viernes, 30 de septiembre de 2011

«Tener el orgullo de mejorar las cosas» (Orgullo de pertenencia)

El ner eguna que por primera vez han celebrado las personas y sus familias de las organizaciones unidas como ner group y gbe ner Elkartea habrá sido una jornada con diferentes sentimientos, sensaciones, buenos momentos... y entre todo ello quizá haya habido lugar para sentir orgullo de pertenencia, nuestro tema de hoy.

La simple experiencia, al alcance de todos, nos dice que el orgullo es desagradable cuando separa a las personas, y al contrario, cuando logra relacionarnos adecuadamente y nos une, resulta un sentimiento fructífero y positivo. Y el orgullo de pertenencia, como su nombre indica, es el orgullo que se experimenta por pertenecer a algo, por ejemplo, una organización.

La pregunta a continuación sería: ¿y cómo es una organización que hace sentir a las personas el orgullo de estar allí? En las organizaciones con el Nuevo Estilo de Relaciones (NER) se puede sentir orgullo de pertenencia por diversos motivos, que seguro os gustarán a los amigos y amigas que leáis hoy nuestra página. Antes de ello, no está mal subrayar que «sentir» no se puede forzar, no es una consigna empresarial o comercial. Bien y dicho esto, veamos, por ejemplo, la experiencia del orgullo en el NER. Nada más abrir el libro Cuando la propiedad no quiere ceder el poder, encontramos la asamblea general en la que Koldo y Oscar hablan a todas las personas de Urgola Hermanos sobre el NER. Entre otras cosas se ponen de acuerdo para realizar

«la posibilidad de saber cómo van las cosas y tener el orgullo de mejorarlas».

Y unos meses más tarde, el acuerdo de la asamblea estaba produciendo frutos como este que aparece unas páginas más adelante: un pedido importante de un nuevo cliente.

«Tras los tira y afloja inherentes a toda negociación, nos fue concedido el pedido. Lo primero que hicimos nada más conocer la noticia fue convocar una nueva reunión para compartirla con todas las personas. El orgullo y la satisfacción se percibían en el ambiente. Algo estaba cambiando en Urgola Hermanos. Ya no era el “comercial” el centro de todas las felicitaciones. Estábamos migrando de una organización basada en “galácticos” a otra donde el concepto de equipo y la importancia de todas las personas eran la nota predominante.»

Habréis notado que Oscar, el autor del libro, se extiende en valorar en términos organizativos este logro, lo que supone levantar la mirada de lo urgente, despegarse de las miras a corto plazo centradas en la cosecha inmediata, y centrarse en aquello que puede hacer posible más cosechas y más satisfacciones, retos, etc.: el «equipo y la importancia de todas las personas».

Así que hasta ahora ya llevamos unos cuantos motivos que facilitan el orgullo de pertenencia en las personas con el Nuevo Estilo de Relaciones: mejorar la organización y conseguirlo a través de ampliar clientes, desarrollar la economía y evolucionar en las relaciones entre las personas de la organización. Unas páginas más adelante, aparece otro orgullo: el de responder de la palabra dada, del compromiso. Así es la experiencia que narra Oscar:

«Recuerdo, por ejemplo, que se tuvieron que realizar unas determinadas piezas que Imanol, recientemente jubilado, era la única persona que las había fabricado hasta la fecha. Como suele ser habitual en estos casos, Murphy existe, y días antes de comenzar con la producción, Ibon, la persona que seguía en experiencia a Imanol, tuvo un accidente doméstico y se rompió el brazo. […] Sin embargo, la preocupación duró muy poco tiempo. Ibon acudía con el brazo en cabestrillo para ayudar a programar la máquina y el resto del equipo se las ingenió para sacar adelante las piezas en el plazo previsto. Una vez terminadas, vinieron a verme y me dijeron: “Nos comprometimos a sacar adelante las piezas sin Imanol y eso hemos hecho». No hace falta que os cuente el orgullo que exhibían.»

¿Qué os parece? ¿Os gustaría vivir esta experiencia? Si sentís lo mismo que nosotros, más que gustar, es la experiencia que queremos tener a diario. Es muy sencillo conseguir estar orgullosos, ya lo veis, solo hace falta cambiar el estilo de relaciones, dejar de considerar a las personas como recursos de trabajo y pasar a creer en ellas, a considerarlas miembros de un equipo, apreciar su diversidad.

