domingo, 31 de enero de 2010

Visión de conjunto


El domingo es este día que visto en su comienzo es un horizonte de descanso y visto al final ya es como empezar a hacer rodar la semana laboral.

Mejor que semana laboral, semana de relaciones, eso tendríamos que decir, ya que en las relaciones está el quid de la cuestión.

Como las personas y sus sentimientos no se pueden programar ni conocer de antemano, podemos pensar en la semana como en un trayecto en el que no tendremos tiempo de aburrirnos. Así que, bienvenido y bienvenida visitante, te invitamos a imaginar por un momento la semana desde este ángulo de las relaciones.

Nada más empezar su libro Un nuevo estilo de relaciones, nos confiesa Koldo Saratxaga:

«Si algo soporto mal es la monotonía, cuando se trata de la actividad profesional o del trabajo, todo lo contrario que en mi tiempo libre, durante el que me gusta disfrutar de la vida familiar y estar lejos de aglomeraciones o de lugares muy frecuentados.»

Todo esto que es libertad, crecimiento, abrir la puerta a las oportunidades... tiene como telón de fondo el compromiso, el proyecto común, al que cada persona contribuimos de diferente manera, en el lugar en el que nos comprometemos a hacerlo. Unos lugares son muy importantes y otros modestos, o modestísimos, pero todos somos necesarios y formamos parte de un proyecto.

Y es posible que una gran clave de la ilusión con la que nos implicamos cada minuto en el trabajo, cuando se trata de un trabajo en el Nuevo Estilo de Relaciones, esté relacionada con la visión de conjunto de la organización y el saber que todos participamos en sacar adelante un proyecto importante. De esta manera, no es sólo nuestro trabajo o tarea concreta en un momento, día, semana, etc., lo que vemos por delante, sino el proyecto de todas las personas. Esta visión de conjunto aporta tanta ilusión como la satisfacción por el propio trabajo y los beneficios que de él se derivan, ¿no te parece?

Hace unos días, en una gran superficie, estábamos mirando una estantería con varias resmas de papel. Al lado se paró un matrimonio de mediana edad y él le decía a ella, con una sonrisa de las que decimos de oreja a oreja y en un tono satisfecho: «Esto lo he traído yo esta mañana». Era el transportista que había entregado esta carga de unos cientos de resmas de folios ese mismo día. Con su colaboración, las estanterías estaban abastecidas y las personas que vamos en busca de un artículo que necesitamos lo encontramos allí, en perfecto estado y puntualmente.

Este hombre se sentía satisfecho y lo compartía con su mujer. ¿Quién es más importante? ¿El productor, el propietario del terreno donde se cortan los árboles para fabricar la celulosa...? De momento, estamos en la conclusión de que, en cada fase de la actividad, hay una persona que toma el protagonismo y la importancia y tiene prácticamente en sus manos el éxito del proyecto.

En Un nuevo estilo de relaciones, Koldo escribe en varios momentos sobre la visión de conjunto de la organización, una visión compartida por parte de todas las personas y claramente orientada al futuro. Por ejemplo, hemos leído ahora estas tres líneas:

«Quiero que entendáis que se trata de crear una organización que facilite la comunicación y visualice de forma casi natural qué y cómo se une. No se trata de que copiéis nada. Yo nada he copiado. Se trata de lograr una visión lo más compartida posible y que nos permita a todos no estar agobiados con lo urgente, de forma que no perdamos la orientación al futuro.

Sabéis que no soy muy amigo de planes estratégicos ni de nada que tenga que ver con que el futuro quede definido en aspectos cuantitativos. Me gusta más tener claras cuáles son las ideas que queremos compartir y cómo hacer de ellas nuestros valores de futuro, ya que esto sí me garantiza más el éxito en este mundo cada vez más imprevisible.»

Está claro que hemos de poner de nuestra parte iniciativa, dejar a un lado la pasividad, abrir paso a la seguridad de que la cooperación consigue el éxito.

Otra cosa más que hemos leído, en busca de la energía de Koldo para activarnos en nuestra semana:

«Debemos enfocar la organización al cliente y no al jefe. Los equipos deben ser multidisciplinares. Esto se logra con una visión lo más amplia posible y dando oportunidades al máximo de personas.»

Hoy hablábamos con el dependiente de una tienda que nos decía que está bien tener un negocio propio para una persona que no le gusta recibir órdenes de un jefe. La conversación ha sido breve, no sabemos mucho más de la forma de pensar de este joven emprendedor. Pero sí nos ha hecho pensar que las personas empeñadas en sacar adelante una organización empresarial trabajan según los deseos de tantas personas como clientes tienen. Es así porque, de lo contrario, el ciclo de la actividad empresarial no llegaría a su término, que es proporcionar el servicio o producto solicitado por un cliente. De modo que los integrantes de un proyecto tienen, tenemos, tantos «jefes» como clientes. Jefes entre comillas, porque más bien son compañeros de viaje.

Bienvenido y bienvenida visitante, todo esto que podemos sentir tan apasionante como es el servicio, la cooperación, la visión de conjunto y de futuro, puede dar de sí para muchos libros. En este momento nos interesa para llevarlo a la realidad y lograr avanzar un paso adelante en la semana que empieza casi ya. Nos interesa y, sobre todo, nos ilusiona.

Hasta mañana, bihar arte.








sábado, 30 de enero de 2010

«A los propietarios y directivos de las Pymes, que son, verdaderamente, las realidades más dinámicas de nuestro país»


Nos hemos encontrado por una casualidad unas páginas escritas por un arquitecto, Vicente Guallart, en las que comparte algunas reflexiones sobre la amenaza que supone para el arquitecto un software en proceso de desarrollo que podrá crear un completo proyecto de arquitectura y otro de construcción, sobre la base de todos los parámetros físicos, geológicos, normativos, etc. además de los requisitos planteados por el cliente. Escribe: «Se demuestra así que el arquitecto o aporta un valor añadido al proceso de la concepción y construcción de un edificio o no será necesario para desarrollar proyectos.»

¿Qué te parece, bienvenido y bienvenida visitante a esta página de Actualidad de K2K emocionando? A nosotros nos parece que, una vez más, y en un sector como la Arquitectura, igual que en la Máquina-Herramienta y en tantos otros como van teniendo cabida en esta página, estamos palpando que el futuro está en aquello que Koldo Saratxaga nos indica: el futuro está en las personas, en el valor añadido que aportemos, en nuestra creatividad.

Añade Vicente Guallart: «Todo proceso intelectual que no sea creativo desaparecerá con el desarrollo de los ordenadores. Tal como la conocemos, la arquitectura y el arquitecto de oficio, el de saber hacer y repetir fórmulas sabidas de cualquier momento de nuestra historia remota o reciente, desaparecerán.» Pero finaliza con una nota de estímulo: «Y, sin embargo, hoy, a finales del siglo XX, cuando está surgiendo un nuevo hombre con un conocimiento más humanístico del mundo, la arquitectura está más necesitada que nunca de una nueva actitud y de nuevos proyectos que nos ayuden a vivir en este nuevo mundo…».

Los costes y el software informático han sacado del mercado a muchas empresas. Hace pocos días, por ejemplo, hablábamos con un fotógrafo que nos contaba la experiencia de los muchos colegas que habían tenido que cerrar sus establecimientos ante la expansión imparable de la fotografía digital, que tanto facilitaba la realización, el retoque, el revelado, el duplicado, etc. de las fotografías. Seguramente tú conocerás casos parecidos o este mismo.

Nuestra pequeña lectura nos ha hecho concienciarnos más de esta gran fortaleza que tienen el Nuevo Estilo de Relaciones y el propio Koldo Saratxaga: sus ideas son válidas para todas las organizaciones porque en todas hay personas, sea cual sea su actividad.

Poner en juego la creatividad no depende del sector de actividad, sino de las oportunidades que encuentre una persona en una organización, esté donde esté la organización, se dedique a lo que se dedique, sea como sea su tamaño. Las oportunidades dependen de cómo sea internamente la organización, de cómo sean las relaciones entre sus personas.

Si las relaciones son de «ordeno y mando» no habrá oportunidades y hasta la creatividad y la motivación de la persona se irán adormeciendo. El «ordeno y mando» presupone que quien recibe órdenes no puede ni debe hacer otra cosa que obedecer, todo lo que no sea obedecer está excluido y así lo comprendemos las personas ante dicho contexto. De forma sencilla y meridianamente clara lo explica Koldo Saratxaga en su libro Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente:

«Cuando las personas se sienten controladas, aportan lo mínimo imprescindible para salir airosas ante la necesidad de trabajar y ganarse un salario dignamente.»

