelo de innovación tomado del ejército, innovación de producto y de forma de desarrollar el producto sustentadas ambas en las IT (hardware y software). Podrás escucharlo del profesor Lasuen en sus respuestas a Koldo y a Luis Cañada Vicinay, del Grupo Vicinay Cadenas.

Otro aspecto de interés para reseñar es la coincidencia entre Luis Cañada Vicinay y Koldo Saratxaga en cuanto a que la confianza debe sostener los clusters empresariales, si no, éstos «no sirven para nada». Así lo expresaba Koldo y Luis Cañada lo corroboró desde su experiencia como presidente del Foro Marítimo Vasco, a raíz de la propuesta que él mismo había dirigido a los miembros acerca de compartir su forma de ejercer la actividad comercial. El obstáculo que indicó para llevar adelante la propuesta era la falta de confianza que motivara el no aportar la propia experiencia, sino sólo escuchar la de otros.

Confianza y compartir: dos claves que nos dan grandes pesos pesados de las organizaciones empresariales para llevar adelante un proyecto con personas.








sábado, 19 de septiembre de 2009

Confianza en las personas, confianza en el futuro: «Es VITAL confiar en las personas»


Nos cuenta Mikel Agirregabiria en su blog que ayer Koldo Saratxaga asistió a la apertura del curso 2009-2010 del Grupo Vasco del Club de Roma. Con este motivo se invitó al economista José Ramón Lasuen a dar una conferencia. Socios e invitados compartieron almuerzo y escucharon las disquisiciones del profesor Lasuen, enmarcadas en la teoría de la economía, disciplina de la que es catedrático en la Universidad de Zaragoza. Después de la conferencia de José Ramón Lasuen, se abrió un debate de parejo interés a la conferencia, dadas las aportaciones de peso por parte de los participantes.

En este debate hemos podido disfrutar de varias preguntas de Koldo al profesor Lasuen, empezando por la primera: «¿Son las personas libres en las organizaciones para poner en juego la emocionalidad que el profesor?». La respuesta del profesor Lasuen no discurre por estos derroteros que propone Koldo y no llega a contestar a la pregunta.

En resumen, hemos disfrutado tanto de la conferencia como del debate y es muy de agradecer la iniciativa del Grupo Vasco del Club de Roma de compartirlo en la Red. Nos ha gustado conocer distintas percepciones acerca de la economía y las empresas.

La crisis es la gran protagonista de la conferencia. Se habla también de confianza en varias ocasiones.

Confianza era nuestro tema hoy, confianza en las personas, que son el final del viaje de los planes de negocio, de las previsiones, etc. etc. Al otro lado de papel y más papel hay personas y las personas son las que harán realidad o no lo que existe en el papel.

El modelo jerárquico encajona a las personas en la tarea y a menudo vemos que muchas de ellas están presentes físicamente en su trabajo, pero ausentes con su mente y sus ilusiones. En cambio, NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, nos invita a levantar la vista, a contemplar el trabajo que hacemos y ponerlo en relación con el cliente. ¿Qué ha resultado de las horas que hemos pasado en la empresa? ¿Se adapta lo que hemos hecho a la realidad del cliente? ¿Hemos resuelto la papeleta al cliente y de tal manera que ha quedado contento de la experiencia?

Con el ordeno y mando se puede ordenar y mandar a una persona que haga algo que un jefe piensa que quedará bien y gustará al cliente. Con la confianza y dejando libertad de decisión, las personas —gracias a su formación, experiencia, implicación emocional facilitada por la libertad— idean soluciones y formas de servir que una persona sola no puede idear, aunque sea el mejor jefe del mundo.

Dice el profesor Lasuen que está ideando un modelo de innovación tecnológica fundamentado en la emocionalidad. Animados por ello, nos hemos tomado esta libertad de hablarte de algunas emociones tal como proceden de nuestra experiencia. Deseábamos hoy transmitir un mensaje positivo, de confianza en el futuro, y hemos encontrado que la confianza en el futuro está justificada por la confianza en las personas. Pretendemos como siempre facilitar alguna reacción que ponga en primer plano el hecho de que las personas son lo más importante.