Buen fin de semana, amigas y amigos, que disfrutéis con las personas que tengáis cerca. Asteburu on!









miércoles, 28 de septiembre de 2011

«No hemos despedido a ninguna persona, ni siquiera a quienes tenían contratos eventuales. Esto da una idea clara de cuáles son nuestros valores, nuestro compromiso y nuestra coherencia entre el discurso y la práctica» (Transparencia, confianza y generosidad)

Disfrutar de tener un proyecto, y hasta apasionarnos, permite pensamientos positivos y poner en juego lo mejor de nosotros, ejercitando valores como estos tres del Nuevo Estilo de Relaciones (NER): transparencia, confianza y generosidad.

Son tan atrayentes que no resulta extraño verlos en las páginas web y otras declaraciones públicas de grandes y exitosas compañías, de personajes de gran éxito social, económico, profesional, etc., al mismo tiempo que de ONG o pequeñas organizaciones en todo el mundo. Evidentemente, no quedaría bien, daría muy mala imagen, proclamar que se aprecian y siguen los contrarios: la opacidad, la desconfianza y la tacañería.

Podemos pensar que son una muestra o manifestación más del mundo políticamente correcto en el que vivimos, del poderío del marketing de marca.

Como todo el NER, los valores de la transparencia, la confianza y la generosidad no son optativos, que podrían no estar lo mismo que están.

No son valores optativos, sino vitales para un proyecto. ¿Por qué practicar la transparencia, la confianza y la generosidad?, ¿para qué y cómo? Quizá alguien entre los amigos y las amigas de esta página se pregunte si estos valores son realmente viables, no ya eficientes.

Ya que se acepta corrientemente que un gesto o una imagen valen más que mil palabras, hoy podemos abordar este tema desde una forma netamente gráfica, aunque hecha de palabras. Deseamos compartir el enlace a esta crónica reportaje del periodista Juanvi Baeza, publicada en Deia, a propósito de una visita que hicieron coordinadores de las organizaciones de ner group a Agria Hispania. Una buena crónica que incluye también ideas y declaraciones del presidente de ner group, Jabi Salcedo. Después de leerla, y aunque estamos viendo y escuchando la realidad vivida por sus propios protagonistas, aún podemos preguntarnos si estamos soñando. Pero probablemente, no nos quedaremos en este interrogante mucho tiempo porque la energía del NER es contagiosa y quizá pasemos a otra pregunta aún más directa: ¿y por qué no realizamos nuestros proyectos con este mundo organizativo que en realidad nos gustaría tener?

Para inspirarnos y disfrutar, aquí tenemos unas cuantas líneas de esta página que merece la pena leer y releer:

«Las grandes fusiones bancarias buscan economías de escala, ventajas monopolísticas o pura supervivencia; las opa —sean hostiles o no—, controlar los consejos de administración de compañías afines o rivales... ¿Y qué buscan las 19 compañías de ner group? ¿Qué tiene en común una cooperativa que suministra válvulas, fundición e ingeniería al mundo energético con un equipo pluridisciplinar de arquitectos, ingenieros, proyectistas, delineantes y administrativos? ¿Y una firma que diseña y fabrica maquinaria eléctrica y motores de ascensor con una empresa que se dedica al equipamiento de espacios de oficina y otros usos colectivos?

En medio del colapso económico y financiero que ha degenerado en una crisis de valores, un grupo de empresarios-emprendedores vascos ha apostado por impulsar un nuevo modo de relaciones y una nueva forma de concebir el sistema productivo y organizativo actual. Bajo estos parámetros, diecinueve organizaciones empresariales de muy diferentes sectores, tamaños y formas jurídicas en las que trabajan cerca de 2.000 personas, que facturan más de 500 millones de euros al año y que tienen presencia en 60 países de todo el mundo, constituyeron formalmente ner group con el objetivo de compartir experiencias, sinergias y conocimientos, aunar esfuerzos para avanzar, para ser más eficientes y obtener mejores resultados, y para acompañarse unas a otras en un profundo cambio cultural.