Hay muchas organizaciones así. Es el enfoque convencional. Desde la espontaneidad y el espíritu de supervivencia pensaríamos que uno de los mayores retos que podemos asumir en nuestras relaciones es la humildad. Una humildad que nos libre de la posible ambición de dominar a otras personas y nos haga reorientar esa energía que dedicamos a la ambición para centrarla en la eficiencia, en todos los aspectos, incluido el económico y el bienestar emocional de las personas.

Koldo Saratxaga dice otra cosa, sin embargo. Acostumbrado como está a los máximos staffs organizativos y a vérselas con la cabeza del león, habla a los directivos de las organizaciones empresariales, a esas personas que, en definitiva, son quienes dan órdenes a otros seres de los que esperan obediencia silenciosa:

«A los propietarios y directivos de las Pymes, que son, verdaderamente, las realidades más dinámicas de nuestro país, les digo: “Sed egoístas, dadles oportunidades porque por el mismo coste os van a aportar mucho más valor”. No os quedéis en las palabras de la ya vulgar frase: “Lo más importante son las personas”. Hacedlo realidad.

Tenéis un montón de cerebros, de corazones, de entrañas dispuestos a disfrutar y crear.

¡¡¡¡Dadles espacios, dejadles soñar!!!!

He oído más de una vez: “No sé qué pasa. No dan un palo al agua y encima tengo un absentismo tremendo por depresiones”.

Pues lo que pasa, amigo mío, es justo eso: que no tienen casi nada que hacer, que están vacíos, que es un aburrimiento, una monotonía, un continuo ruido interno, una absoluta desconfianza con todo lo que les rodea.

Las personas necesitamos sentirnos importantes y, por eso, muchas entregan sus mayores aportaciones fuera del lugar de trabajo. Cosa que, a veces, encima, suele ser mal vista. Sin embargo, conviene preguntarse si dentro hemos puesto el tesón y el entusiasmo suficientes para hacerles atractivo su trabajo.

Tenemos que procurar no clasificar a las personas dentro de la organización.»

¡Qué forma más atrayente de decir las cosas y de dejar una salida airosa a las personas que tienen que desandar el camino del orgullo! Está visto que tenemos mucho que aprender de la confianza de Koldo Saratxaga en las personas, de su conocimiento y comprensión de tantos sentimientos como están en juego en este viaje apasionante que puede ser una organización empresarial.

Compartimos contigo nuestro entusiasmo por estas ideas de Koldo y el deseo de hacer realidad lo que expresan. Tal vez te sirvan para forrarte y para conseguir también otra «f»: la de feliz. Porque las organizaciones del futuro son las del valor añadido mediante la innovación y, como afirma Koldo Saratxaga, «la innovación la hacen las personas», «el conocimiento está en las personas».







viernes, 29 de enero de 2010

Si vas a una charla de Koldo Saratxaga, puedes quedarte...


¿Qué tal se presenta el fin de semana? Te deseamos que muy bien, con crisis también, ¿por qué no? La diferencia entre una cara triste y una cara relajada y alegre, por lo general, tal vez no está tanto en lo que hay alrededor como en nuestra actitud y en lo que nos pasa por dentro.

Seguramente porque estamos en crisis es una razón más, y especial, para escuchar con atención a Koldo Saratxaga. En K2K emocionando han logrado que se abra paso la idea de que el cambio organizacional es un horizonte que pueden asumir tanto organizaciones en crisis como organizaciones prósperas.

Sin embargo, Koldo es muy conocido con el título de rescatador de cooperativas en crisis, o de empresas en crisis. Por otro lado, ¿cuántos lectores de ¿Sinfonía o jazz? y de Un nuevo estilo de relaciones habrán tratado de encontrar en ambos libros el secreto del éxito? Probablemente, casi todos y todas.

Hoy por la calle hemos pasado por delante unas cuantas empresas de las que convencionalmente tienen un rótulo que dice «asesoría de empresas». El aspecto de todas también es el convencional: cristaleras, ordenadores, corbatas, caras concentradas sobre un escritorio con papeles... Desarrollan la muy útil actividad de llevar contabilidades, nóminas y aconsejar en estas materias a base de interpretar balances y convenios colectivos, normalmente. Son necesarios para muchas empresas.

Nos han hecho pensar en una de las tarjetas de presentación de K2K emocionando cuando nos dicen que no se consideran asesores convencionales. No les vemos nada encajados en el trabajo de escritorio, es cierto. La vitalidad de un Nuevo Estilo de Relaciones, o su vitalismo, su capacidad para despertar a las personas, para inspirarles renovación, innovación... es el primer contraste que se nos ha venido a la mente entre esta actividad de K2K por lograr el Nuevo Estilo de Relaciones y el trabajo convencional de escritorio de la llamada asesoría empresarial. Hasta nos ha dado tiempo a imaginar que todos esos despachos de asesores van a quedar vacíos y abandonados, sustituidos por otra generación avanzada de asesoramiento, por el viaje juntos que propone Koldo a las organizaciones.

Pensando en todo esto, hoy nos hemos encontrado en la Red algunos reflejos de las respuestas en emociones que se generan en las personas cuando oyen a Koldo Saratxaga hablar de sus ideas. El tema daría para muchas páginas, de manera que habrá que hacer más de un acercamiento, pero hoy compartimos unos cuantos apuntes, en el orden en el que los hemos encontrado. Esperamos que algo te sirvan para el éxito de tus proyectos, en especial, en la comunicación.


  • Auditorio sorprendido

«El ex-directivo de autobuses Irizar y de otras muchas cooperativas, considera importante que los jóvenes se comuniquen y aprendan a compartir. “¡Que coño haces solo!” soltó en mitad de un auditorio sorprendido con su discurso heterodoxo, rompedor, casi en un sentido literal de la palabra: “Es preciso tirar tabiques, instalar mesas redondas. Crear vida y mesa en común. La finalidad es compartir: participación, relación entre iguales, liderazgo extensible…Un mundo de relaciones en el que las jerarquías desaparecen. Hasta aquí han llegado”.»

Koldo Aldai

  • Auditorio contagiado por la confianza en las personas

«Nos contagió su confianza en las personas. Nuestro reto debe ser lograr ORGANIZACIONES CREATIVAS con PERSONAS EMPRENDEDORAS que nos preguntemos no cuanto hemos producido sino CUANTO HEMOS HECHO DISTINTO.»

Javier García León

  • Auditorio en el bolsillo con la pasión por las personas

«Cinco minutos después de comenzar su exposición Nueva Filosofía de Gestión, este apasionado de las personas ya tenía a los oyentes en el bolsillo. Su capacidad de comunicación fue una evidencia instantánea. Ante un público mayoritariamente del sector comercial, defendió que el conocimiento no se gestiona y que las personas no se dirigen: se ilusionan y se motivan.»

Deia

  • Auditorio concienciado para innovar

«Para dicha firma [del manifiesto para la innovación de Euskadi + innova] se invitó a Koldo Saratxaga, que concienció a los asistentes sobre la importancia de innovar.»

Amurrio Bidean

  • Auditorio convencido para sentir la organización

«Una vez más Koldo Saratxaga convenció con su forma de expresarse y sentir la organización. [...] En definitiva, para que el proyecto prospere lo debemos tener INTERIORIZADO, nos sintamos cómodos, ilusionados, genere un deseo interno que nos mueva a la acción. Como dice Koldo “Las ideas salen de las tripas”.»

SAREIN

  • Auditorio que reflexiona

«Aunque la mención especial [entre las ponencias de VISIO 2007] la merece Koldo Saratxaga por su ambición y atrevimiento a la hora de presentar la creatividad de las organizaciones, a la vez que criticaba la forma en que éstas se jerarquizan impidiendo a sus trabajadores ser innovadores. Sus palabras abriendo su segundo día retumbaron durante toda la sesión posterior y provocaron algunas reacciones por parte de los ponentes que trataron de socavar sus argumentos. Por descontado que el argumentario de Saratxaga era atacable, sin embargo por ambicioso y valiente consiguió lo que buscaba: Hacer reflexionar.»