Si nos sentimos dueños del futuro, en lugar de tomar la organización como un ente al que hay que exprimir porque en él se exprime a las personas, pensaremos que es nuestro proyecto y en él tenemos un lugar, somos importantes para el cliente y crecemos personalmente.

«A los propietarios y directivos de las Pymes, que son, verdaderamente, las realidades más dinámicas de nuestro país, les digo: “Sed egoístas, dadles oportunidades porque por el mismo coste os van a aportar mucho más valor”. No os quedéis en las palabras de la ya vulgar frase: “Lo más importante son las personas”. Hacedlo realidad. Tenéis un montón de cerebros, de corazones, de entrañas dispuestos a disfrutar y crear.

¡¡¡¡Dadles espacios, dejadles soñar!!!!»

Koldo Saratxaga, Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente







viernes, 18 de septiembre de 2009

Emprendedores


Hace unos días escuchábamos a Juan Gorriti su invitación a sentir fuerza. La unimos a la conciencia que nos hace sentir Koldo de nuestras capacidades. ¿Por qué? Por la sencilla experiencia, común a las personas, de que cuando nos sentimos capaces de hacer algo, lo intentamos y muchas veces lo conseguimos. Y también tenemos la sencilla experiencia de que si pensamos que no somos capaces de hacer algo, ni se nos ocurre intentarlo.

«Crear, innovar, revolucionar las cosas». Ésas eran las capacidades a las que señalaba Koldo. Quizá te sorprendan porque las consideres fuera de tu alcance. Si es así, es que tal vez no sientes que eres «una persona», «la mayor riqueza del Universo», como afirma Koldo en su charla Hacia un nuevo concepto de la organización empresarial.

En esta semana hemos estado visitando el canal Emprendedorestv. Ha sido noticia en algunas páginas de Economía porque sus patrocinadores —Banesto, sobre todo— han querido darle un impulso. Te invitamos a visitarlo. Los emprendedores que protagonizan los vídeos no hablan mucho de empezar de cero, esa imagen estándar del emprendedor y de la que Koldo nos hace ver su limitación, ya que un emprendedor es también quien llega a una organización empresarial y la hace crecer, crea empleo. Estos emprendedores hablan de muchas emociones, de las personas, de la incertidumbre. Hemos disfrutado en este canal de vídeos, con un formato que nos ha recordado a Ideiazoka.

Pero también hemos notado enseguida que no estábamos oyendo a Koldo Saratxaga porque estas personas hablaban del pasado, de cuando empezaron, y son experiencias muy bonitas, pero no son las experiencias a las que nos invita Koldo con NER, el Nuevo Estilo de Relaciones. Es decir, aunque estas personas no hablan explícitamente del emprendedor como quien empieza de cero, implícitamente parece que sí, porque hablan como quien ha dejado atrás el ser emprendedor, y esto es así sólo en el plano financiero y económico, en el que bastantes de ellos cuentan con una solidez importante.

A nosotros nos han llamado la atención como signo de emprendizaje dos actitudes, en dos emprendedores distintos: una es la actitud de servicio al cliente, una actitud humilde de servirle en lo que quiere, no en lo que quiere el proveedor, y otra la actitud de seguir luchando por parte del emprendedor, en este caso, una mujer, cuando al crecer debe enfrentarse a quienes antes eran compañeros y ahora son competidores en cierta medida hostiles.

Ambas actitudes son los dos signos de emprendizaje que hemos identificado en estas personas, en su vida diaria, más allá del mítico momento de empezar de cero.

Los datos, el presente... todo eso es pasado, nos dice Koldo Saratxaga y bien lo entiende el auténtico emprendedor que está siempre pensando en el futuro. La vida es una aventura y cada día es una oportunidad. Hay muchos escollos que salvar, muchas cosas negativas, pero todo ello no es más que la materia de trabajo. Y lo decisivo son las personas. Contando con las personas, no hay escollo. Lo hemos oído también a alguno de los emprendedores que protagonizan estos vídeos.

Cuando empezamos la página de Comunicando, algunos nos decían que querían ver a Koldo Saratxaga aquí en directo, contestándoles a sus preguntas. Lo entendemos, sabemos que Koldo Saratxaga es la riqueza que compartimos. Por eso esta página remite a Koldo continuamente, ya sea a sus libros, un vídeo, las páginas de un periódico, una experiencia, etc.

