domingo, 28 de febrero de 2010

«Muchas personas no han encontrado otra opción para vivir, pero al ver la filosofía de IRIZAR, primero piensan que estamos locos y luego se ilusionan»



«Muchas personas no han encontrado otra opción para vivir, pero al ver la filosofía de IRIZAR, primero piensan que estamos locos y luego se ilusionan».

Es una experiencia de Óscar García, de K2K emocionando. A la izquierda le ves en una fotografía en la revista SalesBerriak, del colegio de los Salesianos en Urnieta. Óscar está junto a Koldo Saratxaga desde hace tiempo.

Hoy compartimos contigo esta entrevista, hecha y publicada unos meses después de la publicación del libro de Koldo Saratxaga Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente, y de su traducción al euskera: Harreman estilo berri bat egiteko dagoen organizazioen aldaketarako.

De manera sencilla, Óscar García da un retrato de este estilo a través de las buenas preguntas que le plantean. Un estilo, nos dice, que en cada uno de sus rasgos no es una novedad, pues no hay un solo rasgo que en algún momento no haya sido propuesto como meta por parte de un empresario o en una organización empresarial.



Sin embargo, destaca Óscar, lo que diferencia radicalmente a un Nuevo Estilo de Relaciones es su potencial para pasar de las palabras a las realidades, con todas las consecuencias, es decir, su coherencia.

Nos ha gustado esta entrevista. La podemos entender por igual los mayores y los alumnos del colegio de los Salesianos, y además nos transmite ilusión. Es posible que al leerla te sientas identificado con la experiencia que comparte Óscar, pues por ti o por otras personas tal vez conozcas que un Nuevo Estilo de Relaciones nos aporta la energía y el conocimiento para barrer esquemas caducos y piramidales, y poner en juego nuestras capacidades, emociones, experiencias.

A partir de aquí nos queda un futuro por descubrir que, aunque no lo conozcamos, podemos casi tener la certeza de que nos hará sentirnos satisfechos si conseguimos que sea fruto de nuestra siembra de creatividad.

Un futuro en la línea del reto que plantea Óscar García cuando le preguntan por la misión que podrían afrontar los centros educativos: «Lo resumiría diciendo que su reto es preparar a los alumnos para poder ser felices, y descubrir sus recursos interiores».










sábado, 27 de febrero de 2010

Comprometidos en un proyecto común


K2K emocionando tienen su proyecto, que tienen y mantienen con mucha comunicación entre el equipo. De esta forma, cada proyecto que conducen recibe el beneficio de un gran equipo de personas. Personas que se suman a las de la organización para así avanzar todos en la misma dirección, comprometidos en un proyecto común.

«Proyecto común»: por más que oigamos estas palabras, a día de hoy, y con la cultura imperante del «ordeno y mando», es posible que no nos cansemos de oírlas y valorarlas como la mayor innovación empresarial de nuestra época.

Y si Koldo Saratxaga nos lo permite, también al mismo tiempo no dejamos de «estudiarle», como autor de esta innovación, y autor no sólo sobre el papel, sino en la realidad. Tal vez no es muy grato ser objeto de «estudio» continuamente, nunca se lo hemos preguntado a Koldo Saratxaga. Aunque en este caso —y en la experiencia que llevamos hasta ahora de escuchar personas, muchas más de las que alcanzamos a traer a esta página—, el estudio va acompañado de la sorpresa, el cariño, de sentimientos positivos, en resumen. Cariño decimos en lenguaje común, quizá un especialista hable con otro término. Significa un apego constructivo, aproximadamente.

Hace poco pensábamos en los pequeños emprendedores a quienes el modelo Saratxaga permite escoger con libertad. En el mundo de la empresa, a menudo, cuando se oye hablar de libertad surge el nerviosismo, dado que el «ordeno y mando» es la ley. Sin embargo, la libertad, según la facilita el modelo Saratxaga, equivale a poner los pies en el suelo, a ser realistas.

En cambio, el «ordeno y mando» significa también a menudo lo contrario. «El hábito no hace al fraile» (seguimos con el lenguaje común) y aunque se establezca una estructura de departamentos, despachos y etc., no surgirá automáticamente una empresa, es decir, un proyecto con raíces y futuro. Sí surgirá un coste de tiempo, de recursos y de desgaste de las personas por el hecho de clasificarlas y juzgarlas y no contar con ellas.

Adoptar una estructura organizacional flexible, donde todas las personas cuentan, y es posible el intercambio de experiencias y emociones, etc. permite poner en juego la energía humana en su totalidad, además de posibilitar a los protagonistas sentir el proyecto como suyo y encontrar la manera de ser eficaces, sentirse reconocidos y reconocerse a sí mismos como parte del proyecto común. En suma, hace que el proyecto avance, se consolide, sobre las bases más reales en las que puede consolidarse: las personas. Sólo por libre decisión se aportan los valores personales.

Si dispones hoy de unos minutos, te invitamos a ver el vídeo que tienen en EuskoSare de una clase de Koldo Saratxaga a los alumnos de Mondragon Unibertsitatea; son unos minutos de esta clase. Oirás hablar a Koldo de todas estas cuestiones que nos han hecho pensar hoy para llevar adelante nuestros proyectos, entre ellas, la libertad y crear unión entre las personas de un proyecto.








viernes, 26 de febrero de 2010

Compañeros de viaje


Uno de los fenómenos en desarrollo creciente que la crisis actual nos ha traído es el del «interim management», como suele nombrársele, es decir, la dirección interina o provisional en las organizaciones empresariales. Consiste en lo que su nombre indica: un directivo, del máximo nivel o intermedio, que ocupa temporalmente ese puesto en una organización. El porcentaje de directivos y ejecutivos que han perdido su empleo debido a la crisis económica ha puesto en el mercado más facilidades para que las empresas que desean evitar su cierre o reconducir su situación cuenten con un directivo de transición, como también se le llama al interim manager.

Esta modalidad directiva, poco conocida en estas tierras, nació en Estados Unidos durante la crisis de los años setenta, como refiere Pilar Ibarra, de Pragmata. En Estados Unidos no es ya desconocida y en los últimos años ha avanzado en el norte y oeste de Europa.

Desde hace un tiempo estamos siguiendo este tema quienes hacemos esta página, pues le vemos algunos puntos de conexión y otros puntos de divergencia con la actividad de K2K emocionando. Aproximadamente igual y diferente como la actividad de K2K con relación al asesoramiento empresarial.

Esta diferenciación tiene que ver con el carácter netamente innovador de los planteamientos y las acciones de K2K emocionando. Para comprenderlos mejor y conocerlos, tenemos el camino de tomar como referencia algo que ya existe, y por contrastes y parecidos con ello, llegar a entender y a servirnos de este radical avance empresarial que es un Nuevo Estilo de Relaciones. Esto es lo que hemos hecho nosotros en esta ocasión.

Hace un tiempo hablamos aquí de la labor de K2K emocionando como gerencia empresarial, puesto que, cuando así lo deciden las personas en las organizaciones empresariales asesoradas por Koldo Saratxaga y su equipo, uno de los miembro de K2K emocionando asume el lugar del Coordinador General del proyecto, su dirección general. Se trata de una situación limitada en el tiempo. Una oportunidad que suponemos cada organización aprovechará con miras tanto a asumir esta nueva cultura empresarial como a afrontar con competitividad el nuevo rumbo del proyecto una vez que finalice la etapa de viaje que hacen con K2K emocionando.

Lo cierto es que el liderazgo y el pilotaje que realizan K2K emocionando tienen poco que ver con la dirección ejercida por un directivo de una empresa piramidal, sea interino o sea de plantilla.

Las diferencias sustanciales empiezan en el punto de arranque. Mientras el interim manager llega por contrato a una organización, impuesto por el accionariado o el consejo de administración, K2K emocionando llega a una organización empresarial sólo por el voto mayoritario los trabajadores y trabajadoras de la misma, pues todos ellos serán los protagonistas de la nueva andadura de la organización.

En la revista del Instituto de Empresa, IE, puedes leer un artículo breve y claro sobre el interim management, escrito por Dirk Kremer, Socio-Director de Q Management de Transición, que ofrece un buen retrato de esta modalidad. Y la perspectiva desde la empresa contratante puedes visualizarla con ayuda del artículo de Aitor Díaz Lucas, de AD Consultores de Dirección y Estrategia, que encontrarás en la web de Navactiva, del Gobierno Navarro.

Además de las firmas dedicadas exclusivamente al interim management, o que lo ofrecen como uno de sus servicios, en casi todas las webs de empleo, al igual que en las redes profesionales como Xing o LinkedIn, vemos que jóvenes y no tan jóvenes ingenieros, economistas, etc. ofrecen su perfil como «interim managers»: en finanzas, compras, los llamados «recursos humanos» y hasta en la máxima responsabilidad.