El Documentalista Enredado



Nuestra foto ayer fue de K2K, la compartiremos de forma permanente en esta página. Hoy nuestra foto es de estos dos niños desconocidos, jugando a escuchar con su teléfono de fabricación propia.








jueves, 28 de enero de 2010

«Detrás de toda actividad o reto siempre hay personas... y las personas son las que determinan el éxito o fracaso de los proyectos»


Hoy empezamos la página con estas 8 personas que todos los días son los protagonistas, porque ellos son K2K emocionando (de izquierda a derecha): Joana, Ainara, Pablo, Koldo, Peio, Jabi, Unai y Óscar. Aquí les tenemos en una foto de hace poco, una de las muchas veces que se juntan. Ellos son K2K emocionando y los emprendedores que promueven NER, el Nuevo Estilo de Relaciones. Esperamos más fotos que ya iremos compartiendo. La de hoy nos la ha enviado Joana.

Nos quedamos encantados y completamente atraídos en cualquier sitio donde leemos lo que se describe del funcionamiento del modelo Saratxaga, mejor dicho, del estilo que es un Nuevo Estilo de Relaciones (NER).

No sólo porque nos guste, literalmente —como decimos cuando hablamos en confianza: «tal cosa me gusta», «esto no me gusta», etc.—, sino porque también nos quedamos con las perspectiva de decir: ¿Por qué yo no voy a tener una organización, un desempeño profesional, unas relaciones laborales así? Esto no parece complicado, sino sencillo.

Lo de «es lo que siempre había soñado» es posible que no podamos decirlo, porque casi seguro que ni soñando hubiéramos imaginado una organización así. Aunque sí es probable que muchas personas hayamos soñado con la buena conviencia y la satisfacción personal laboral que son posibles gracias a NER, y que por esto lo sentimos como una gran oportunidad.

Es lo que se nos ha ocurrido cuando hemos releído hoy unas páginas del artículo «El modelo Neo-Schumpeteriano de Desarrollo Económico del País Vasco». Sus autores son cuatro profesores: Baleren Bakaikoa (Universidad del País Vasco), Amaia Agirre (Universidad de Mondragón), Anjel Errasti (Universidad del País Vasco) y Manuel Martín-Cobos (Universidad de Granada) y el artículo se ha publicado en uno de los últimos números de la Revista Vasca de Economía Social - Gizarte Ekonomiaren Euskal Aldizkaria.

Los autores presentan a Koldo como «el artífice de la implantación del modelo autogestionario en Irizar, el señor Koldo Saratxaga». En Irizar, Koldo se preocupó de que el máximo de personas fueran líderes. Lo escribe en la ponencia que presentó en el II Congreso Hispacoop —Confederación Española de Cooperativas de Consumidores y Usuarios—:

«Queremos que todas las personas que dirigen en Irizar sean líderes. El 30% de los trabajadores de Irizar han liderado ya equipos, como no sabemos si los líderes nacen o se hacen, y todos lo que estamos en Irizar ya hemos nacido, es mejor que los hagamos. Hay darles oportunidades para que lideren. Y las personas a las que se les da oportunidades consiguen lo que quieren. En siete años que llevamos trabajando en equipos sólo un equipo no ha conseguido lo que quería. Hicieron reuniones para averiguar porqué no lo habían conseguido. Y si lo consiguen una vez se sienten capaces de volverlo a hacer. Todo es posible si realmente queremos.»

Nos hemos fijado en esta realidad que se anota en este estudio. Seguimos necesitando líderes y el liderazgo no lo enseñan ni en la escuela, ni en la FP, ni en la Universidad. También necesitamos formación y conocimientos, resortes de cooperación. Como expone Koldo, en las instituciones académicas se nos enseñan asignaturas, ¿quién enseña a tratar al cliente con ánimo servicial, de cara al cliente y a la empresa? Es un ejemplo. En cualquier lugar de trabajo vamos a estar con personas, entre personas con las que tendremos que comunicarnos. Si la comunicación va bien, ayudará al trabajo. Pero ¿cuándo aprendemos o nos enseñan a comunicarnos?

No hay modelos de empresas, sino que somos las personas las protagonistas de su éxito o su fracaso, las que hacemos todo realidad, también en un estilo como NER. En cuanto entramos en la web de K2K emocionando, nos reciben estas palabras tan estimulantes, que expresan un reto y una invitación a la confianza en las personas:

«Detrás de toda actividad o reto siempre hay personas... y las personas son las que determinan el éxito o fracaso de los proyectos.»

Con estas ideas que compartimos y, en especial, con las lecturas a las que puedes enlazar, hemos hecho acopio de combustible para seguir adelante con nuestros proyectos. Hasta mañana, que dedicaremos otro tiempo a repostar.








miércoles, 27 de enero de 2010

Estilo personal: en busca de la innovación


«Bennis y Nanus (1985) describen la visión como primordial para el liderazgo estratégico: “Para elegir una dirección, un líder debe primero haber desarrollado una imagen mental del estado futuro posible y deseable de la organización..., a la cual llamamos visión. Una visión articula un panorama futuro para la organización realista, creíble y atractivo... Con una visión, el líder proporciona un puente sumamente importante entre el presente y el futuro”. Los ejemplos incluyen la visión de Henry Ford de un coche para cada familia; la de Steve Jobs (Apple) de una persona-un ordenador (su visión era que en todas las escuelas hubiera un ordenador y que este fuese fácil de usar). De esta manera, su ambición personal para convertir a la empresa en un gran conglomerado o en una multinacional se traduce en visión primero, y en realidad después (Harold Genen en ITT, Watson en IBM, Ford en automóviles, Bill Gates en Microsoft, Steven Jobs en Apple, Oriol en Iberdrola, Ramón Areces en el Corte Inglés, Ortega en Inditex, Saratxaga en Irizar, etc.). Sus valores pueden restringir la forma de acometer determinadas actividades, actividades que otras empresas estarían dispuesta a acometer o por el contrario, impulsar decisiones que otros no se atreven a tomar.»

Este párrafo es de la tesis doctoral de Oskar Villarreal, dirigida por Jon Landeta, titulada: La estrategia de internacionalización de la empresa. Un estudio de casos de multinacionales vascas (podéis obtener un ejemplar de la misma a través de Scribd).

Nos viene muy bien para reflejar, a través del ejemplo de Koldo Saratxaga, y de los demás aquí mencionados, que ser imitadores o seguidores de modas es una trayectoria de poco recorrido, que no llega muy lejos. En cambio, asumir con realidades los valores y las ideas es una semilla de futuro, aunque esto implica el pequeño o gran sacrificio de algo de soledad en algún momento o de incomprensión, etc. porque en ese momento las circunstancias, el entorno sean contrarios.

Esta coordinación entre lo que se piensa y lo que se hace se suele llamar de diversas formas: unas veces coherencia, otras espíritu práctico, ética, etc.

En el caso de la organización empresarial, que es el que ocupa a Oskar Villarreal en su tesis, y en este párrafo en concreto que hoy leemos, vemos que no hay un modelo de empresa. Dicho de otra forma: hay tantos modelos como empresas.

En esta libertad insiste Koldo Saratxaga cuando comparte un Nuevo Estilo de Relaciones con el deseo de que nos sirva para renovarnos y renovar nuestras organizaciones.

Podemos comprenderlo desde muchas perspectivas. Una de ellas, el hecho de que las imitaciones y caricaturas no son realidades, sino disfraces de lo que no somos, imágenes que tal vez nos hagan reír o sonreír.

Aquí debajo compartimos un ejemplo gráfico. Una cantante, famosa entre otras cosas por su millonaria facturación, que acaba de despedirse de su casa discográfica durante décadas y ha querido rodar el vídeo de una de las canciones del disco conmemorativo con fans, personas corrientes que la admiran y que tratan de imitar lo que hacen sus bailarines profesionales.

He aquí la estampa de dos bailarines profesionales y a la derecha un fan que quiere imitarlos (no se parece en nada el dominio de brazos y piernas, ¿verdad?):


Claro el vídeo de los supuestos fans tiene truco y todos en realidad son bailarines profesionales, incluso algunos participan en ambos vídeos.

En la cuestión de no copiar y ser personales, aprendemos de Koldo Saratxaga dos fundamentos:

  • uno que es la innovación para la competitividad y el liderazgo en los mercados: «No hay que copiar a los demás para ser mejor porque con eso siempre serás un segundón. Hay que enterarse de lo que pasa para hacerlo mejor e innovar», escribe en su ponencia Hacemos algo diferente.