No hay contadores en esta página, ni nada semejante, porque no nos importa contar visitas, sino que las visitas lleguen a Koldo Saratxaga y les sirva para ser personas, también en sus organizaciones. ¿Qué contador puede haber para ello? El mejor es saber que hay más personas felices y más organizaciones con futuro. Ésa es nuestra meta y el medio del que disponemos es esta ventana que abrimos con tanta ilusión.

Bihar arte, hasta mañana.








jueves, 17 de septiembre de 2009

Nuestro


Al hablar de organizaciones empresariales casi siempre se habla de dinero, en diversos términos, y no se habla de personas, que, en definitiva, son las que producen el dinero. Pero es que ni siquiera se considera en muchas ocasiones que las personas sean quienes sostienen o hunden una organización y generan su eficiencia o su ineficiencia.

Esto a nosotros a la hora de hacer esta página nos importa, porque es la situación que queremos cambiar, pero no nos influye y tampoco nos motiva a hablar a palo seco de stock options, ERE, concursos de acreedores o temas y conceptos en términos financieros o teóricos.

Creemos en las personas. Y bien decía el o la visitante que hace unos días nos escribía que hay que escribir y leer que las personas son lo más importante. Predicaba además con el ejemplo.

En el gaur egun de Koldo Saratxaga y K2K emocionando ¿qué hay hoy, un día corriente? Ya hemos compartido en esta página que a Koldo Saratxaga no le encontraremos en un despacho, sino en la huerta de las personas, en las relaciones de un proyecto común.

¿Te ha dado tiempo (8 minutos) a escuchar el vídeo que compartimos hace unos días? Sí, el que tomamos de la página de Euskosare, cuya versión original está en YouTube.



Aquí lo dice Koldo claramente: en NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, hemos de salir del mundo del despacho y pasar al compartir, a la sala de reuniones, a lugares de encuentro, espacios de libertad. Nada es cosa de dos nunca porque siempre afecta a más personas.

Por este motivo, las culturas del «mío» no existen en un Nuevo Estilo de Relaciones, expone Koldo. El proyecto es mío, y tuyo, y de cada persona que lo compartimos. Cada persona podemos hablar de él como si fuera propio porque así es, pero no podemos identificar una parcela en la que podamos poner el cartel: «esto es mío y lo he hecho yo solo o yo sola». Si nos paramos a pensar, veremos que es imposible. La creación de Koldo, la de su modelo de gestión basado en las relaciones, es en este caso la de abrirnos los ojos a esta realidad —aunque ni nos demos cuenta, formamos parte de una red de relaciones— y, lo más importante, facilitarnos el actuar en consecuencia.

Una de estas consecuencias es también la competencia profesional, como leíamos en la página de Ampo hace unos días, sin poner límites a la evolución personal: mental, física y emocional. Esto es también una innovación en el contexto del modelo piramidal, donde a las personas se les cortan las alas para que vuelen todas a la misma cota, como explica gráficamente Koldo en Bizkaia Creaktiva.

Hoy en nuestra excursión de todos los días por la Red, leyendo y escuchando a personas y medios de comunicación, nos hemos dado cuenta de lo mucho que se valora de Koldo y su modelo de gestión su fe y su confianza en las personas y todo lo que comporta.

Dos ejemplos para rumiar, como diría Koldo:

Esencialia, el portal de las terapias naturales, ha incluido entre sus artículos la entrevista con Koldo «El líder tiene que saber escuchar y mirar a los ojos».

Izaskun, Ainhoa y Pakene son tres estudiantes de Mondragon Unibertsitatea que han puesto un trabajo de clase en una wiki sobre Habilidades Directivas, la asignatura para la que han hecho el trabajo. Entre los buenos gestores de proyectos que pondrían como ejemplo, escriben:

«Hemos reflexionado bastante sobre este punto y uno de los ejemplos en que hemos coincidido las tres, ha sido Koldo Saratxaga.

Koldo Saratxaga promueve un modelo de gestión basado en las personas, en la confianza, la responsabilidad y donde la comunicación es el eje principal.»