[…]

Todas ellas tienen en común ser ejemplo vivo de que son posibles las organizaciones empresariales basadas en personas, centradas en el cliente y enfocadas a la eficiencia, desde los valores de la transparencia, la confianza, la libertad, la responsabilidad, la generosidad y la ética. En definitiva, son organizaciones empresariales basadas en el Nuevo Estilo de Relaciones (ner) promovido por Koldo Saratxaga y su equipo en K2K Emocionando.

Se trata de una iniciativa innovadora y pionera en Euskadi, ya que ner group es la primera entidad impulsada íntegramente desde el ámbito privado que aglutina a organizaciones empresariales de todo tipo, sin agruparse en función de un sector económico determinado o en una forma jurídica específica, y cuya unión no se hace desde la fusión de las propiedades sino desde la libertad de cada organización.

Dos años de trabajo

Jabi Salcedo, presidente de ner group, explica que “la constitución de ner group es la culminación de un trabajo de casi dos años en los que varios cientos de personas han invertido mucho tiempo e ilusión, y que, a su vez, ha reportado ya importantes beneficios y oportunidades a nuestras organizaciones, empezando por el hecho de que seamos probablemente los únicos en este país que con caídas de hasta el 50% de la actividad no hemos despedido a ninguna persona, ni siquiera a quienes tenían contratos eventuales. Esto da una idea clara de cuáles son nuestros valores, nuestro compromiso y nuestra coherencia entre el discurso y la práctica”.»









lunes, 26 de septiembre de 2011

«Una organización viva y creativa» (Continua sensación de siembra)

Por más sencillo que resulte el ejemplo, siempre que pensamos en él nos sirve: es la situación cotidiana de caminar o conducir hacia un lugar y, en un momento dado, tener la sensación de que el trayecto que hemos tomado no nos lleva al lugar adonde queremos llegar. ¿Qué hacemos entonces? También muy sencillo: dedicamos unos momentos a determinar dónde se encuentra nuestro destino, dónde nos encontramos nosotros y qué ruta podemos elegir para ―esta vez sí― llegar.

Esto nos ayuda a comprender lo apropiada que resulta la idea de la siembra que todo el equipo K2K emocionando comparten en sus charlas sobre el Nuevo Estilo de Relaciones (NER). Es una imagen que, en definitiva, nos habla gráficamente de contar en el día a día con el factor de desenvolvimiento y desarrollo de la vida, del tiempo que está por llegar y que solo podemos conocer cuando llega. Contar con lo desconocido, vivir y convivir con esa perspectiva, pero con la sabiduría de no planificarlo, como se intenta desde tiempos inmemoriales ―para conocida muestra de ello ha quedado en el folklore popular la fábula de la lechera, escrita por el alavés Félix María Samaniego―.

La idea de la siembra nos pone, pues, los pies en el suelo para saber que no podemos conocer ni dominar el futuro; además, abarca otros elementos que también entran en juego a la hora de pensar en el futuro: la duración o tiempo necesario para obtener un resultado, que tampoco podemos planificar de forma exacta, y la influencia de los factores que escapan a nuestra voluntad. Como expresión de ambos nos sirven estos dos pensamientos de Koldo Saratxaga en su libro Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente, fruto de su experiencia. El primero se refiere al radical cambio de orientación en Irizar al comenzar la década de los noventa, producido a raíz de elegir un camino que se demostraría de éxito espectacular:

«el análisis y las reflexiones que hicimos nos llevaron a concluir, de forma clara y rotunda, que el futuro pasaba por posicionarnos en el nicho de autobuses y autocares de gama más alta, con una fuerte vocación de expansión mundial, pero sin marcarnos fechas concretas»

Quedémonos con la expresión «sin marcarnos fechas concretas» referida a la gran decisión que se tomó en la perspectiva del futuro. Y la otra experiencia, que todos habremos visto o tenido, es esta:

«Es muy importante pensar con visión de futuro, siendo conscientes de que la naturaleza tendrá un papel decisivo en el éxito de la cosecha. Pero, a igualdad de condiciones naturales, a igualdad de mercado, de producto, de competencia, de imprevistos, es un hecho que algunos triunfan más que otros.»