  • y otro que es la pasión, la emoción, las tripas que nos acompañan a todas las personas cuando nos implicamos en lo que hacemos; como decía Koldo a Javier Vizcaíno en una entrevista en el programa Más que palabras: «Tú camina en la vida con lo que sientes, con lo que quieres, que te vas a encontrar con lo que realmente necesitas y realmente deseas, sin ninguna duda».







martes, 26 de enero de 2010

«Eskolan aritzeko estilo-liburu, on Koldo Saratxaga izan dugu guru»


En busca de una escuela euskaldun, que hable vasco, «Eskola hiztun bila», es el lema y el motivo de las jornadas que convoca anualmente el Programa Ulibarri, promovido por el Gobierno del País Vasco para la Normalización Lingüística en los centros docentes.

Ya es sabida y conocida la pasión de Koldo Saratxaga por su tierra vasca, incluida su lengua. En ¿Sinfonía o jazz? le cuenta a Luxio Ugarte que en Irizar las personas hablaban diversos euskeras, diversas variantes de esta lengua, y que no era fácil entenderlo a la primera. Y es que esta lengua tiene fama de complicada.

Por lo general, en sus intervenciones públicas, Koldo Saratxaga tiene unas palabras en homenaje a la lengua vasca. Es una costumbre que se extiende en general en la sociedad vasca, la de no olvidar un saludo o una despedida en vasco. Es también costumbre compartida con los demás territorios oficialmente bilingües en la actualidad.

El idioma euskera ha dado grandes pasos en su revitalización gracias a los esfuerzos de la Administración y de importantes entidades, entre las que hoy se encuentra en primer término Euskaltzaindia, la Academia de la Lengua Vasca. Su web es una fuente inagotable de recursos y reúne información tanto sincrónica como diacrónica de esta lengua, es decir, del uso actual e histórico. A través de esta web también podréis acceder a otras webs relacionadas con el euskera.

Si sois personas interesadas en aprender la lengua vasca, podéis hacerlo desde cualquier lugar del mundo gracias a la web hiru, de aprendizaje permanente para adultos. Su metodología amena y asequible facilita al máximo el aprendizaje. (Esta valoración es por experiencia propia, lo que hace falta es que el usuario ponga la parte correspondiente de constancia.)

Las últimas Jornadas del Programa Ulibarri, las número 13, celebradas los días 5 y 6 de octubre pasado, han tenido como invitado especial a Koldo Saratxaga.

El programa de esta XIII Jardunaldia se presenta con dos ideas de Koldo, tomadas de su libro Un nuevo estilo de relaciones:

«Neurtzen eta aztertzen ez dena, ez da hobetzen eta hobetzen ez dena usteldu egiten da.

Arrakastarako bereizgarriak dira pertsonen arteko harreman formak, elkarbizitza mota eta eraikitzen den partaidetza.»

[«Lo que no se mide y analiza, no se mejora, y lo que no se mejora se pudre.

Lo que determina la diferencia de cara al éxito son las formas de relación entre las personas, el tipo de convivencia y de participación que se construya.»]

Como crónica de estas jornadas, nos ha gustado encontrar este bertso, que aquí compartimos. El autor firma con su nombre familiar, Juanan. Podéis leer el poema en la web del Programa Ulibarri, de donde lo hemos tomado nosotros.

Es todo un programa de acción docente con ayuda de un Nuevo Estilo de Relaciones, y no ya sólo en cuanto al idioma, sino en cuanto a la educación de los niños y jóvenes. En el mundo educativo Koldo Saratxaga se ha implicado activamente desde el momento en que inició su propia familia. Por ello, le vemos a menudo participando en múltiples iniciativas para una mejor escuela, como estas Jornadas.

I

Euskalduna honetan
zintzo bilduta gauz,
Ulibarri programa
aditzeko, arauz.
Berton entzun ditugu
Beethoven eta Strauss,
entzunena gaur, baina,
La campana de Gauss.


II

Hasiera potente
jefien helburu,
eta lortu dutela
da nire aburu.
Eskolan aritzeko
estilo-liburu,
on Koldo Saratxaga
izan dugu guru.


III

Indiako sadhua,
santua, profeta…
ideia zoragarriz
burua beteta.
Tripetatik mintzatuz
dauka gure arreta:
bentrilokuo bihurtu
beharko dut eta!







lunes, 25 de enero de 2010

Participación en los resultados del Proyecto


La participación en los resultados de un proyecto no es la paga de beneficios.

Esta paga, que existe en muchos gremios, es una paga extra anual, calculada con arreglo a un porcentaje sobre el salario base.

La participación en los resultados del proyecto no es ni se parece a un trámite determinado por la burocracia o la administración.

Los resultados son la cosecha, nos dice Koldo Saratxaga, son los resultados de hoy, pero también los de mañana y el próximo ejercicio. Por este motivo, la mentalidad que guía la actividad de la organización es la de sembrar, no la de cosechar.

Y por esto también, la participación en los resultados es una consecuencia de la participación en la siembra. Esto sucede en las organizaciones con un Nuevo Estilo de Relaciones, se intenta que suceda. Cada persona nos tomamos nuestro tiempo. Primero se oye, luego se escucha y por último se entiende, como escribe Koldo en su libro Un nuevo estilo de relaciones. La participación es un paraíso que no se consigue de la noche a la mañana, si se tiende o se está acostumbrado al ordeno y mando, a ejercerlo o a aceptarlo. De la noche a la mañana no se consigue nada en realidad.

La clave es la participación. Palabra mágica y palabra de moda, al igual que los términos persona, organización y equipo, que tanto deben a Koldo Saratxaga. Como leemos y oímos a sus protagonistas, en NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, la participación no es un trámite burocrático en la nómina, ni el trabajo en equipo es reunirnos con ocasión del aniversario de la compañía para escribir una nota con destino al buzón de sugerencias de la empresa, etc.

La participación es la vida, la existencia cotidiana, lo contrario de ir cada persona por su lado, buscarse un nicho donde instalarse y negociar cumplimientos de tareas, etc. Si la solidaridad y la cooperación son la otra cara de la moneda de la participación en el plano personal, la eficiencia organizacional es la otra cara de la organización participativa.

Una página que sale todos los días, como ésta y muchas otras, tiene ocasión de compartir sentimientos sencillos y producciones abstrusas de alumnos y profesores de escuelas de negocios. En conjunto, se trata de muy pocas ideas y sencillas, cohesionadas, que forman un engranaje alimentado por la pasión, la ilusión, el cariño, la comunicación... ¿Qué persona hay que no tenga cariño auténtico a la actividad que desarrolla con pasión? Pocas, las que haya será por «causas de fuerza mayor», como suele decirse, ya que a la fuerza, obligados y con desgana poco podemos hacer y durante no mucho tiempo.

Hoy nos hemos encontrado una organización con una trayectoria de solera —más de 50 años— en el sector del equipamiento de mobiliario de oficinas. Es la bilbaína ICAZA, S.A. que comparte compromiso y emoción a la par, con una simple frase que no nos deja indiferentes, al comunicar desde su web que ha nacido gbe-ner. Lo hemos leído hoy, la noticia es de hace tiempo, pero los sentimientos son de todos los días, por eso nos sirven y esperamos que también a ti:

«Diez compañías vascas lideradas por Koldo Saratxaga, y entre las que se encuentra Icaza, crean un nuevo grupo empresarial cuya misión es “Unir a las personas que crecen abiertas al mundo, con una nueva manera de relacionarse, responsables, eficientes, innovadoras que generan y comparten unos sueños”.

Estamos ilusionados de pertenecer a este grupo, y por eso lo compartimos contigo.»

ICAZA

La imagen es de la web http://www.catedradatos.com.ar/wp-content/uploads/2009/05/2645808133_d316ea0c08.jpg








domingo, 24 de enero de 2010

Peio Alcelay, Unai Mendikote, Agria Hispana, Lancor, TTT Goiko, Sarein


El equipo de K2K emocionando ha ganado un nuevo integrante, Peio Alcelay, conocido por su amplia trayectoria en Irizar Group, donde ha desempeñado altas responsabilidades durante largo tiempo, en Ormaiztegi y en Tianjin.


Peio Alcelay lidera ahora el proyecto Agria, dedicado al diseño y la fabricación de maquinaria agrícola y de construcción; sus instalaciones se encuentran en Amorebieta.

Agria ha logrado ser líder en el mercado interior español, al igual que también ha alcanzado una importante presencia en los mercados internacionales. En su web podéis recrearos con un extenso catálogo de maquinaria, desde herramientas de mano, como cortasetos, hasta maquinaria de construcción, como los dúmpers hidrostáticos que estamos acostumbrados a ver en las calles, empleados en la construcción civil y la edificación.