El interim manager y el interim management son una buena ocasión para valorar el binomio libertad-responsabilidad con el que a menudo se nombra el Nuevo Estilo de Relaciones, el modelo Saratxaga. Mientras que la experiencia, aptitudes, sentimientos, conocimientos de un directivo interino ante un proyecto pueden ser importantes para una organización, el hecho de contar con todo ello por la vía de la pirámide, es decir, manteniendo una estructura ya caduca, ¿no supondrá que algo tan valioso como es una persona, con sus capacidades, directivas y de otro tipo, quede en gran parte inutilizado como motor del desarrollo empresarial?

Aquí queda la pregunta, que a nosotros particularmente nos lleva a la respuesta que dan K2K emocionando y un Nuevo Estilo de Relaciones a los nuevos retos que la economía global está trayendo a todas las organizaciones: grandes, medianas, pequeñas y micropymes, pues ningún tamaño queda al margen de la globalización.








jueves, 25 de febrero de 2010

Disfrutar


Hoy está en nuestra actualidad la invitación de Koldo Saratxaga a disfrutar con el trabajo que hacemos. Nos ha parecido casi el mejor «termómetro» para saber si la vida laboral va bien, es eficiente. Posiblemente sea el mejor indicador de que somos personas en el lugar donde trabajamos: si disfrutamos, nos sentimos de buen humor, con el ánimo ágil para superar contratiempos, preparados para asumir nuevos retos... son las emociones y las realidades que se nos vienen a la mente al pensar en un trabajo en el que nos sentimos bien. Y entonces ya no lo llamamos exactamente «trabajo», por las connotaciones negativas que puede sugerir esta palabra:

«Estamos en entornos laborales durante decenios sin saber nada del otro. No conocemos a nuestros compañeros de trabajo. Sabemos que es del Atletic, que veranea en Lekeitio y que tiene dos hijos. Punto. El “ganarás el pan con el sudor de tu frente” nos ha lastrado para toda la vida. ¿Por qué no disfrutar en el entorno de trabajo?

[...] Para disfrutar primero hemos de saber lo que queremos. Quiero dinero y prestigio o quiero un lugar donde realizarme como ser. ¿Qué quieres, fichar en una multinacional para poder decir “yo trabajo en el...”, aunque sea cualquier cosa, o trabajar en una Pyme pequeña en la que haces de todo, colaboras, compartes, aprendes, creas…? Es indispensable saber lo que queremos. No nos quejemos después que soy un pringado que trabaja catorce horas al día. Se nos educa en crecer sin límite, en tirar en la pirámide para arriba como locos.»

Buena reflexión, y valiente, la que nos hace Koldo, ¿verdad? Realizarnos como seres. Enseguida se nos vienen a la mente quizá unas cuantas objeciones: es que ya no tengo la ilusión del principio, como nos decía un comercial, excelente en su trabajo, o bien, el caso de las personas que, una vez que salen del lugar de trabajo, ya no saben qué hacer y quizá pasan el fin de semana tirados en un sofá deprimidos, como también nos contaba hace poco otra persona que imaginaba a sus colegas de la empresa.

Al escuchar a estas personas, no podíamos por menos de pensar que todo esto se encuentra a años luz de los planteamientos de Koldo Saratxaga, pues su dinamismo, el dinamismo del Nuevo Estilo de Relaciones, nos lleva a tener proyectos con cerebro y tripas. Por tanto, proyectos con vida propia, en continuo crecimiento, en los que asumimos oportunidades y retos, y no tenemos ni un segundo para el aburrimiento.

Una gran técnica es la que comparte Koldo Saratxaga cuando nos dice que para saber si las personas en Irizar estaban contentas, se fijaba en sus caras. Podemos entenderlo como un fruto de las muchas horas de comunicación y de su compromiso con las personas.

¿Se miran a los ojos las personas en las organizaciones? ¿Se hablan y comunican? Una persona que haya caído en una organización jerárquica al uso habrá comprobado que no es esto lo que se vive allí. ¿Cómo unas personas que tienen que conseguir metas juntas no se hablan y se ponen de acuerdo? En estos casos las personas no se consideran personas, seres racionales, sino seres que obedecen a procesos y procedimientos establecidos. Ambos, procesos y procedimiento, suplen lo que en una organización basada en las personas consigue determinar e impulsar una fluida y poderosa comunicación interna entre todas las personas, pues ellas son quienes van a hacer realidad los logros.

Nos ha inspirado mucho Koldo con este impulso para que nos unamos más y disfrutemos más. Lo compartimos contigo hoy porque así compartimos una realidad siempre actual en K2K emocionando. Esto puedes leer en su web:

«Un nuevo estilo de relaciones nos lleva a crear un proyecto común y a disfrutar de un éxito compartido. A todas las personas nos gusta el éxito.»

Son incontables las veces que Koldo Saratxaga habla de disfrutar. También son incontables las veces que una persona dice que ha disfrutado en una charla de Koldo, leyendo algo suyo, conociéndole, con un logro en un proyecto basado en las personas... Hoy hemos visto bastantes expresiones en este sentido y hemos pensado que sería buena idea compartirlo en esta página, así que nos hemos puesto a prepararla para compartirla próximamente.

Hoy queríamos llamar tu atención hacia este tema, con los más intensos deseos de que sirva como motor de tu bienestar personal y de eficiencia organizacional. Y lo dejamos en intermedio, no terminado, con una propuesta de Koldo Saratxaga a los líderes de un proyecto:

«Que disfrute y haga disfrutar con las relaciones.»

Por su contenido solidario y colaborativo, y por conducirnos a poner creatividad para conseguir buenas relaciones, buen clima organizacional, hoy esta propuesta la tomamos como un impulso para nuestro día. Como siempre, te proponemos compartir la experiencia de esta buena siembra para tu proyecto.








miércoles, 24 de febrero de 2010

«Este modelo organizativo de Koldo Saratxaga y su organigrama, rompedores e innovadores, están pasando a ser referente de la teoría organizacional»


Egun on, buenos días y bienvenido, bienvenida-ongi etorri! ¿Qué te decimos hoy de Koldo Saratxaga, de todo K2K emocionando? Si hace unos días la noticia era que no había noticia, por los mismos motivos podemos decir hoy que toda la actividad de este equipo es una noticia de última hora y un avance de vanguardia. Así nos lo parece pensando en que hay personas empeñadas en crear relaciones y comunicación en las organizaciones empresariales, en despertar sus muchas capacidades y aprender a pescar por sí mismos para hacer avanzar sus proyectos.

Esta crisis económica, que tan dura está resultando para muchas personas y familias que se ven privados de trabajo, nos está mostrando lo privilegiados que somos en este primer mundo, lo dependientes que nos volvemos de todo aquello con lo que hemos construido nuestra comodidad.

Éste es otro de los motivos por los que nos gusta el modelo Saratxaga, porque nos saca de la comodidad de actitudes y planteamientos como los de delegar en manos ajenas asuntos incluso importantes en nuestras vidas.

¿Cómo salimos de la comodidad? Entre otros caminos, con un organigrama dinámico que hace desaparecer las jerarquías y los compartimentos estancos. En otras palabras, con libertad y responsabilidad. En este tema estábamos, por su actualidad indiscutible, pues forma parte del día a día de toda persona si se tiene libertad o no se tiene, o se tiene en determinado grado, y lo mismo la responsabilidad. Lo hemos visto en la página de Carlos Giménez, dedicado a algo que nos suena muy exótico: gastronomía molecular, aunque forma parte de nuestra vida cotidiana, de numerosos alimentos en conserva. Esto escribe Carlos Giménez sobre el organigrama dinámico y el modelo Saratxaga:

«Las pirámides jerárquicas con compartimentos estancos no caben en un nuevo estilo de relaciones. El organigrama dinámico representa plásticamente que el proyecto es común y el resultado, el éxito, será compartido por todos porque todos han trabajado por conseguirlo. También refleja el caos organizado que son las organizaciones según este nuevo modelo organizativo de Koldo Saratxaga. Este modelo de gestión y su organigrama, rompedores e innovadores, están pasando a ser referente de la teoría organizacional, aunque sin perder su carácter innovador porque el salto a la práctica aún no se ha producido en el mismo grado que su difusión teórica.»

Esto último no es el caso de Carlos Giménez, pues es un emprendedor que diseña su iniciativa empresarial según los planteamientos de Koldo Saratxaga y de Ricardo Semler. Lo indica también en su página.

En su experiencia vemos que los sueños y proyectos que tenemos son nuestra creación personal, nuestro producto. Definirlo requiere un tiempo. Hace dos días veíamos el caso de Irizar. Hoy hemos visto algunas referencias a este proceso en este joven emprendedor, que por libre decide asumir el modelo Saratxaga.