Nadie puede dominar la vida y, sin embargo, sí hay algo que sabemos y podemos dominar respecto al futuro, y es el camino que llevamos, la ruta que hemos elegido y la forma de hacerla. De ahí la sabiduría secular de afirmaciones populares como «de lo que se siembra se recoge» o, más a la pata la llana, «quien mal anda mal acaba». O también afirmaciones en la misma línea, pero con firma, rúbrica y aureola de inteligencia, como la de Einstein al definir que «locura es repetir siempre las mismas cosas y esperar resultados diferentes».

Como estamos en un cambio cultural hacia el Nuevo Estilo de Relaciones, un estilo radicalmente diferente a la cultura imperante y que es otra siembra que requiere tiempo, nos viene bien reconsiderar de vez en cuando la propuesta del NER de sembrar y, como siempre en el NER, sembrar entre todos:

«Si comparto la siembra, es decir, si hemos trabajado y preparado juntos la tierra para la campaña, si hemos analizado qué, cómo y cuándo sembrar, si hemos previsto qué queremos o podemos obtener de esa semilla, si, entre todos, hemos hecho un seguimiento cuidadoso de la evolución, está claro que será más fácil analizar y sacar conclusiones de qué ha pasado y aprender para mejorar en el año siguiente.

Os pregunto: ¿tenéis la sensación de que en vuestra organización hay siembra permanente? ¿Te vas a casa con la tranquilidad de que en algo se ha avanzado en el día? ¿Ves que vas, que vais, por un camino que lleva al futuro? Porque no es una sola cosecha lo que interesa. Por eso tengo que pensar en cómo invierto en el día a día, en cómo siembro en el día a día, y en cómo construyo el futuro en el día a día.

Las cosas son bien distintas cuando tienes una organización que mira solo a lo urgente, a la tarea que quieres que todo el mundo haga, a la productividad como única medida, que cuando tienes una organización viva y creativa en la que, de forma natural y espontánea, surgen las ideas y en la que las personas se relacionan con ilusión porque el proyecto es su proyecto.»

Amigas y amigos, buen lunes y buena siembra en esta semana que empezamos juntos. Y ya se nos olvidaba: la última cita pertenece al citado libro de Koldo Saratxaga, Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente, y se encuentra en el capítulo dedicado a la «continua sensación de siembra».









viernes, 23 de septiembre de 2011

«Tierra eficiente y fértil para las cosechas futuras» (Perspectiva de futuro)

Perspectiva de futuro, es decir, visión de largo plazo. Así dicho, parece fácil de entender. Pero ¿para qué necesitan visión de largo plazo, por ejemplo, las personas que se han instalado en un estado en la vida y se conforman con dejar pasar los días? ¿Para qué necesitamos el largo plazo en las organizaciones donde tenemos encarrilada una forma de actuar, sean organizaciones empresariales, educativas, etc.?

Lo cierto es que, seamos o no conscientes, actuamos pensando en el futuro y pensando en que estamos haciendo algo que nos será útil durante mucho tiempo. Por ejemplo, en la educación y la formación, con las que deseamos dar o tener un porvenir, según seamos padres y madres, profesores y profesoras o alumnos y alumnas. Sin embargo, aunque peor sería no haber cursado estudios, cuando concluimos la etapa formativa lo corriente es que tengamos que aprender prácticamente desde cero lo que necesitamos para trabajar, o bien que acabemos trabajando en aquello para lo que no hemos estudiado o no nos hemos formado, etc.

En concreto esta situación en el ámbito educativo es repasada por Koldo, con más detalles, en la entrevista que publica Cuadernos de Pedagogía en uno de sus últimos números.

A todas las personas nos importa el futuro, a todas las organizaciones. Y con esta constatación empieza el capítulo sobre «perspectiva de futuro» en el libro Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente:

«Qué sucederá en el futuro es, como suele decirse, el “quid de la cuestión”. Qué nos pasará a cada uno de nosotros aquí en la tierra y qué en el “más allá” son nuestras grandes incógnitas existenciales.»