Por otro lado, Lancor ha ganado a un miembro del equipo directo de Koldo Saratxaga en K2K emocionando, que es Unai Mendikote.

Desde comienzos de este mes de enero, Unai es el Coordinador General de Lancor. Es una gran ilusión que Unai Mendikote lidere el camino al futuro de esta organización.

La trayectoria de Lancor arranca de 1943, dedicada a los motores eléctricos para ascensores. Actualmente, esta firma se ubica en Gallarta. Podéis conocerla más a través de su web, donde comprobaréis que son unos apasionados de los motores de ascensor y se involucran al máximo en la aplicación que va a tener cada motor de los que fabrican, con el fin de dar el mejor servicio al cliente que lo encarga. También han estado en esta página por su participación en el Foro de Experiencias Saratxaga, en la Diputación de Bizkaia.

Sabemos que las personas del equipo K2K nos quieren contar qué es lo que hacen ellos en el equipo y piensan compartirlo desde la web. Por ese motivo, no entramos ahora en currículums, cosa que sería lo convencional, pero ya ves que en esta página no dependemos mucho de las convenciones, sino que tratamos de compaginar el ser profesionales con la cercanía.

Esperaremos, pues, a que nos lo cuenten por sí mismos Koldo, Ainara, Jabi, Joana, Óscar, Pablo y Peio. Los citamos por orden alfabético, aunque poniendo delante a nuestro muy querido Koldo, porque, además de ser muy querido para quienes hacemos esta página, es el líder, el que une y asume la responsabilidad de la unidad con tan gran paciencia como humildad y cariño y confianza en las personas.


Hemos hablado de Agria como uno de los proyectos que han decidido recientemente su cambio organizacional mediante un Nuevo Estilo de Relaciones, y también, entonces, hay que hablar de TTT GOIKO.

Esta compañía forma parte del Grupo TTT, compuesto por cinco organizaciones. Ya estuvo como referencia en nuestro blog Liderar Innovando, a través del libro: Empresas avanzadas en gestión: COINPASA, Danobat, EB-RIM, FUCHOSA, Grupo T.T.T., Irizar, Maier, Sálica, TVA. Es un libro escrito por varios autores, coordinados por Javier Zarrabeitia Miñaur. Lo editó Cluster Conocimiento (Agrupación del Conocimiento en Gestión Empresarial), de Bilbao, en su colección «Professional Management Publications».

Dentro del Grupo TTT, el proyecto TTT GOIKO se dedica a los tratamientos térmicos y está liderado por Óscar; su planta está instalada en Zumárraga. Tienen una web compartida con las otras cuatro empresas del Grupo TTT en la que puedes conocerles más a fondo.


Y en octubre pasado también comenzó su cambio organizacional SAREIN. Conocimos a esta firma dedicada a los servicios informáticos, que cuenta con oficinas en Erandio y Pamplona, a través de su participación en el Foro de Experiencias Saratxaga. Poco después nos encontramos en la web de SAREIN la noticia de esta participación en el Foro. Y más tarde nos encontramos a una entusiasta persona de SAREIN embarcado en su nuevo rol en un Nuevo Estilo de Relaciones: Aitor Jiménez, que en Linkedin comparte su integración en «un Equipo de Satisfacción de Clientes (Nuevo Estilo de Relaciones Koldo Saratxaga) en SAREIN».

SAREIN es una joven organización, pues su trayectoria arranca de 1996. Como las más veteranas Agria y Lancor, se ha distinguido en su trayectoria por su esfuerzo en innovar en su gestión y funcionamiento empresarial.

En estos proyectos, al igual que en todos los demás que asesoran desde K2K emocionando, Koldo Saratxaga lidera y asesora su rumbo y orientación general.

Nos gusta conocer realidades de personas que poco a poco se van «soltando» en esta cultura de un Nuevo Estilo de Relaciones, muy diferente a todo lo conocido y a aquello en lo que nos han maleducado. Nos hacen tener esperanzas en la renovación de la empresa, un hábitat tan atrasado a veces en cuestiones elementales. También nos gusta la libertad y la evolución de cada persona que podemos conocer (aunque sea virtualmente) en este Nuevo Estilo de Relaciones: unos entusiastas, otros reservados, etc.

Por unos caminos o por otros, al ir conociendo en la medida en que nos es posible a personas y organizaciones, llegamos a la conclusión en la que Koldo Saratxaga insiste con tanto entusiasmo, ilusión y pasión: la diversidad de las personas hace la riqueza de las organizaciones.

Bienvenido y bienvenida visitante a esta web: como habrás observado, si nos has visitado más veces, en esta web no damos noticias de la marcha general de las organizaciones lideradas por Koldo y su equipo, aunque a diario conocemos noticias en los medios, últimamente buenas. Te damos noticias de lo que guarda relación directa con K2K y después de que la organización lo haya publicado, en su web o en otro medio. De forma que no ofrecemos noticias-noticias, sino que más bien las leemos. No todas las noticias que encontramos las compartimos aquí de inmediato. Por ejemplo, no habíamos dicho nada de la web de Aitor Jiménez en Linkedin. Es porque en ocasiones tomamos nota mental y seguimos pendientes de la persona o el tema.

Lo que tratamos de compartir, en definitiva, no es tanto el hacer de Koldo Saratxaga y K2K emocionando, como el soñar, sentir, imaginar, crear: su sensibilidad y las sensibilidades que vamos conociendo como respuesta.

Te deseamos un feliz domingo.








sábado, 23 de enero de 2010

Resultado armónico


Aunque hay personas que trabajan todos los días de la semana (por ejemplo, la mayoría de las llamadas «amas de casa»), el sábado es un día dedicado convencionalmente al descanso.

Un día como hoy, ¿qué significado tiene hablar de proyecto y de un Nuevo Estilo de Relaciones? O, mejor, la pregunta sería por el significado que le damos nosotros, sus protagonistas.

Un día como hoy nos puede servir para pensar, por ejemplo, que nuestra actividad laboral tiene entre sus metas la de facilitarnos una calidad de vida, lo que llamamos bienestar, y no sólo material, sino también físico, mental y emocional. Es una de las metas que pudiéramos considerar más importantes, ¿no te parece?

NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, dedica un espacio a la evolución física, mental y emocional. Lógicamente, no nos la presenta como una norma, ni una obligación, sino una consecuencia y un reto que se hacen realidad en el marco de las relaciones con las personas, en equipo y por un proyecto común.

Como somos protagonistas de nuestra vida —o tenemos que serlo, habría que precisar otra vez—, también nos corresponde pensar en el trabajo y en el proyecto para que formen parte de una vida como la que queremos tener.


En todo esto pensábamos ayer y en saber cuáles pueden ser los faros que pueden ayudarnos a darnos cuenta de si el rumbo va bien. La primera conclusión que sacamos fue que los resultados debían ser armónicos, equilibrados, en todos los planos, desde el económico al conocimiento, las relaciones, etc. La idea nos ha llegado desde ¿Sinfonía o jazz? —ese gran libro de aventuras envidiables y apasionantes que tanto nos gusta leer aquí—:

«Lo mío es el jazz, no es la orquesta sinfónica, desde el punto de vista del modelo organizacional. En el jazz prima la improvisación, hay iniciativa, hay ritmo, y al final se logra un resultado armónico. Se percibe la creatividad, incluso cada músico toca más de un instrumento; están permanentemente creando y, sin embargo, nadie les dirige, es un equipo que innova, en tanto que la orquesta clásica repite o interpreta una partitura que no es suya.»

Como dice Koldo, el final del trayecto o de sus etapas, es el resultado armónico. Así que nos hemos puesto manos a la obra, a pensar. Por ejemplo, algo no va bien cuando no compartimos ilusiones con las demás personas del proyecto o con los clientes, etc.: cuando lo que nos ilusiona a nosotros no es lo que ilusiona a los compañeros o los clientes, y a la inversa.

Mejor no considerar el caso de que no existe ilusión por una de las partes, aunque pueda darse en un momento, en uno de los kilómetros de la ruta, pero si la falta de ilusión está en el punto de partida, mejor sería no empezar ese camino. Muy bien lo ha expresado Koldo Saratxaga en ¿Sinfonía o jazz?, también estas palabras nos aportan mucho:

«Lo que es muy difícil de saber es lo que una persona sería capaz de hacer si estuviera efectivamente ilusionada con el proyecto, si se sintiera parte del mismo, libre con su caudal de responsabilidad, inmerso en el mismo.»