Pero además de ser nuestra creación, deben convertirse en eso que se llama «empresa». ¿Cómo conseguirlo? Este joven emprendedor, lejos de guiarse por convencionalismos, ha decidido seguir construyendo su propia creación también en el modelo de empresa. Y esto se lo permite un modelo como un Nuevo Estilo de Relaciones. Lo explica al final de esta presentación que hemos leído encantados:

«Estas metas no son axiomas y se harán de una manera gradual, razonable y posibilista. Lo que no queremos es volver a caer en una vorágine empresarial sin aplicar ideas empresariales que se estudian en la universidad y nadie aplica como tratar de introducir el mundo vital en la tecnoestructura de la empresa. Ideas que son del seminario de empresa y humanismo de la universidad de Navarra, de mi experiencia anterior con Rivendel, área de juego, que de la nada facturó un millón de euros al año y, sobre todo, la apuesta personal de Ricardo Semler y Koldo Saratxaga que son modelos de gestión de éxito, pero que pocas empresas tienen valor de implantar.»

En estos días hemos visto también el vídeo de la participación de Osane Gandiaga en el I Foro de Empresas Creaktivas (en el blog de Mikel Agirregabiria), un foro en el que también participó Koldo Saratxaga. Osane confesaba con sencillez que era la primera vez que hablaba en público de su experiencia empresarial y que se sentía nerviosa. Trataba de leer su guión, al parecer repartido en varios folios, hasta que en un momento de su exposición decidió prescindir de ellos y hablar como le saliera según lo que pensaba. Esta iniciativa fue aplaudida por los asistentes, incluido Koldo Saratxaga, a quien le oímos en este vídeo comentar que había animado a Osane desde un principio a expresarse así.

Todo esto nos ha llevado a proponernos que hoy sea un buen día, vivido con nuestra diversidad y caminando con lo que sentimos, como diría Koldo Saratxaga. Te invitamos a compartir esta experiencia.


La fotografía la hemos tomado de un dosier de Amalur Fundazioa-Fundación Amalur (Laudio-Llodio) http://www.fundacionamalur.org/pdf/Informe%20Econom%C3%ADa.pdf








martes, 23 de febrero de 2010

«Koldo Saratxaga, autor de unas líneas de dirección reconocidas por todos como fuentes de Mejores Prácticas»


En esta fotografía ves a Koldo Saratxaga entre algunos integrantes del Comité Organizador del IV Congreso de Directivos de Atención Primaria. A la izquierda, el Director Gerente de Comarca Gipuzkoa Ekialde, Eduardo González Lombide. A su lado, el Consejero de Sanidad del Gobierno Vasco entonces, Gabriel María Inclán Iribar.

Esta cita científica se celebró en Donostia, en 2001, con el lema «Pon un marco a la Calidad». Invitaron a Koldo para impartir la conferencia inaugural prevista en el programa. El modelo Saratxaga o modelo Irizar se había afianzado ya entonces como una inspiración para directivos deseosos de situarse en la vanguardia de las llamadas «mejores prácticas» de liderazgo, no ya de dirección o gestión, al igual que de protagonismo y participación de las personas en las organizaciones.

Así lo expresaban entonces los responsables de la Organización Comarca Gipuzkoa Ekialde. De su web hemos tomado la foto que compartimos. Está en el capítulo «Liderazgo» de su Memoria EFQM, que comienza con estas palabras que sitúan a Koldo Saratxaga como una de las claves que las personas de Gipuzkoa Ekialde han tenido para proyectar su cambio organizacional:

«La implantación de las actividades iniciadas al amparo del primer y segundo plan estratégico, ha requerido de un estilo de dirección diferente al tradicional que imperaba hasta 1997. Relacionar el éxito de la OCGE con el cumplimiento de su Misión ha propiciado unas prácticas de dirección alineadas con los conceptos más vanguardistas preconizados por Hall y desarrollados por Aduriz y Saratxaga, autores de unas líneas de dirección reconocidas por todos como fuentes de Mejores Prácticas.»

La relación de Koldo Saratxaga con organizaciones del sector de la Sanidad es también muy amplia en el tiempo. En esta página hemos compartido, por ejemplo, la participación de Koldo en las V Jornadas de Gestión y Evaluación de Costes Sanitarios, celebradas el año anterior a este IV Congreso de Directivos de Atención Primaria que hoy compartimos, el 2000. En esta ocasión, Koldo formó parte del panel «Experiencias prácticas de calidad en otros sectores» y su charla se tituló: «Experiencia Irizar: un modelo basado en las personas»

Y otro ejemplo compartido aquí es la participación de Koldo en la Jornada Hospital de Basurto: 100 Años Innovando, que se llevó a cabo dentro de la XIV Semana Europea de la Calidad, en noviembre de 2008, con el tema de fondo de la innovación y la calidad en la gestión. En la revista del hospital leemos un sustancioso esquema de la charla de Koldo, que comienza así:

«Koldo Saratxaga, en una brillante y amena ponencia, destacó la importancia de las personas como “motores” de las organizaciones, en quienes radica la esencia de la innovación y la “creatividad”.»







lunes, 22 de febrero de 2010

Modas empresariales y cambio organizacional


«Lejos de cualquier moda empresarial, Koldo expuso la necesidad de entusiasmar revolucionando la tradicional forma de aceptar las reglas de juego de las empresas actuales, en las que la pirámide organizacional corta la libertad y creatividad de las personas y desaprovecha gran cantidad de talento, porque la toma de decisiones se encuentra exclusiva y unilateralmente establecida en los órganos de dirección y mandos intermedios.»

Hoy hemos leído estas líneas que ves a la izquierda. Están en la web de Abartia Team, en un post de Susana Izquierdo. Se refieren a una charla de Koldo Saratxaga. Nos han inspirado para empezar la actividad de la semana.

Nos hemos fijado en esto por el interés que tiene para evaluar nuestra forma de llevar adelante el proyecto que llamamos empresa, tanto en lo importante, que es la siembra de futuro, como en lo urgente, que es la respuesta diaria al mercado y a las múltiples atenciones que demanda un empresa.

Koldo ha conducido nuestra atención hacia impulso que a veces tenemos de sumarnos a una moda con la esperanza o el deseo de que «nos resuelva la vida» empresarial o parte de ella, a modo de fórmula mágica, en la confianza de que si es algo nuevo nos valdrá, etc. Es decir, sin mucho conocimiento de esa moda, ni de los frutos que puede dar en nuestro caso concreto y quizá movidos más por convenciones, el qué dirán, etc. que por otra cosa.

Las modas son indicio de necesidad de cambio. Pero ¿hasta dónde llega la necesidad de cambio? Hay modas en cuestión de pintura para las paredes, por ejemplo, o en recibir a los recién contratados...

También sucede a la inversa: no es raro que se asocie el cambio a la moda y la fugacidad, con frutos escasos o nulos, y por ese motivo empresas y personas se cierran a los cambios con total desconfianza.

Lo que hoy nos inspira Koldo Saratxaga es que si hemos de cambiar porque nuestro proyecto no marcha o porque puede marchar mucho mejor y debemos asumir esa oportunidad y ese reto. En consecuencia, tenemos que atrevernos y decidir cambiar en toda la extensión de esta palabra, revolucionar nuestro proyecto de arriba abajo, lejos de aplicar parches.

Para muestra, un ejemplo de Koldo en Irizar que hemos tomado de la web de Casos de gestión avanzada de Innobasque. Koldo Saratxaga habla aquí uno de sus encuentros cotidianos con las personas de Irizar:


«Lo que hice yo fue reflexionar con la gente de aquí, que cuando llegué estaban bastante avanzados en el diseño de un autobús urbano, y hacerles preguntas..., ya sabes, la técnica de los porqués... Al tercer porqué ya no era capaz de responderme ninguno. Hay pocas cosas que se mantienen después de tres porqués y casi ninguna después de cuatro, si no están perfectamente sustentadas por una estrategia. En este caso, las respuestas a mis preguntas ¿por qué debemos tener un autobús urbano? —porque lo tienen todos— y ¿por qué hemos de tener lo que tienen todos? —mmmm...—, dejaban ver que no había una estrategia clara detrás de una actividad a la que estábamos dedicando importantes recursos.»


No sabemos qué balance harás personalmente de la lectura de estas líneas. A nosotros nos dicen, en resumidas cuentas, que la mejor oportunidad de la que disponemos constantemente somos nosotros mismos, las personas de las organizaciones, y que hemos de buscar nuestro propio proyecto. Para ello, a veces quizá necesitemos no temer a los cambios necesarios ni a rechazar las modas.

La lectura de todo el caso es para disfrutar. Corresponde a la historia de la cooperativa Irizar basada en las personas, a los cinco años y medio de la llegada de Koldo Saratxaga, en mayo de 1997.








domingo, 21 de febrero de 2010

El éxito conseguido en etapas ininterrumpidas de logros


«Perdonad mi inmodestia, pero me creo capaz de liderar, de motivar a personas para que se sientan ilusionadas, incluso apasionadas, con eso que se llama trabajo basándome en las ideas que os he expuesto; pero, de verdad, no sabría cómo hacerlo si no hubiera manera de que vieran lo que logran al utilizar sus capacidades e ilusiones.