De modo que la cuestión está además en saber pensar adecuadamente en el futuro. Es una buena pregunta que podemos hacernos. Y lo siguiente es una respuesta posible que leemos en el mencionado libro de Koldo; verás que aquí se armonizan el día a día y el dar pasos hacia el futuro que se desea, o dicho de otra forma, se responde a lo urgente y a lo importante:

«Todo movimiento, toda acción, deben realizarse si son buenos para el futuro. Las relaciones no nos interesan sólo por el “aquí te pillo, aquí te mato”, sino como un paso más que afiance el porvenir del proyecto. Esta manera de actuar nos aleja del parcheo a la vez que nos hace pensar en que muchas de las decisiones y maneras de hacer son válidas sólo para salvar la cosecha del día, pero no para que la tierra sea eficiente y fértil para las cosechas futuras.

Si visualizamos qué futuro queremos para nuestra organización y éste es compartido, las posibilidades de encontrarnos con él aumentan considerablemente.»

En esta línea de compartir la perspectiva de futuro con el Nuevo Estilo de Relaciones, nos ha gustado encontrarnos con un libro reciente de Alberto Nieto, químico inmunólogo, comprometido activo con la Inmunología y con el progreso de su país, Uruguay. Entre las páginas de este libro, titulado El sistema vasco de innovación. Un caso de estudio para Uruguay, encontramos una amplia atención a las ideas de Koldo Saratxaga, incluyendo sus libros hasta el más reciente El éxito fue la confianza, al Nuevo Estilo de Relaciones y al nacimiento de gbe-ner Elkartea, como resultado de la unión de varias organizaciones con el NER. Todo ello se desarrolla en las páginas 225 a 230. Lo principal que destaca Alberto Nieto como factor de innovación es la posibilidad de participación que el NER brinda a todas las personas. Una posibilidad que es realidad, para lo que pone como ejemplo a gbe-ner. Nos ha gustado encontrar este libro y ver a personas, con una amplia trayectoria científica y social innovadora a favor de su país, pensando que estas propuestas del Nuevo Estilo de Relaciones (NER) les sirven para hacer que tengan un futuro sus proyectos y sueños.

Amigas y amigos de esta página, tenemos un gran motivo de confianza en el futuro y es creer en las personas. Por eso, como despedida especial hoy, os dejamos este compendio de ideas sobre la creatividad humana; lo hemos encontrado en la web de la Fundación Televisa. Como son bastantes citas, unas os gustarán más que otras e incluso algunas hasta no os gusten, pero, sea como sea, nos permiten reparar en la gran riqueza y potencial que supone la creatividad que todas las personas poseemos.

Buen fin de semana, asteburu on, hasta el lunes.


«Hacer nuevas preguntas, investigar nuevas posibilidades, mirar los viejos problemas desde un nuevo ángulo requiere imaginación creativa y marca los verdaderos avances en la ciencia […] La imaginación es más importante que el conocimiento: mientras el conocimiento es limitado, la imaginación engloba al mundo entero.»
—Albert Einstein

«Hay algo más fuerte que todos los ejércitos de la Tierra: el poder de una idea cuando llega su momento.»
—Isaac Newton

«El individuo creativo es capaz de cuestionar las suposiciones que los demás aceptamos.»
—John W. Gardner

«El gran objetivo de la enseñanza debe ser formar hombres creativos, inventivos, auténticos descubridores.»
—Jean Piaget

«El que no aplique nuevos remedios debe esperar nuevos males.»
—Napoleón Bonaparte

«No basta tener ingenio, se trata de aplicarlo bien.»
—René Descartes

«El aburrimiento es la falta de creatividad.»
—Anónimo

«La imaginación dispone de todo; crea belleza, justicia, y felicidad, que es el todo del mundo.»
—Blas Pascal

«Desechar toda innovación es desechar todo progreso y mejora.»
—W. G. Benham

«Cuando la naturaleza hace crecer las dificultades, también hace crecer el ingenio para resolverlas.»
—Ralph Waldo Emerson

«Solamente un soñador puede hacer que un sueño se convierta en realidad.»
—Walt Disney