Cuanto más conocemos a Koldo Saratxaga, sus ideas, más nos asombra su don y su capacidad para haber creado un estilo que puede dar respuesta a cualquier búsqueda organizacional y personal, en cualquier momento del desarrollo de un proyecto. Un ejemplo de esto y reciente: en esta semana, la APD (Asociación para el Progreso de la Dirección) ha organizado una jornada con el título Nuevos Valores, Nuevos Liderazgos. Hacia el Refortalecimiento de la Sociedad Civil. En ella ha intervenido uno de los ilustres prologuistas de Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente, Antonio Garrigues Walker —el otro prologuista es, como sabrás, Pedro Miguel Etxenike—.


¿De qué ha hablado Antonio Garrigues Walker? De equilibrio, como respuesta a la ambición desmedida que ha llevado a la actual crisis. En su opinión, aún no hemos aprendido la lección y la crisis se recrudecerá. Es rotundo al reclamar «prudencia, templanza y equilibrio». Estas tres cualidades se pueden resumir en la armonía de la que nos habla Koldo Saratxaga y están detrás de la evolución de la que nos habla Koldo en su libro.

Evolución no es lo mismo que crecimiento, como estamos viendo ahora: sectores y organizaciones han crecido en las últimas décadas y ahora han pinchado como burbujas (de las burbujas también habla Antonio Garrigues en esta jornada).

Este éxito financiero y económico tampoco es el éxito compartido que aprendemos de la mano de Koldo Saratxaga. El éxito compartido incluye estar en el futuro y las organizaciones «burbujistas» no están en el futuro, en muchos casos. Claro que el éxito compartido supone el financiero y el económico, pero además otros muchos éxitos.

Nos ha gustado en esta jornada ver también, por ejemplo, que Javier Fernández Aguado habla de «organización» para referirse a la empresa. ¿Habrá leído a Koldo Saratxaga? Ya hemos comentado alguna vez nuestra impresión de que a Koldo se le lee mucho y cada vez más, y es una impresión que se nos va acentuando a medida que hacemos nuestras caminatas escuchando lo más que podemos por todos lados a las personas y las organizaciones. Nos parece lógico, dado el alcance innovador de su aportación, y por el hecho de que las personas solemos distinguir cuándo nos hablan con el sentido común y en términos que nos pueden aportar.

Pasado mañana veremos un ejemplo de esto. Mañana tenemos noticia de la casa K2K emocionando.

Te deseamos que disfrutes del sábado y que tengas buenas relaciones que compartir.








viernes, 22 de enero de 2010

El cubo-maletín


La consultora global Alix Partners, con sede en Estados Unidos, se hizo cargo hace casi ocho meses de la reestructuración de General Motors. En estos días vuelve a estar en las páginas de economía, pues General Motors ha delegado en esta firma para supervisar el cierre de su marca sueca Saab, un cierre que se está aplazando al máximo en busca de un posible comprador.

¿Cómo es esta gran consultora que GM, un emblema de la economía mundial, ha elegido para gestionar sus más difíciles momentos hasta la fecha?

La pregunta nos la hacemos con toda la intención de aprender algo práctico, útil para nuestro proyecto (somos tan osados como pequeños emprendedores) y ante todo útil para compartir aquí.

Nos encontramos con que Alix Partners no ha calado en el ámbito europeo. Sin embargo, sí mantiene contactos y colaboraciones frecuentes con los países americanos de habla hispana.

En México, por ejemplo, nos hemos encontrado diversas colaboraciones con entidades privadas y públicas. En el seminario Perspectivas de México como Destino de Inversión, celebrado hace unos meses, participó Steve Maurer, por invitación de la CONCAMIN, entre otras organizaciones. Steve Maurer es el Managing Director de Alix Partners y la CONCAMIN «es la Confederación de Cámaras Industriales, es el organismo cúpula empresarial que representa los intereses legítimos y generales de la industria en nuestro país», nos dice desde su web.

La aportación de Steve Maurer consistió principalmente en recomendar a México que intentara convertirse en líder del outsourcing mundial aprovechando que había pasado a encabezar el ranking de países donde la mano de obra es más barata.

Aquí ya nos paramos, no íbamos a encontrar nada útil en esta aportación que considera a las personas mano de obra y las valora por el baremo de que cuanto más barata mejor.

La CONCAMIN, por su parte, recomienda a las pymes visitar y utilizar el portal web que promociona y sostiene: integrapyme.

La visita a este portal es lo que nos ha inspirado nuestra imagen de hoy. Aporta saberes técnicos, tremendamente útiles si los valoramos como botiquín de emergencia o como protocolo de actuación para una persona que de repente se encuentra con que debe ser empresario. Éstos son los pilares de los contenidos de esta web: Inicia tu negocio - Compra mejor - Produce mejor - Vende más - Innova y colabora - Cumple tus obligaciones - Mejora tus utilidades. Todos estos temas invitan a fijar mirada en el día a día, en vender más, producir más seguido... estas decisiones que han guiado la actividad de muchas organziaciones que ahora nopueden comprar, ni vender, ni producir, que se ven en dificultades para satisfacer sus obligaciones, etc. Nos han recordado el agua en la chalupa que pone como ejemplo Koldo para reflejar las describir la dependencia de las urgencias.

Los saberes técnicos como éstos son necesarios. Están magníficamente desarrollados en esta web, con la colaboración de numerosas personas que aportan breves escritos (como un post, prácticamente) y servirán de ayuda al novato o novata, incluso a los veteranos, que un buen día se lanzan a la aventura empresarial o quieren crecer en ella.

Pero ¿la técnica y la formación lo son todo? ¿Son suficientes para crear y sostener con vida las realidades que son los proyectos?

Hoy hemos acabado por pensar en lo acertado que es un Nuevo Estilo de Relaciones, ya desde su base, porque las técnicas, los productos, los mercados, etc. tienen una vida limitada, mientas que las personas evolucionan y crecen sin límite, cuando disfrutan de oportunidades. Las personas son quienes pueden innovar productos, mercados, servicios, calidad... innovar e impulsar.

Las relaciones con las personas, unas adecuadas relaciones, hoy nos han parecido especialmente la dirección que un proyecto puede tomar en busca de las mayores satisfacciones y del futuro.

Estas ideas a continuación, que Koldo Saratxaga escribe en su libro Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente, nos han dado mucha energía e inspiración para poner el motor que puede hacer rendir una utilidad a los saberes técnicos:

«Entonces, ¿dónde está el conocimiento? En las personas. ¿Cuántas personas tengo con conocimientos? Todas ¿Todas? Sí, todas. Todas tienen conocimientos en función de sus experiencias. ¿Cómo se comparte ese conocimiento? ¿Cómo crece ese conocimiento en la organización como conjunto de personas? Si no logramos impulsarlo, estaremos trabajando para mantener una supervivencia agónica.

Puede ser que dentro de diez años alguno de los lectores me diga: “Koldo,después de leer tu libro, seguí diez años haciendo lo mismo y continúo viviendo”. Me alegraré por él, pero me atrevo a decir que estará agobiado y con un futuro incierto.

[...]

Con ese conocimiento, con nuevas informaciones, con una visión amplia y clara sobre el proyecto, la capacidad de aportación de las personas es asombrosa y, en la misma medida, el incremento de sus conocimientos.

Quiero añadir que no he visto nunca estos mismos resultados excepcionales ―ni creo que sea posible obtenerlos― en las organizaciones piramidales donde se participa muy poco o nada en el origen de cualquier acción/decisión y donde se tiene una capacidad muy limitada para la modificación de estas mismas acciones o decisiones.

Tengo el convencimiento de que la máxima creación de conocimiento proviene del trabajo en equipo; es decir, de la experiencia compartida.»







jueves, 21 de enero de 2010

El virus de la crisis


La ATA (Federación Nacional de Trabajadores Autónomos) publicó un breve estudio el pasado mes de mayo con el título: «Los pequeños empresarios conforman más del 98% del tejido empresarial europeo». Koldo Saratxaga escribía en su libro Un nuevo estilo de relaciones que «el grupo que forman las Pymes genera más del setenta y cinco por ciento de los puestos de trabajo».

Claro que una pyme puede ser una empresa de tamaño más que respetable, pero al leer este estudio de la ATA, nos acordamos de ese parecer popular tan extendido de que muchos pocos hacen mucho. Una empresa de 10, 12, 8 personas ya tiene un tamaño respetable, es una buena empresa en nuestras ciudades y pueblos.