El orgullo y el éxito hay que alimentarlos con logros eficientes, cuando son parte fundamental de la continuidad y, por tanto, del futuro.

Me parece un error estratégico no dedicar tiempo, cariño y recursos a que todas las personas sepan y participen al máximo de toda la información económica cuando van a estar cuarenta años en una actividad marcada por lo económico. Y más, cuando, no lo olvidemos, en su vida particular, estas personas están cada día moviendo dinero y gestionan su presupuesto familiar, inversiones en coches y viviendas. Y algunas se manejan con estos conceptos en responsabilidades y actividades ajenas a la empresa.»

Si Koldo Saratxaga visitara hoy esta página, nada más ver cómo empieza, podría hacer clic con el ratón para cerrar la ventana o para pasar a otra página web, pues estas palabras son suyas, están en su libro Un nuevo estilo de relaciones para el cambio organizacional pendiente y además de haberlas escrito, las lleva a la práctica desde hace décadas. Pero nosotros no somos Koldo Saratxaga y sí tenemos muchos motivos para dedicar tiempo a elaborar esta página leyendo sus escritos, conociendo sus experiencias, viendo los vídeos de sus charlas... El resultado de puertas afuera será esta página que compartimos contigo y que, por lo general, supone unos 5 minutos de lectura, 5 minutos en un lapso de 1.440 minutos que tiene un día, ya que esta página se renueva diariamente.


Hoy nuestra actualidad consiste sencillamente en invitarte a que te pongas estas gafas invisibles que te ofrecemos (- - -) (las de dentro del paréntesis) y enfoques hacia la conexión de palabras e ideas con las realizaciones, ya que, si existe algo arrolladoramente energético en Koldo Saratxaga y en el estilo que comparte con personas y organizaciones es su inigualable capacidad para poner por obra proyectos, y proyectos que incluyen tanto sentimientos, ideas, actitudes como patrones de eficiencia económica. Y esto, además, realizarlo en el marco de lo que se llama «empresa», lo cual redunda en empleo y riqueza, para la sociedad y para las personas directamente implicadas en un proyecto empresarial.

Hay otros caminos y algunos excelentes, todos dignos de respeto, a nosotros nos gusta éste de Koldo Saratxaga porque nos permite las mayores oportunidades, en número, especie y calidad. En consecuencia, hacer esta página o leerla, no queremos que sea venir a hacer o leer palabras, sino tomar la autopista a la realidad.

Como sabemos que a Koldo Saratxaga no le acaban de gustar los elogios que le ponen en un pedestal y le alejan de las personas, que crean distancias y cortan relaciones, añadimos estas palabras que hemos leído en ¿Sinfonía o jazz?, cuando Koldo le dice a Luxio Ugarte:

«El concepto de “seguir” no sé si es muy válido, me parece más correcto decir que, tal vez, hay muchas personas que creen en mí. Me siguen..., van..., sí, creen en mí y en lo que estamos intentando comunicar, o lo que encierra el modelo Irizar. Creen en Irizar y en que Koldo tiene ideas, que cree en ellos, que les dedica tiempo, ilusión y que, hasta ahora, acierta; pelea por ellos, es coherente y por todo esto, estiman que es una persona en la que pueden confiar y por eso mismo puede asumir la responsabilidad que le han dado; llámale líder, llámale coordinador. Yo creo que lo que tienen que percibir y constatar es que estoy a su servicio, que creo que es una de las principales funciones de un líder. Son los demás los que hacen y, por tanto, los que deciden quién es el líder.»

En su forma de llevar el día a día de las organizaciones empresariales, Koldo Saratxaga propone metas semanales. Buen día hoy para acercarnos a este aspecto, cuando es probable que la generalidad de las personas pensemos en la semana que empieza mañana. Administrar el tiempo y las expectativas de forma eficaz es una clave importante del éxito, esto nadie lo dudamos.

De manera que nos hemos inspirado en Koldo Saratxaga y nos propuesto hacer un pequeño proyecto de semana segmentando los grandes encargos que tenemos o las grandes tareas en «packs» que consigamos cada día.

Compartimos contigo como una estrategia operativa sencilla, por si te apetece hacer la experiencia. La sensación de logro, alimentada diariamente a lo largo de la semana, creemos que formará parte de la buena siembra que queremos hacer, la misma que deseamos en tus proyectos.

Bihar arte, hasta mañana!








sábado, 20 de febrero de 2010

Rebelión


Bienvenido y bienvenida visitante: enhorabuena por tu visita. Si estás aquí, es porque en algún espacio de ti hay lugar para la idea de que los seres humanos somos personas libres, capaces de ejercer la libertad con responsabilidad, que existen realidades como la unión, la cooperación, la comunicación. Enhorabuena, porque es posible que presentes una excelente salud empresarial, psicológica y ética —y no seas un jefe tóxico orientado a buscar el enaltecimiento de tu ego por parte de las personas en tu organización—. Y enhorabuena porque es posible que seas una persona que sueñas despierto y quieres hacer realidad tus sueños.

Hoy sábado, día dedicado por lo general a reforzar nuestro estado físico, mental y emocional, nos ha venido a la mente que el estilo de Koldo Saratxaga es muy muy sano.

Con relación a la responsabilidad y a la libertad que han estado estos días atrás en nuestra actualidad, casi podíamos sentirlas como oxígeno mental y emocional, una vía para ver a nuestro alrededor personas adultas —y vernos a nosotros— que no necesitan controles, pues entre quienes están vinculados a un proyecto existe una comunicación ininterrumpida que nos permite compartir el día a día.

La ilustración de nuestra página es, como podrás ver, el esquema del estilo Saratxaga traducido al catalán. Lo hemos tomado de la detallada y amena crónica de Manresa Innovadors sobre la «Jornada d’estratègia empresarial. Un nou model d’empresa basat en les persones: Koldo Saratxaga». En ella recuerdan algunos párrafos de la reseña que Jokin Alkorta escribió acerca de ¿Sinfonía o jazz? De ella nos siguen llamando la atención estas palabras (entre otras):

«“A los siete años comenzó mi rebelión personal contra el ‘poder’, contra la imposición y ese tener que hacer o creer porque sí” [dice Koldo Saratxaga]. Desde la experiencia más inmediata, y tomando una referencia positiva y otra negativa, se nos expresa aquí de forma reconocible el concepto vasco de Burujabetza, que se basa, precisamente, en esa libertad responsable y solidaria, en el valor del trabajo como finalidad social, y el rechazo a la dominación por la fuerza y a toda forma de imposición. [...]

“Al final si quieres cambiar algo es necesario elegir entre dos caminos; el que te conduce a una guerra abierta y frontal contra la sociedad de consumo y los poderes establecidos y por lo tanto, cruenta y en desventaja, o te decides por trabajar para mejorar la situación desde dentro del mundo de las organizaciones industriales” [afirma Koldo Saratxaga]. El espíritu de rebelión frente a las organizaciones de tipo verticalista y centralista, donde el poder de decisión y la información es patrimonio de unos pocos, y el espíritu comunitario, derivado de su propia experiencia, son los dos ejes que le llevaron a aceptar y acrecentar los planteamientos derivados del modelo cooperativista.»

No sólo Jokin Alkorta comparte el lado de rebelión que existe en Koldo Saratxaga y en su estilo de gestión. Esto escribía, por ejemplo, Koldo Aldai:

«Se rebela ante lo impuesto y lo caduco, ante quienes sólo repiten esquemas de dependencia del ayer, ante quienes sucumben a la monotonía, ante quienes siguen ignorando al hombre que se esconde detrás de cada trabajador… Se rebela, jura y perjura, pero a la vez crea con sorprendente facilidad un ambiente de cercanía, franqueza y mutua comodidad.

Se comulgue o no con su pensamiento revolucionario, nadie dudará que Saratxaga se entrega por entero a cada instante. Sabe que su destino es poner todo patas arriba. El caso es que ha triunfado en su rebelión.»

La responsabilidad y la libertad que están ocupando el primer plano de nuestra página en los últimos días nos han transmitido, además de la sensación de ser oxígeno, la imagen del modelo Saratxaga como una revolución profunda del modelo jerárquico.

Una rebelión de todos, de los llamados «jefes» y de los llamados «trabajadores». Se nos está ocurriendo que, de acuerdo con el estilo Saratxaga, un «jefe» podría rebelarse y decir a todos los «trabajadores»: «¿Queréis que yo solo cargue con la responsabilidad de decidir lo que hay que hacer y la forma de hacerlo para responder satisfactoriamente al cliente, y de esa manera garantizar además vuestros puestos de trabajo?». Y haría muy bien en decir esto, pues, si esa fuera la actitud de los «trabajadores», en cierto modo se parecería a querer jugar en una tómbola con una sola papeleta y pretender ganar el premio. ¿Es que el «jefe» reúne el conocimiento de todos los oficios y profesiones de todas las personas, sus experiencias, sus aptitudes, sus sentimientos?