«Cuando todos piensan lo mismo, nadie está pensando.»
—Walter Lippman

«Un gramo de ingenio vale más que cien kilos de esfuerzo.»
—Peter B. Kyne

«Es fácil entender las verdades cuando han sido descubiertas. Lo importante es descubrirlas.»
—Galileo Galilei

«Más vale maña que fuerza.»
—Anónimo

«Ser original es poner de manifiesto la mediocridad de los demás.»
—Ernesto Sábato

«El mundo real es mucho más pequeño que el mundo de la imaginación.»
—Friedrich Nietzsche

«Hay una mejor forma de hacer eso: ¡Encuéntrala!»
—Tomás Alva Edison

«El ingenio de un hombre se juzga por sus preguntas, no por sus respuestas.»
—Duque de Levis

«La creación es la mejor defensa de todas.»
—André Malraux

«Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.»
—Albert Einstein

«La mayoría de las personas están más cómodas con los viejos problemas que con las nuevas ideas.»
—Anónimo

«La imaginación es el comienzo de la creación.»
—George Bernard Shaw

«La libertad de la fantasía no es ninguna huida a la irrealidad, es creación y osadía.»
—Eugène Ionesco

«Nada ocurre sin haberlo imaginado previamente.»
—Carl Sandburg

«Podrán morir las personas, pero jamás sus ideas.»
—Ernesto Che Guevara








miércoles, 21 de septiembre de 2011

«Es muy difícil lograr la implicación en el trabajo cuando se desconoce la trascendencia del mismo» (Conceptos económicos compartidos)

En una época y sociedad como las nuestras, en las que intentamos superar la incultura, la irracionalidad, las supersticiones, etc., aún hay facetas del ordeno y mando, de la cultura jerárquica, que parecen alimentadas por el mismo espíritu que alimentaba la llamada fe del carbonero o el acatamiento de la autoridad de las llamadas fuerzas vivas en los pueblos... ¡Vaya comienzo que damos hoy al egunero de K2K emocionando, esta página web sobre ese estilo de nombre tan bonito, el Nuevo Estilo de Relaciones (NER)! ¿Es que en el NER hay manía hacia la cultura jerárquica? ¿Vocación de rebeldía? ¿Enemistad hacia el orden?

En el caso de que la cultura jerárquica resultara mayoritariamente positiva en sus frutos y capaz de impulsar los proyectos empresariales también mayoritariamente con éxito, una de las primeras razones para que existiera el NER sería la pluralidad. ¿Pluralidad? Tampoco así tranquilizamos mucho a los partidarios de la jerarquía y su cultura, en la que no hay opción para la libertad y crear pluralidad. Otra cosa es el lenguaje políticamente correcto que está tan de moda, también en la cultura jerárquica, con el que se reivindica de continuo la importancia de las personas.

El sistema jerárquico es autosuficiente para perpetuarse: no permite diversidad, disensión, discusión y, de esta forma, se perpetúa como único sistema válido. Dice Jabi Salcedo en su libro con Koldo Saratxaga El éxito fue la confianza que a veces K2K emocionando escucha en las organizaciones como motivo para no cambiar el de ¡nosotros siempre lo hemos hecho así! Seguramente que casi todos habremos dicho esto alguna vez ante una posibilidad de cambio. Pensando en este inmovilismo mental que fomenta la jerarquía, casi podemos continuar la frase mencionada con …¡y no conocemos otra forma de hacerlo!. Ya no sólo es la actitud, sino también la falta de alas en el pensamiento lo que nos va encerrando y aislando.

En la vida en la naturaleza existe una inabarcable riqueza de estructuras, diferentes formaciones geológicas, innumerables organismos animales y vegetales… Y en nuestro mundo humano y racional, cuando nos juntamos las personas, lo que impera es una sola estructura para organizarnos: mandar y pensar unos, y obedecer y hacer otros.

¿Y qué es una estructura hablando de organizarse las personas cuando nos juntamos en una empresa? Entre las muchas definiciones que podemos encontrar, nos gusta la afirmación de Koldo Saratxaga respecto a que las personas son el alma de la empresa, de la organización empresarial. La encontramos en su libro Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente, hablando de que no le gusta el término «empresa», tal como se encuentra definido, y no lo utiliza. Si vamos al diccionario de la Academia, el alma se describe como la vida, aquello que relaciona todos los elementos de un organismo y hace que funcionen. Por esto, cuando le preguntan a Koldo por una propuesta de orden para las relaciones empresariales responde que «no es un problema de orden, es un problema de proyecto en común». Con un proyecto en común podemos autoorganizarnos, sabiendo hacia dónde avanzamos y, sobre todo, cómo queremos hacerlo: con un Nuevo Estilo de Relaciones (NER).