Después de leer este documento de la ATA, el paseo por la actualidad económica se puede decir que en algún momento hasta casi nos dan ganas de reír. ¿Por qué sólo vemos en primer plano de la actualidad a muy importantes directivos, de bancos y de todo, y políticos igualmente importantes? ¿Por qué tienen tanto protagonismo y las pymes y los emprendedores no tienen lugar?

Por algún lado deben estar estas personas de valores y valía, que sostienen la economía, el empleo, etc. Sin ir más lejos, aquí tenemos cerca a todos los que están en gbe-ner, a todos los que sintonizan con un Nuevo Estilo de Relaciones aunque no formen parte de gbe-ner.

Nos hemos fijado en ellos porque estamos viendo que los caminos de siempre, los clientes de siempre, etc. ya no se pueden exprimir más, ya no dan más de sí. Si es momentáneo o si es definitivo tampoco lo sabemos. Incluso aunque fuera momentáneo leemos a menudo que el momento de estancamiento y de ralentización puede durar años.

En busca de oportunidades, clientes, modos de hacer, de crear, de estar en la organización, de llevar nuestra vida... es más que probable que debamos asumir lo desconocido y tener que aprender desde 0. En el contacto ante cosas que desconocemos, tenemos sentimientos e ideas diferentes a los de siempre, pero también asociaciones con lo conocido. Esto lo utilizó el famoso lingüista suizo Ferdinand de Saussure para explicarnos cómo aprendemos los signos del lenguaje, encontrando entre ellos similitudes y diferencias. Sin embargo, se puede aplicar a toda adquisición de conocimiento.

De forma que la invitación a soñar que nos hace gbe-ner parece que nos llega en el mejor momento. Porque ¿cómo encontramos la renovación y la innovación que necesitamos? No será sintiendo de antemano que no hay nada nuevo que encontrar, sino utilizando el atrevimiento y audacia, ya tendremos tiempo de ajustar el rumbo. Lo malo sería no tener rumbo que ajustar, ¿no te parece?

Por otra parte, ¿te has fijado en el ritmo cansino y apagado que se está instalando en algunas organizaciones? Como no van a venir más clientes, como el trabajo ha bajado, el que hay sale despacio, como sin ganas. ¿No has visto esta situación? Tal vez te pasa a ti.

La mentalidad de ir tirando se ha hecho muy popular, pero ¿es eficaz y eficiente? Más bien da la impresión de que con ella nos ponemos en manos del virus de la crisis, a merced de su avance y sus efectos.

Ésta es la meta que nos hemos puesto hoy: activar nuestra imaginación, nuestra ilusión y capacidad de soñar. Y lo vamos a hacer con el apoyo de estas ideas de Koldo Saratxaga en su libro Un nuevo estilo de relaciones:

«Para mí, por mi experiencia, la culpa de la falta de motivación, de implicación e ilusión por el trabajo es de una clara falta de liderazgo en las organizaciones. Dicho de otra manera: de los muchos gestores a quienes la cultura imperante, el día a día, la falta de capacidad para arriesgarse y, a veces, los buenos o medianos resultados o bien sus propias incapacidades no les dejan levantar la cabeza y mirar más lejos, no les dejan detenerse para volver a empezar con otro horizonte. También es un reflejo de la educación recibida.

Desde mi punto de vista, quienes tienen responsabilidades de propiedad o ejecutivas tienen unas responsabilidades sobre el bienestar tanto económico como emocional de las personas de sus organizaciones.

No se puede tratar a las personas con criterios de pura rentabilidad a corto plazo, como propone la educación imperante. Debemos darnos cuenta de que el trabajo ocupa más de las dos terceras partes de nuestro tiempo activo, durante cuarenta o cincuenta años de nuestra vida.

Es frecuente que personas que estuvieron cinco años estudiando, o que pasaron juntas una experiencia deportiva o cultural, se vean de vez en cuando y, quizá, mantengan una relación de amistad.

Sin embargo, tenemos compañeros de trabajo con los que estamos docenas de años y de los que no guardamos, ni por asomo, los mismos recuerdos, ni las mismas relaciones. ¿Por qué? En los tres primeros casos, está el vivir con intensidad y libertad; en el último, están la monotonía y la obligación.

Por tanto, quienes son propietarios o ejecutivos, por sus responsabilidades, tienen la obligación moral de preocuparse por crear el estilo de relaciones adecuado que incremente el bienestar de las personas que se van incorporando a su organización. Se puede decir más alto, pero no más claro.»


La foto es del virus de la gripe A, tomada de la web de la Red de Información Humanitaria para América Latina y el Caribe (RedHum): http://www.redhum.org/archivos/img/ID_5178_VV_Redhum-GL-Foto-Virus_de_gripe_H1N1-El_Comercio-20090427.jpg








miércoles, 20 de enero de 2010

Conexión entre el trabajo y la vida real


¿Qué te decimos hoy de K2K emocionando? De Koldo, Ainara, Jabi, Joana, Oscar, Pablo y Unai. Bueno, pues que forman un gran equipo bajo el número 7. Un equipo potente, como el simbolismo del número 7, un simbolismo que remite a múltiples realidades positivas en numerosas culturas conocidas. Su significado está asociado en casi todos los casos a la idea de plenitud, en diferentes aspectos. Algún día podemos traernos a nuestra actualidad unas cuantas referencias. Hoy hemos leído sobre ello una recopilación de significados, realizada por Eduardo Tejero Robledo en un artículo que titula «El siete, número cósmico y sagrado», publicado en la revista Didáctica.

La verdad es que lo que hemos leído nos ha hecho pensar en los anhelos y las inseguridades que tenemos los humanos y en cómo intentamos contrarrestarlos con seguridades y certezas. Pero ¿y el potencial de la incertidumbre? ¿No es más humano y con mayores posibilidades de proporcionarnos el bienestar que buscamos? Esta opinión ya es cosa nuestra, y no por filosofar, sino por esta vida sencilla y cotidiana que nos dice a todas horas que es una realidad en cambio constante.

El estilo que Koldo Saratxaga y K2K emocionando comparten con las personas de las organizaciones es un modelo o estilo con tantas versiones como organizaciones. Es posible que este hecho de formar parte de la vida de las personas y las organizaciones constituya la mayor evidencia de que no es teoría. Hoy estábamos visitando la web de un megagurú, con un gran currículum de libros, de debates con otros gurús... Mucha letra, mucho texto impreso, mucho debate desde la silla.

La actitud proactiva y resolutiva de Koldo y su equipo, al coordinar el sentido común con la acción, y al posibilitar gracias a este estilo innovador que nuestra vida laboral esté incorporada a nuestra vida como una realidad natural, es de agradecer y valorar. Dos sentimientos importantes, agradecer y valorar, como para que no necesiten más adornos ni elogios.

Las construcciones intelectuales en materia de gestión las admiramos, aunque estén dirigidas sobre todo a los directivos y en ellas no encontremos un lugar para las personas que no son directivos.

Pero qué diferente aportación nos hace un Nuevo Estilo de Relaciones, y ahora no estamos pensando en ello por razones de trabajo o eficiencia, sino por razones de bienestar, por razones que clasificaríamos como personales.

Encontrar bienestar y oportunidades de crecimiento en una realidad tan importante como el trabajo no es ya cuestión de trabajo (esfuerzo), es ir más allá y hablar de personas, de las personas que hacen el trabajo.

Por ese motivo siempre nos ha inspirado mucho respeto, aunque también una sorpresa de gran calibre, por totalmente incomprensible e insólita en nuestra sociedad, la idea de Koldo de querer asegurar el futuro de las personas y tratar de que pudiesen contar con unas perspectivas que les permitiesen hacer proyectos personales. Esto dice en ¿Sinfonía o jazz?, por ejemplo:

«Dedicamos el sesenta o el setenta por ciento de nuestro tiempo activo a trabajar. Aun así, es difícil pensar que el trabajo no te influye en tu vida activa ni lo hace en la de los que te rodean.

[...]

Si en ese ámbito profesional no tienes ciertas alegrías, por los ingresos, por el futuro, por lo que compartes, por las relaciones personales, el estado emocional con el que sales y llegas a casa será diferente y el entorno familiar se va a ver absolutamente influido.»

¿Verdad que esto resulta impactante en el llamado mercado laboral donde existen los contratos basura? ¿Donde los proveedores pueden ser tratados como un producto de usar y tirar?