Esta reflexión nos permite una doble dirección, pues también las personas que nos planteamos la vida laboral como «trabajadores», con toda la responsabilidad que ello representa —y la ambición incluso, en estos momentos—, debiéramos buscar y encontrar el jefe o el cliente que nos permitan ser personas.

La remuneración económica es una parte importante del trabajo, pero no lo es todo, pues las relaciones y las oportunidades de evolución física, mental y emocional, como facilita el estilo Saratxaga, son casi imprescindibles, por la sencilla razón de que somos personas y no simple fuerza de trabajo.

Acerca de todo ello trata Koldo Saratxaga en su libro Un nuevo estilo de relaciones, con palabras de Sixto Jiménez Muniain:

«A este respecto, hay una clara idea de Sixto Jiménez Muniain en su reciente libro Cuestión de confianza, donde indica:

“Como he podido comprobar ampliamente, una vez que nos consideramos razonablemente pagados, la motivación depende de la oportunidad que se nos brinda de hacer y lograr, del reconocimiento que se hace de nuestra entrega y resultados, y del nivel de confianza y apertura que exista en la organización en la que trabajamos. Esto es así en mayor grado cuanta mayor es la calidad psicológica de la persona porque siente una demanda interior de autorrealización e identidad que la organización le da la oportunidad de satisfacer”. [Sixto Jiménez Muniain, Cuestión de confianza. Más allá de la inteligencia emocional, Madrid, ESIC, 2006]

Sin embargo, de acuerdo con mi experiencia, tengo que decir que son muchas las organizaciones que suspenden en estos aspectos. También tengo que decir que cuando me llaman y profundizo en el tema, no encuentro grandes resistencias a realizar el cambio. Es como si ya estuvieran incómodos, pero no supieran cómo empezar a solucionarlo. Pero no creo que se obtengan buenos resultados si sólo se acometen soluciones parciales y si continuamos con la cultura del parcheo.»

Hasta mañana, bihar arte, te deseamos un saludable fin de semana!








jueves, 18 de febrero de 2010

¿Cola de león? ¿Cabeza de ratón?


A lo largo de 2009, como de 2008, se ha desarrollado el Foro de Experiencias Saratxaga. Ha consistido en diversos encuentros en los que organizaciones con un Nuevo Estilo de Relaciones han compartido su experiencia con otras organizaciones que deseaban adoptar esta cultura organizativa. Este Foro ha formado parte de la actividad del Departamento de Promoción Económica de la Diputación Foral de Bizkaia, en el que se han unificado los de Empleo y de Innovación, y sus actividades se estructurarán en los servicios de Promoción (encabezado por José Ramón Ipiñazar) y de Innovación (encabezado por Eva Armesto). En una breve memoria de actividades que comparten desde el Foro Ítaca leemos:

«El desarrollo del programa de apoyo a proyectos orientados a personas del Departamento ha sido exitoso en 2009, donde se han aprobado 26 proyectos en otras tantas empresas (4 de Koldo Saratxaga y 4 de Eva entre ellos).

El seguimiento de estos proyectos ha sido personalizado por parte de BAI y del Departamento, por medio de equipos de trabajo que luego se cruzaban la información.

El Decreto que apoya a este tipo de proyectos se va a mantener en 2010, a la vez que se intentan difundir y divulgar los resultados alcanzados en los proyectos terminados.»

Hoy estábamos pensando que en K2K emocionando la noticia es que no hay noticia y que esto es una noticia espectacular para nosotros, según la sensibilidad desde la que se hace esta página, que tiene la finalidad de compartir las noticias, el día a día de Koldo Saratxaga, de todo K2K emocionando: Ainara, Jabi, Joana, Koldo, Óscar, Pablo y Peio.

Es una noticia espectacular porque significa que el Nuevo Estilo de Relaciones es una realidad en las 16 organizaciones que quieren tenerlo como cultura empresarial. También las ideas y los sentimientos son una realidad desde esta perspectiva, ya que todas las ideas, emociones, propuestas, etc. que integran el nuevo estilo de relaciones están orientadas a hacer realidad proyectos basados en las personas con este Nuevo Estilo de Relaciones.

Ésta es la noticia, el éxito de las organizaciones en seguir adelante en medio del contexto externo tan adverso que tenemos hoy. El avance se produce con confianza en las personas, lo que, más que una noticia, es una innovación radical.


Cuando una persona llega a una organización empresarial que se rige por la cultura imperante jerárquica y de departamentos, pregunta o le dicen cuál es «su» sitio, «su» trabajo, «su» horario, etc. Pero cuando llega a un Nuevo Estilo de Relaciones se encuentra con que tiene un cometido, la cola del león, y rápidamente conoce a todo el león: el proyecto y todas las personas que participan en él.

Descubrimos que el esfuerzo personal tiene el sentido de hacer avanzar el esfuerzo común. Produce orgullo pertenecer a un proyecto que compromete a tantas personas, cada una de ellas valiosa, un proyecto que demuestra su solvencia en una trayectoria con futuro. ¿Somos cola de león, cabeza de ratón, o alguna de las variaciones que se puedan hacer con estas conocidas fórmulas que se oyen de vez en cuando? En suma, queremos ser felices, tanto el dragón, como el león o el ratón.

Ésta es la meta que nos inspira Koldo Saratxaga hoy, cuando leemos esta innovación:

«Hemos de pasar del “mi” al “nuestro”. Ya no es mi despacho, mi mesa, mi ordenador, mis clientes…. Nos apropiamos de cosas porque estamos o nos sentimos en un nivel de estatus superior. No soy amigo de este tipo de expresiones: “mi gente”, “los de abajo…” Es importante poner el posesivo en plural. Somos uno más en el seno del grupo. Nos apropiamos del trabajo grupal con una facilidad asombrosa. “Como son “míos”…, yo puedo decidir por ellos.” Es una locura que responde a unas ansias surgidas de un modelo educativo erróneo.»

Tal vez para compartir con la sociedad y el mercado un pincho de tortilla de patata (como los de la fotografía, que hemos traído de Cotizalia) sea suficiente con mostrar una imagen como ésta y con el boca oreja que diga que es un buen pincho.

Los sentidos se dice que son la primera etapa del conocimiento, el más básico y primitivo. Todos tendremos la experiencia de ver bebés de meses en la etapa en que su medio de conocimiento es llevarse todo a la boca.

Las innovaciones organizativas y sociales sorprenden, desafían nuestra confortable seguridad en creer que ya sabemos lo suficiente, retan el afán de superación que tengamos, no parece fácil aceptarlas en un principio. Pero cuando llegan al cerebro y a las tripas, es al revés, nos parece poco el tiempo que tenemos para asumir todas las oportunidades que nos facilitan, ni nos acordamos del camino que hemos dejado atrás. Como el caso de este directivo que refiere Koldo Saratxaga en su libro Un nuevo estilo de relaciones:

«Ahora es fácil saber cuál es mi manera de actuar, con sólo leer ¿Sinfonía o jazz? Por lo tanto, le invité a leer el libro y a que, después, volviéramos a hablar sobre su interés en aplicar mis ideas y sentimientos en su organización.

Pasadas dos semanas me llamó para decirme que estaba de acuerdo, que necesitaría tiempo para ir asumiendo esta nueva cultura, pero que estaba convencido de que era el cambio que su organización necesitaba. Recuerdo ahora con qué insistencia me decía entonces que comprendiera que debía ser un cambio gradual, poco a poco. Insisto en esto porque a los pocos meses, él mismo ya me urgía a aumentar el ritmo de implantación.»







miércoles, 17 de febrero de 2010

«Un tomate recién sembrado no puede cogerse al día siguiente. Hay que esperar»


En el Foro empresarial de Galdakao, «Seamos competitivos, nuevos caminos ante la crisis», afirmaba Koldo Saratxaga: «La capacidad emprendedora es una habilidad práctica, comprende conocimientos instrumentales para crear, ejecutar, competir, pero es mucho más que eso, es una disposición activa ética que nos abre a una sensibilidad que empatiza con los otros seres humanos».

Hoy el día nos ha traído la oportunidad de comprender el estilo Saratxaga en estas palabras. Innovar: pero no innovar por innovar, lógico, ¿verdad? —aunque quizá no tan lógico, pues parece necesario proclamarlo en los foros de innovación, como así lo hizo en el Cicle d’Innovació del CIDEM Josep M. Albaigès, vicepresidente honorario de la asociación cultural Mensa, compañero de panel de Koldo Saratxaga en aquella convocatoria—.

Innovar empatizando con las personas: es lo que nos propone Koldo Saratxaga. No sólo pensando en ellas, ni sólo programando lo adecuado según la ética, sino sintiendo con las personas, captando sus emociones, anhelos, ilusiones... La respuesta a las emociones puede tener la forma de innovación.