Y para terminar nuestra página hoy, os dejamos el enlace a un escrito de José María Larrañaga en EuskoSare: http://www.euskosare.org/komunitateak/forokoop/foro/cooperacion_sin_cooperativas

Se titula «Cooperación sin cooperativas». Habla de cooperar en organizaciones de todo tipo, cooperativas, sociedades anónimas, etc. Nosotros lo estamos leyendo y releyendo desde hace unos días.








miércoles, 16 de septiembre de 2009

«Es la hora de “un nuevo estilo de relaciones” en todas las direcciones»


Hoy nos hemos dado nuestro paseo diario escuchando y leyendo cosas en torno a Koldo Saratxaga y las personas en las organizaciones. La primera conclusión es que es una gran suerte estar trabajando en un lugar con libertad, confianza, sin miedo, tal como estamos con NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, donde podemos dejar que el corazón se nos esponje, como suele decirse en frase gráfica, en lugar de estar con el corazón oprimido. Todas las personas cuentan en un proyecto basado en las personas con NER, el Nuevo Estilo de Relaciones. Entre otras consecuencias de esto, se gana en tranquilidad personal y en concentración en sacar adelante el proyecto común-propio.

Queremos ser positivos e intentar alcanzar el nivel de Koldo Saratxaga, hasta llegar a la máxima sensibilidad que vemos en Koldo continuamente de ni siquiera sembrar una palabra negativa. Es difícil porque no es en lo que estamos educados, ni las circunstancias nos lo facilitan.

Hay noticias terribles todos los días relativas a la situación de las personas en el ámbito laboral; hay personas que no necesitan leer noticias para saber lo que es una situación infrahumana en el ámbito laboral. Si nos ocupáramos de tratar sobre esta espiral, tendríamos materia interminable y no haríamos lo más importante: compartir una aportación de futuro. Lo que consideramos, y así acreditan los hechos, un futuro.

Todos los días leemos y escuchamos a muchas personas hablar de Koldo y hablar con Koldo: vídeos, blogs, webs... Koldo Saratxaga. NER, Nuevo Estilo de Relaciones. Son palabras que están entrando en el vocabulario organizacional, no son personalismos ni personalizaciones, son denominaciones de realidades.

Koldo Saratxaga nos sorprende siempre por cómo conecta con la realidad este modelo que deslumbra y que llamamos Nuevo Estilo de Relaciones. Si conocemos a Koldo, entendemos la cuestión de las tripas. Entre el comprender y el sentir en las tripas hay distancia, como explica Koldo en sus charlas, y más de los 80 centímetros entre la cabeza y el estómago, puede haber toda una vida e incluso más.

¿Qué es lo que hay que sentir en las tripas? Creer en las personas.

Esta era empresarial en la que no importa dar por finiquitado un negocio o una plantilla porque un poco más allá hay otro negocio y otra plantilla —nos expresamos en términos comunes— se ha acabado, nos dice Koldo Saratxaga en su libro Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente-Harreman-estilo berri bat egiteko dagoen organizazioen aldaketarako. Y cada vez más vemos que así se reconoce, de mala gana a menudo y no porque importen las personas, sino porque se ve que se acaba el camino conocido, es decir, lo fácil. La incertidumbre es lo difícil, quizá primero por la humildad que hace falta para poner todo el empeño y que las circunstancias nos examinen y nos den una calabaza, y hay que volver a intentarlo.

Para los emprendedores y los jóvenes de todas las edades, hoy nuestra página de actualidad tiene como protagonistas estas palabras de Koldo Saratxaga en su libro:

«Se acabó la época de los caciques y los jefes, de la sumisión, el miedo y la tacañería. Es la hora del mercado, los clientes, la ilusión, la creatividad, la transparencia, el compartir: es la hora de “un nuevo estilo de relaciones” en todas las direcciones.

Bukatu da kazikeen eta buruzagien garaia, menpekotasunarena, beldurrarena eta zikoizkeriarena. Merkatuaren, bezeroen, ilusioaren, sormenaren, gardentasunaren, partekatzearen ordua da: Norabide guztietarako “harreman-estilo berri baten” ordua da.»