Claro que aceptar un contrato basura o ser producto de usar y tirar puede darse cuando no se ven o no se tienen otros horizontes, y cuando no encontramos proyectos y personas que los lideren, con ideas y sentimientos, sino mercenarios que contratan temporeros para explotar más o menos temporalmente un filón del mercado. Y pueden explotarlo con una gestión muy elaborada intelectualmente, muy aplaudida, pero que no tenga en cuenta que las personas son lo primero y lo más importante. Y que hay vida más allá del trabajo.

Bien, hoy dejamos aquí la industria de la «minería laboral». No porque no queramos verla deja de existir, así que por ese motivo hablar de ella no nos ha parecido pesimista ni negativo.

Al contrario, nos sirve para compartir que existe otra forma de trabajo y de empresa, que basa el crecimiento en la diversidad de las personas y que tiene una vida útil propia e independiente de la explotación de filones de mercado.








martes, 19 de enero de 2010

El ahorro, la inversión, la gestión, el perejil, las moscas...


La ventana al mundo que son los medios de comunicación nos sorprende hoy con imágenes de personas en Haití postradas en unas camas de hospital sin vestir, apenas el propio mueble y un colchón, y el pie de foto nos señala las moscas que revolotean y se posan sobre los enfermos. En realidad, las moscas serán la última de las últimas de las últimas de las últimas de las ............................. preocupaciones de estos enfermos en estos hospitales semiderrumbados. Pero así somos, vemos las moscas y no vemos los miembros amputados y las familias mutiladas. Nos andamos por las ramas. Estamos a papar moscas, y nunca mejor dicho, con permiso del lector.

Nos andamos por las ramas y convertimos a las moscas en blanco de nuestras iras y esfuerzos. ¡Que no son las moscas (aunque también)! Que antes están, por ejemplo, los equipos de detección sísmica, que no se ha hablado de ellos y, sin embargo, no hay terremoto que no avise y avise y no se puedan oír sus avisos con una adecuada infraestructura.

Pero, en este mundo europeo, occidental, también tenemos de qué ocuparnos. Hasta es posible que si actuamos bien en la parte que nos toca aquí, en algún momento las repercusiones positivas lleguen a personas en lugares menos afortunados.

De la gestión, ¿qué decir? Como no es extraño que ocurra, la ayuda humanitaria a las víctimas se bloquea, no hay gestión ni gestores.

Mejor también pasemos a preguntarnos cómo sabemos administrar y gestionar 10 euros, por ejemplo. Los bancos hacen su dinero a base de ganancias de 2 céntimos de euro, ejemplo que puedes leer aquí. Tal vez sólo sabemos hacer grandes compras y no sabemos gestionar el día a día y, por ejemplo, ser eficientes en el uso de un gran equipamiento que hemos sabido comprar muy bien.

«Está claro que es la cultura del ahorro mal entendido. Es de principios del siglo pasado.

Somos capaces de comprar una máquina e invertir una gran cifra y luego ahorramos el perejil con la persona que realmente va a hacer que esa máquina sea una buena inversión.

Cuando uno reconoce internamente que son las personas lo más importante, es difícil no ser generoso con la verdad, con la comunicación en general, con los salarios y con la distribución de la cosecha.»

Esto leemos a Koldo Saratxaga en su libro Un nuevo estilo de relaciones.

¿Y cómo administramos la propia creatividad? ¿O cuando estamos descontentos y deseamos que las cosas cambien, siempre es algo alrededor de nosotros lo que debe cambiar y no tomamos la iniciativa? Esta pregunta es una sencilla pregunta, pero tal vez desde lo sencillo podemos llegar a lo más complicado y amplio.

Así que hoy, cuando releemos un titular como «La asociación empresarial GBE-NER sitúa a la persona en el centro de la actividad» nos ha parecido la alternativa ante la falta de competitividad de nuestro mundo, la manera de dejar de andarnos por las ramas e ir a lo que de verdad interesa: las personas. Y todas las personas, como dice Koldo Saratxaga, TODAS LAS PERSONAS Y CON MAYÚSCULAS, no sólo las que se hacen la foto.

Hablando de fotos, ¿has escuchado a Koldo en su charla en Nazaret Zentroa cómo se las ingenió para que todas las personas de la delegación de Irizar en Estambul recogieran la placa del EFQM, rompiendo la norma de que fueran los máximos ejecutivos quienes se lucieran sobre las tablas?

Es un detalle, un símbolo, si quieres, pero si nos situamos en la realidad, es un trabajo hasta el último detalle en pro de las personas.








lunes, 18 de enero de 2010

«Koldo no quería oír hablar de arriba y abajo, e insistía en la confianza y en la gestión horizontal para salir adelante»


«Vivimos en un mundo que no sabe dónde va», leemos hoy que afirma el director de cine Claude Lanzmann, director de Shoah, una película testimonial sobre el Holocausto. Su título significa «catástrofe» en hebreo. No hemos visto esta película, estrenada en 1985. Simplemente, nos hemos encontrado a Lanzmann en nuestra excursión de todos los días por la información y la opinión de las personas.

Tiene razón Lanzmann, pensamos, no sabemos adónde vamos, pero es que tampoco podemos saberlo. Como hemos leído a Koldo Saratxaga, hemos pasado a centrar la atención y la energía en saber adónde queremos ir y cómo.

El resultado de la siembra no lo conocemos, pero la semilla que sembremos podemos no sólo conocerla, sino producirla y sembrarla de la forma que elijamos.

¿Qué te parece? A lo mejor, si nos has visitado más días, piensas que esto te suena. Tendrías razón en este caso. Y no es que estemos copiando a Koldo Saratxaga, pues son suyas estas ideas, sino que hoy, con las mismas que nos hemos despejado con el café, nos hemos espabilado los planteamientos con el Nuevo Estilo de Relaciones de Koldo Saratxaga.

Nos ilusiona y nos apasiona esta oportunidad para desarrollar un proyecto y unas relaciones. Pensando en esto, hemos leído las siguientes impresiones sobre el modelo Irizar, firmadas por Cristina Angulo y Pedro Gómez Damborenea en un artículo en Cinco días (ya que este periódico no incluye fechas tan avanzadas en su hemeroteca, nosotros lo tomamos de Navactiva, la web de los empresarios navarros). Está publicado hace unos años, por lo que verás que el asombro ante el modelo Irizar y su radical novedad no es de ahora:

«Esta cooperativa vende autobuses en todo el mundo desde el pequeño pueblo de Ormaiztegui (Guipúzcoa) y funciona con una curiosa filosofía. Su gerente, Koldo Saratxaga, es el adalid vasco del sistema de gestión de “reingeniería”, que, en definitiva, consiste en que “no hay horarios de entrada ni salida, no hay encargados y la palabra control está prohibida”.

“Se trata de mirar al cliente y no al jefe”, insiste Saratxaga, para añadir, en un tono coloquial, que los trabajadores “pueden salir de la fábrica para ir a recoger a los niños a la ikastola o a coger setas”. Ahora funciona de maravilla, pero no ha sido fácil convencer de las bondades de este sistema a la plantilla de una cooperativa que a punto estuvo de quebrar y que sufrió continuos cambios de gerente hasta la entrada de Saratxaga en 1991. “En un año, Koldo impuso un cambio radical en la empresa; no quería oír hablar de arriba y abajo, e insistía en la confianza y en la gestión horizontal para salir adelante”, asegura Pablo Sádaba, técnico de calidad de Irizar, en la que lleva trabajando 21 años.»

Volviendo a Claude Lanzmann, añade que «el futuro es sombrío y, por eso, en el inicio del siglo XXI pasamos el tiempo ocupándonos del XX. No hacemos otra cosa».

Pues también tendríamos que darle la razón si no tuviéramos a NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, porque un futuro que se imagina, se sueña con él, se diseña y se asume, es un reto. Nos lleva a estar con las pilas cargadas con la mayor ilusión, inclusive con la que está cayendo en general y nos cae a cada persona en particular.

Así que, imposible pensar en el pasado, lo leíamos a Koldo Saratxaga hace unos días:

«Ahora, más que nunca, el futuro no tiene nada que ver con el presente o el pasado».

«O cambiamos las organizaciones, las cañerías, o nos van a poner las cañerías otros».

Sería una buena iniciativa traducir al francés el libro de Koldo Saratxaga. Así, Lanzmann tendría una ocasión de inspirarse para hacer una película de solidaridad, cooperación y futuro.