Koldo comparte la expresión de este pensamiento con Ricardo Román Toro, un inquieto consultor chileno, volcado en fomentar la capacidad emprendedora de las personas y las organizaciones. La empatía emocional como brújula de la innovación y fuente de conocimiento la encontramos en Koldo Saratxaga y en Ricardo Román.

Que la innovación se traduce en realizaciones es otro pensamiento que vemos compartido por más de un relevante asesor empresorial. Esta mañana lo oíamos decir a Guido Stein, profesor de la IESE Business School, en el vídeo de un desayuno de trabajo organizado por la SPRI. Presentado por Mauri Lazkano, Director General de la SPRI, Stein tituló su charla: «La hormona de la innovación en las organizaciones».

La innovación como realidad de respuesta emocional, tal como comparte Koldo Saratxaga, supone primero saber identificar la necesidad, la emoción, etc. que existen y que hay que satisfacer innovando. En su libro La aventura del liderazgo, Guido Stein, que, al igual que Koldo, identifica la innovación con realidades, sostiene: «A menudo, la ceguera que impide ver la solución procede de una patología directiva previa, que consiste en la falta de talento para identificar el verdadero problema».

En lugar de «falta de talento», Koldo se inclina por elegir «empatía», en esta idea sobre innovación y emprendizaje que comparte en el Foro Empresarial de Galdakao. Empatía con las personas y con la realidad.

Hoy nos hemos encontrado esta empatía con la realidad, con el factor tiempo que necesita un proyecto, en una de las iniciativas de Inguralde. Con palabras de Koldo Saratxaga, Inguralde comparte con las empresas a las que asesora:

«Las personas que tenemos huerta, las que hemos vivido en el campo, sabemos que un tomate recién sembrado no puede cogerse al día siguiente. Hay que esperar. Koldo Saratxaga»

Esto lo entendemos todas las personas, no entra en el terreno de los debates retóricos, sino que nos sitúa de lleno en la realidad, la realidad que es el terreno donde germinarán o no nuestras realizaciones.

Inguralde también trabaja con el talento de empatizar con la realidad para identificar lo que denomina «despilfarros», mediante «una metodología práctica, basada en la creación de equipos para identificar, analizar y corregir los despilfarros materiales e inmateriales». Su acción dinamizadora no sólo se desarrolla en Barakaldo, sino que establece relaciones de colaboración con otros territorios. En este caso con la comarca catalana de La Selva, en cuya web La Selva Coopera hemos estado disfrutando de estos materiales, en materia de metodología y recursos, preparados para un taller de formación. En sus aportaciones nos ha encantado encontrar a Koldo Saratxaga como inspiración.

Nos gusta también pensar que a la vez que estamos pendientes del reloj cada día, podemos ir consiguiendo consistencia en nuestros proyectos, empezando por tener una perspectiva de futuro.




Fotografía: Semillas de tomate germinadas en cultivo hidropónico:

http://blueskyhydroponics.com/images/tomato_seeds_2-7-09__2_.jpg








martes, 16 de febrero de 2010

Innovation is in the air


«A partir de la inicitiva de Alfonso Unceta se puso en funcionamiento el Master Profesional en Gestión de la Innovación y el Conocimiento (financiado por la el Departamento de Industria, Comercio y Turismo, a través de la SPRI) desde el curso académico 2007/08 hasta la actualidad. En el mismo se han matriculado un total de 37 personas (limitándose el número de plazas a 15), de los cuales se han incorporado como becarios de prácticas un total de 24 estudiantes en empresas tales como EITB, Euskaltel, Innobasque, Lan Ekintza Bilbao,…

Este Master cuenta con la colaboración de organizaciones tan relevantes como EITB, Euskaltel, Innobasque e ITP. En sus dos años de andadura han impartido docencia cerca de cien personas, entre ellas Pedro Miguel Etxenike, Koldo Saratxaga, José Luis Jiménez Brea, Felix Goñi, Juan Mulet, Juan Urrutia, Javier Cáceres, Juanjo Goñi, Justo Villafañe, Gonzalo Molina, Jordi Vilaseca...»

Hemos leído esta referencia a Koldo Saratxaga en la revista Papeles de Innovación Social, publicada por el grupo de investigación Cambio, Complejidad e Innovación, uno de los dos grupos que forman la Asociación Sociedad del Conocimiento, Innovación y Desarrollo, ASCIDE. El otro grupo es la Unidad de Economía Ambiental.

Cambio, Complejidad e Innovación —nos dicen en la web de ASCIDE— está «compuesto sobre todo por personas integradas en el Departamento de Sociología 2 de la UPV/EHU, es considerado Grupo de Investigación de Alto Rendimiento por la Viceconsejería de Universidades e Investigación del Gobierno Vasco». Su investigador principal es el catedrático de Sociología Ander Gurrutxaga de la UPV-EHU.

Y la Unidad de Economía Ambiental, encabezada por Mª Carmen Gallastegui, catedrática de Fundamentos del Análisis Económico de la UPV-EHU, «es una iniciativa conjunta del Departamento de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio del Gobierno Vasco y el Instituto de Economía Pública de la UPV-EHU, cuyo objetivo prioritario es analizar las relaciones existentes entre la actividad económica vasca y el medio ambiente», leemos en su web.

La publicación que han iniciado en el grupo Cambio, Complejidad e Innovación ofrece un panorama de su actividad investigadora, junto con la reproducción de dos artículos relevantes sobre innovación de dos miembros del grupo, más un apartado bibliográfico final: comentarios a libros y direcciones web.

La densidad del balance sobre innovación que hemos podido leer en estas páginas nos ha inspirado el título de nuestra página hoy. Es una imitación del título de una canción que no ha dejado de ser popular desde su lanzamiento al mercado en 1978, por el compositor y cantante John Paul Young. La innovación está en la realidad de lo que hacemos cada persona.

La observación y el análisis de la realidad de la innovación, empezando por el intento de identificar lo que es la innovación, nos dará una gran cultura académica sobre la misma. ¿Cómo trasplantarlo a nuestra realidad? En esta publicación, se incluye un artículo de Ander Gurrutxaga al que pertenecen estas líneas sobre la innovación organizacional:

«Lo normal es que la escasez de confianza informal sea un déficit organizativo, más que un problema relativo al carácter de los sujetos. Lo es porque es difícil captar confianza, sea formal o informal, si la empresa no la inspira. Así, por ejemplo, en empresas temporales con contratos de bajo valor económico, la confianza es escasa y la inversión afectiva que los individuos están dispuestos a hacer es habitualmente baja. Saben que cuando termine el contrato la empresa dejará de preocuparse de ellos y ellos de la empresa. La perdurabilidad temporal de la empresa, al igual que la sostenibilidad de los contratos, aparecen como dos elementos necesarios para construir confianza. Sin ellos las redes no existen o son débiles y la confianza entre los trabajadores y la organización es baja.»

Nos ha gustado que desde la perspectiva académica se refuerce el carácter no ya solamente innovador, sino necesario de las ideas de Koldo, de su Nuevo Estilo de Relaciones basado en la confianza, que es el sustrato sobre el que crecen la libertad y la responsabilidad.

Siguiendo con la inspiración vegetal, donde no hay confianza y hay «ordeno y mando», no crece la cosecha, crece el fruto raquítico; en cambio, donde hay confianza, crece la ilusión. Ojalá crezca con las raíces y la fortaleza del roble, si nos permites esta exclamación —que justificamos por nuestra pelea diaria en dar respuesta a todas y cada una de las personas a las que queremos servir y acompañar en su viaje empresarial—.

En palabras de Koldo:

«Cuando las personas se sienten controladas, aportan lo mínimo imprescindible para salir airosas ante la necesidad de trabajar y ganarse un salario dignamente.»

«Lo que es muy difícil de saber es lo que una persona sería capaz de hacer si estuviera efectivamente ilusionada con el proyecto, si se sintiera parte del mismo, libre con su caudal de responsabilidad, inmerso en el mismo.»

¿Sabemos crear ilusión y facilitarla a las personas? ¿O, por el contrario, actuamos desde la desconfianza y avasallando con el «ordeno y mando»? Son preguntas que nos inspira Koldo, a las que podemos, o más bien, ¿debemos?, responder pensando en las personas con las que nos encontramos a diario en nuestro lugar de trabajo. Todo un reto. Pasar de la teoría a la práctica.



Un roble de edad calculada en más de 100 años, en la landa de Sarragoa. Fotografía en: http://www.zigoitikoudala.org/zigoitia/pueblos/ondategi.php?id=es








lunes, 15 de febrero de 2010

Nos interesa destacar también en este retrato que hace Rafael Arce la coherencia y la sinceridad como parte del liderazgo, y parte de la realidad de Koldo Saratxaga. cuando le dice a Luxio Ugarte en ¿Sinfonía o jazz?:

«El concepto de “seguir” no sé si es muy válido, me parece más correcto decir que, tal vez, hay muchas personas que creen en mí. Me siguen..., van..., sí, creen en mí y en lo que estamos intentando comunicar, o lo que encierra el modelo Irizar. Creen en Irizar y en que Koldo tiene ideas, que cree en ellos, que les dedica tiempo, ilusión y que, hasta ahora, acierta; pelea por ellos, es coherente y por todo esto, estiman que es una persona en la que pueden confiar y por eso mismo puede asumir la responsabilidad que le han dado; llámale líder, llámale coordinador. Yo creo que lo que tienen que percibir y constatar es que estoy a su servicio, que creo que es una de las principales funciones de un líder. Son los demás los que hacen y, por tanto, los que deciden quién es el líder.»



La unión y la solidaridad pueden llevarse más allá de las fronteras de una organización para constituir alianzas con otras organizaciones. Para pequeñas y grandes organizaciones, las relaciones con otras organizaciones son un apoyo para existir y crecer. Así nos lo han transmitido desde gbe-ner al compartir el comienzo de su proyecto y lo han reflejado algunos medios de comunicación.







La estela de nuestro tema de ayer, la cooperación, sigue llevándonos. Hoy, porque nos fijamos en que, para pequeñas y grandes organizaciones, las relaciones con otras organizaciones son un apoyo para existir y crecer. La ventaja competitiva de una alianza no está necesariamente en el precio, también en otros factores como, por ejemplo, el contar con un proveedor de confianza.








Como ejemplo, valga esto que escribe Carlos Etxeberri:







«gbe-ner rompe cualquier esquema conocido en una alianza empresarial al uso, ya que se parte del principio de que los proyectos están basados en las personas con lo que, a partir de ahí se recuperan valores como la solidaridad, la cooperación y el compartir estrategias y objetivos.»







En el informe del Comité Económico y Social Europeo (CESE) sobre la Economía Social en la Unión Europea se destaca







El Grupo Irizar, fundado en 1998 como consecuencia de la estrategia de alianzas de Irizar, incluye a Irizar Tianjin (China, 1995), Irizar Maghreb (Marruecos, 1997), Irizar Brasil (1998), Irizar México (1999), International Hispacold (España, 1997), Irizar Tvs Ltd. (India, 2001), Masats, S.A. (España, 2002) e Irizar Southern Africa (Sudáfrica, 2004), totalizando más de 2.900 personas en el Grupo Irizar.







Una alianza de cooperación estela de nuestro tema de ayer, la cooperación, sigue llevándonos. Hoy, porque nos fijamos en que, para pequeñas y grandes organizaciones, las relaciones con otras organizaciones son un apoyo para existir y crecer. La ventaja competitiva de una alianza no está necesariamente en el precio, también en otros factores como, por ejemplo, el contar con un proveedor de confianza.







http://www.eesc.europa.eu/groups/3/categories/soceco/A_DI_CES97-2007_DI_es-rev.doc http://pdgciv.files.wordpress.com/2007/11/caso-irizar-en-2005.doc http://libcom.org/library/co-operatives-all-together http://www2.deia.com/es/impresa/2009/08/09/bizkaia/ekonomia/585360.php































«Saratxaga es una persona con carácter y con las ideas muy claras; esto, junto al rigor y los resultados en su actuación termina por convencer»


Empezamos la semana y nuestra página en la estela de la cooperación y el liderazgo que Koldo Saratxaga hace formar parte de un Nuevo Estilo de Relaciones.

Algo perplejos, o bastante, estamos con esta fusión aparentemente imposible según el planteamiento de la empresa jerárquica, pues ésta se basa en divisiones por categorías y áreas de trabajo. El llamado «líder» en una organización jerárquica es quien más «ordena y manda».

¿Cómo pueden estar en el mismo sitio un «líder» jerárquico y unas personas que se dan y cooperan? Parece que la palabra cooperar implica libertad y la libertad es algo vedado por definición en un sistema jerárquico.

En Koldo Saratxaga vemos hecha realidad una organización como un gran equipo de personas unidas y solidarias entre las que el líder refuerza lo que es su fortaleza —unión y solidaridad—, además de ser el máximo responsable en la organización y toma decisiones que afectan a la totalidad de la misma —igual que a escala de los equipos en los que está constituida la organización cada persona es responsable de determinado desempeño—.

Sobre este tema, compartimos la siguiente perspectiva elaborada por Rafael Arce, uno de los participantes en el Programa de Dirección General del IESE, en el curso 2006-2007. Son unos párrafos que pertenecen a su estudio de caso sobre Irizar:

«Saratxaga es una persona con carácter y con las ideas muy claras y esto junto a un rigor en su actuación y la consecución de resultados termina por convencer. Apuesta por involucrar a las personas dentro de un proyecto, por darles libertad de decisión y responsabilidad creando un modelo de gestión basado en las personas. [...]

Saratxaga no ha creado una organización basada en el liderazgo de una persona, sino que a través del liderazgo ha creado un nuevo paradigma de gestión compartida, en el que el conocimiento fluye a través de las distintas áreas de la organización y donde la ventaja competitiva aparece por la responsabilidad de toda la organización, lejos de la dependencia de un solo individuo. Como el mismo Saratxaga dice, a él no le sigue la organización, más bien ésta cree en él. Para que la organización funcione sin Saratxaga sólo se precisan dos cosas:

- Que las distintas áreas de la organización crean en el modelo que hay implantado

- Que nadie jerárquicamente superior realice modificación alguna que suponga la ruptura del mismo.

La ventaja competitiva nace de un modelo basado en la búsqueda de la satisfacción del cliente enfocado en una orientación absoluta hacia el mismo y con una organización estructurada en el reconocimiento de la persona como realidad laboral capaz de asumir la responsabilidad necesaria en una organización para la consecución de unos objetivos atribuidos a toda la organización mediante bonus por resultados.

Con el trabajo en equipos multidisciplinares y autogestionados se consigue la satisfacción del trabajador que es condición necesaria para conseguir la satisfacción del cliente. El proceso es fácil de seguir, la ventaja competitiva de Irizar busca la fidelización del cliente basada en la previa satisfacción del mismo, que consigue con el enfoque total de la organización hacia el cliente. Pero para conseguirla es necesario que exista la satisfacción del trabajador.

En definitiva, se trata de un proyecto basado en las personas que ha conseguido dar un vuelco a la situación de crisis y equilibrar sus resultados y que no depende de un solo individuo aunque este haya sido el líder del proyecto.»

El trabajo completo puedes leerlo en este enlace. Se trata de una contribución a una asignatura y la hemos tomado de su blog del grupo de clase. Tiene el mérito de ofrecernos un panorama sobre Koldo Saratxaga y el modelo Irizar, realizado con una clara comprensión y que destaca determinadas facetas que pueden darnos pistas sobre los bienes más preciados en una organización, tales como: el liderazgo, la libertad y la responsabilidad, la satisfacción tanto de las personas de dentro de organización como del cliente, al igual que la fidelización de éste.








domingo, 14 de febrero de 2010

Nadadores


En un momento de ¿Sinfonía o jazz?, Koldo Saratxaga confía a Luxio Ugarte:

«En muchos entornos han olvidado que Irizar lo pasó muy mal y que lo que hoy somos y tenemos no nos lo ha regalado nadie.»

Si tú lees esto, sabiendo que lo dice el Presidente de Irizar Group, dirás o pensarás, tal vez, que es un historia de emprendedores, y quizá hasta te deje indiferente.

Si esta frase la leyéramos en una memoria corporativa de una empresa al uso, jerárquica, significaría que habría ganado mucho, por los caminos del ordeno y mando, de las personas como recursos, de la innovación en tecnología, etc., según lo que ya conocemos.

Pero en el caso de Irizar, la forma como ha logrado hacer su trayectoria importa tanto o más que lo que se ha conseguido. Esto añade Koldo un poco después:

«Económicamente es un proyecto que va muy bien, sin ninguna duda. Creo que hacemos un reparto generoso de nuestros resultados y que no cometemos ligerezas o decisiones irresponsables.

Sin embargo, si nuestro primer objetivo fuera la rentabilidad económica, nuestras cuentas de explotación reflejarían bastantes millones de euros más que los actuales. Hasta ahora han primado la garantía de trabajo para todas las personas de Irizar Group y la visión a largo plazo, sobre los beneficios.»

Miguel, un alumno venido de México para cursar el Máster de Gestión de Cooperativas en la Universidad de Mondragón —no conocemos su apellido—, reflexiona así en su blog, Empresas de barro, sobre esta cuestión de la que nos habla Koldo:

«¿Qué resulta más rentable, la gestión emocional o económica de una empresa? ¿Qué es más inteligente, ahogar a los empleados con un sistema jerárquico y de control propio de una dictadura o confiar en ellos y sacar todo su potencial?

Si en el terreno personal, o sea, en las relaciones con nuestra pareja, amigos, hermanos y otros familiares, detestamos sentirnos acorralados ¿por qué iba a gustarnos tener esa sensación de pérdida de libertad y autonomía en nuestro entorno laboral?

Esa es la fórmula del éxito empresarial para Koldo Saratxaga, considerado un genio [...]

La ponencia de Luxio Ugarte basada en su libro “¿Sinfonía o Jazz. Koldo Saratxaga y el modelo Irizar” fue de lo mejor que pude aprender en el máster en gestión de cooperativas en Mondragón.»

Este último comentario, que es un elogio a Koldo Saratxaga, nos ha gustado como forma de expresar que la cooperación está en el corazón de un Nuevo Estilo de Relaciones. Se pueden ganar millones de euros y ganar a la vez millones en confianza y en unión, cultivando más aún la faceta social que nos define como seres humanos, nuestras relaciones con otras personas para formar sociedad.

«El hombre es un animal social», define Aristóteles y así lo han corroborado las culturas y civilizaciones que se han sucedido en nuestro planeta. De otra forma expresada esta definición, al estilo Saratxaga, la leíamos hace un par de días en el blog de Javier García León: «Tú no eres nada por ti mismo, eres lo que eres en función de los que te rodean», una de las ideas expuestas por Koldo en su conferencia «Liderar Innovando».

Hoy hemos estado en la página web de Urkienea, una firma navarra, asentada en Pamplona, dedicada a la construcción y la promoción de viviendas. Está liderada por Javier Ugarte Ilundain. Hemos visitado la sección de la web «Informativos con chispa», donde nos encontramos primeramente con Leopoldo Abadía, uno de los más populares explicadores de la presente situación económica, autor del libro La crisis ninja; y a continuación tenemos a Koldo Saratxaga con el vídeo de su charla «Hacia un nuevo concepto de la organización empresarial». Nos ha gustado también esta sección por el simbolismo que ha logrado crear, consciente o inconscientemente: planteamiento del problema = estamos en crisis (Leopoldo Abadía) y la respuesta = proyectos basados en las personas con el Nuevo Estilo de Relaciones (Koldo Saratxaga).

Hemos empezado hoy por la experiencia de Koldo en Irizar, donde nadie les regaló nada, como te ocurrirá a ti y a nosotros, aunque a veces hay personas que nos echan una mano y a quienes tenemos que decir «gracias».

Esta experiencia podemos completarla con la idea que algo más adelante añade Koldo: una propuesta para las organizaciones empresariales cuando las cosas van mal por causas internas (y seguimos en ¿Sinfonía o jazz?, en el capítulo «Entre el liderazgo y el carisma», páginas 208-212)»:

«Una cosa es ir peor que el año pasado y otra muy diferente es ir mal sin causa externa conocida: que lo analicen y que sepan reaccionar y sacar a relucir sus dotes de nadadores en aguas nuevas, en aguas desconocidas y turbulentas.»

La crisis se presta a ser una excusa excelente para las ineficiencias que desearíamos no tener en nuestras organizaciones, ¿no te parece? pero estas energías de Koldo nos servirán para concretar lo que podemos hacer y hacerlo.

Hoy quizá el plan consista en disfrutar del día para descansar. Te deseamos feliz domingo.








sábado, 13 de febrero de 2010

«Koldo es una gran inspiración para todos. Se dedica a acompañar a las empresas para pasar del “ordeno y mando” a la cultura del equipo»


La semana pasada, Juan Carlos Cubeiro leía a Koldo en Innovadores de El Mundo, y llegaba a esta conclusión que publica en su blog:

«En El Mundo de hoy, en el País Vasco, entrevista a Koldo Saratxaga, al que consideran (y estoy plenamente de acuerdo) “el gurú del trabajo en equipo”. Koldo es un maestro, una gran inspiración para todos. No le gusta que le llamen consultor. Se dedica a acompañar a las empresas en el tránsito para pasar del “ordeno y mando”, de la pirámide del poder, de la jerarquía, a la cultura del equipo. Para Koldo, la clave del cambio está en la transparencia y en “repartir la cosecha”.

“¿Y cuál es el destino de las empresas si no se produce el cambio en la gestión?”, le pregunta Belén Ferreras a Koldo Saratxaga. “Están abocadas al cierre, con el método tradicional no quedará ni una en unas décadas. Por mucho que se empeñen”. Así es.

El cambio debe empezar por el sistema educativo. “Sales de la Universidad y nadie te ha enseñado a relacionarte y a compartir”. Por eso tienen tanto valor seminarios como los que tenemos el privilegio de impartir estos días [Habilidades Directivas a los alumnos de 4º año de carrera en la Universidad Comercial de Deusto].»

Egun on, buenos días, desde esta página, que si tiene un valor es el de compartir a Koldo Saratxaga y su creación K2K emocionando, originada en 2005. Como ya quizá sepas, en ese año, Koldo deja Irizar, tras una trayectoria de 14, durante la que también materializó su inquietud de compartir, con muy diversas organizaciones además de Irizar, el estilo tan revolucionario como innovador que es un Nuevo Estilo de Relaciones, NER.

K2K emocionando sigue creándose cada día, gracias a las 7 personas que lo integran: Ainara, Jabi, Joana, Koldo, Óscar, Pablo y Peio. Si empezó a andar de la mano de Koldo, hoy son 7 personas las responsables de la vida de este gran proyecto que es K2K emocionando.

Aproximadamente, lo mismo que ocurre en la trayectoria de nuestra vida personal. Hoy no somos la misma persona de ayer, estamos cambiando continuamente, enfatiza Koldo Saratxaga en un momento de su charla en Nazaret Zentroa. (Aquí tienes el enlace a la web de este centro.)

La pasada semana Koldo era el «Innovador» elegido como «Personaje único» por el suplemento Innovadores, del diario El Mundo. Es un suplemento que se publica en el País Vasco y en la Comunidad Valenciana. En la capital valenciana se entregaron en diciembre pasado los primeros premios Innovadores de esta Comunidad.

En el formato habitual de esta sección del suplemento, que es el de una entrevista/artículo de opinión, disfrutamos de un dinámico retrato de Koldo Saratxaga. Puedes leerlo aquí y descargártelo en pdf.

La sección de innovadores-personajes únicos es una sección fija de este suplemento y la elaboran diferentes autores. En esta ocasión, ha sido Belén Ferreras, junto con fotos de Mitxi, la autora del texto. Si las declaraciones de Koldo Saratxaga tienen peso, igualmente lo tiene la forma como las comunica Belén Ferreras, conocedora de la realidad en torno a Koldo, y autora desde hace tiempo de artículos, reportajes e informaciones relacionados no sólo con Koldo, sino también con Irizar o con la Corporación MONDRAGON.

Después de estar siguiendo los pasos de Koldo y de K2K nos damos cuenta de que la innovación es en K2K emocionando como el aire para respirar: todos los días, en todo momento, está presente el avanzar al futuro. Al futuro no podemos avanzar con el pasado, ni con el presente que ya está cumplido, sino con futuro, anticipando el tiempo y la realidad. Porque, como le gusta insistir a Koldo Saratxaga: «Más de lo mismo dará siempre lo mismo».

Leer de nuevo a Koldo Saratxaga que las personas son lo más importante y que todas cuentan en un proyecto tiene el valor añadido del refuerzo. Igual que si dijéramos: «hoy es 13 de febrero y seguimos pensando, como hace meses y meses, que las personas son lo más importante y que confiar en ellas y en cada una es la garantía del futuro».

Somos diferentes hoy de hace meses y damos una respuesta diferente a los compromisos. Los compromisos siguen existiendo, pero, aunque sean los mismos, ¿no son más fuertes y/o suponen mayor riqueza a medida que pasa el tiempo y maduran?

Koldo afirma que comparte sus ideas, realidades, experiencias, sentimientos... para que sirvan a otras personas. Y si nos asomamos a la realidad vemos que lo consigue día a día y que la innovación de Koldo Saratxaga sigue siendo un descubrimiento cotidiano.

Ayer leíamos en Twitter a Asier Roa, compartiendo a Koldo: confiar en las personas, escucharlas, suprimir las jerarquías, con el enlace a su vídeo en EuskoSare.








¿En qué se parecen la catedral de Burgos y un Nuevo Estilo de Relaciones, NER?

Catedral de Burgos: puerta de la plaza del Sarmental. La catedral de Burgos y un Nuevo Estilo de Relaciones, NER son públicos, son b...



Modelo Irizar
(cultura #Irizar, #modeloIrizarSaratxaga, #NuevoEstilodeRelaciones #NER)











Koldo Saratxagaren sentimenduak pentsamenduak eta errealitateak - liburua (Aurkibide orokorra) / Sentimientos pensamientos y realidades de Koldo Saratxaga - libro (Índice general) [link]


Archivo del blog

Etiquetas


Autora de este blog y responsable de edición y publicación

En Twitter: @aldomanucio_

también @aldomanucio_lab y @aldomanucio

Contacto:

lidece@kronotipo.com

lidinn.deco@gmail.com