Tener un proyecto en común, como indica la palabra «tener», que sea propiedad de todas las personas, requiere entre otras características de actuación compartir la información, también la económica. Así, por ejemplo, explica Koldo el porqué y el para qué de ello en una de las páginas de su mencionado libro:

«Perdonad mi inmodestia, pero me creo capaz de liderar, de motivar a personas para que se sientan ilusionadas, incluso apasionadas, con eso que se llama trabajo basándome en las ideas que os he expuesto; pero, de verdad, no sabría cómo hacerlo si no hubiera manera de que vieran lo que logran al utilizar sus capacidades e ilusiones.

»El orgullo y el éxito hay que alimentarlos con logros eficientes, cuando son parte fundamental de la continuidad y, por tanto, del futuro.

»Me parece un error estratégico no dedicar tiempo, cariño y recursos a que todas las personas sepan y participen al máximo de toda la información económica cuando van a estar cuarenta años en una actividad marcada por lo económico. Y más, cuando, no lo olvidemos, en su vida particular, estas personas están cada día moviendo dinero y gestionan su presupuesto familiar, inversiones en coches y viviendas. Y algunas se manejan con estos conceptos en responsabilidades y actividades ajenas a la empresa.»

Lo leemos sintetizado por Oscar García en su libro Cuando la propiedad no quiere ceder el poder, acompañado del detalle de los conceptos económicos que es adecuado compartir para que las personas puedan ser actores del proyecto:

«El objetivo era mostrar la relación existente entre las funciones que desarrollábamos y los resultados obtenidos, ya que es muy difícil lograr la implicación en el trabajo cuando se desconoce la trascendencia del mismo. Proyectamos la cuenta de resultados correspondiente al ejercicio anterior, que había sido récord histórico y procedí con la explicación.»

La tabla con la cuenta de resultados y la explicación anunciada pueden leerse en el capítulo 4, a partir de la página 75. Son unos párrafos expresados de una forma sencilla que nos hacen vivir ese momento de comunicación entre el equipo de K2K emocionando y las personas de la organización, a quienes por primera vez se les da a conocer la repercusión económico-financiera de su actividad en la organización. Amigas y amigos, también nosotros vamos a leer estas páginas. Os deseamos feliz miércoles.









lunes, 19 de septiembre de 2011

«Dirigir mi energía hacia nuevas ideas a fin de consolidar el futuro y que más y más personas compartan la idea de que lo importante suele tener que ver con el medio y largo plazo» (Innovación permanente)

Buenos días, amigas y amigos, y buen comienzo de semana. Bienvenidos al egunero de K2K emocionando, su página web dedicada a exponer el Nuevo Estilo de Relaciones (NER). Hoy el tema es innovación permanente. ¿Por qué la innovación permanente en el NER?

«Estoy plenamente convencido de que toda organización debe ser permanentemente reinventada y, como tal, procuro, cada día, dirigir mi energía hacia nuevas ideas a fin de consolidar el futuro y, simultáneamente, que más y más personas en Irizar compartan la idea de que lo importante suele tener que ver con el medio y largo plazo y que lo urgente, pero más fácil y cómodo, tiene que ver con la tarea diaria, el control, el descontrol.»

Como habrás adivinado, estas palabras pertenecen a la experiencia de Koldo Saratxaga en su etapa en Irizar. Se encuentran en el libro ¿Sinfonía o jazz?, en la página 48.

Si hay entre nuestros lectores alguien que se tome la cita al pie de la letra, puede preguntarse si es que hemos de estar todo el día cambiando y haciendo todo de forma diferente. Esto, que sería cambiar por cambiar, y también se hace en las organizaciones, no es reinventar, según lo que acabamos de leer. Reinventar no se hace porque sí, sino que tiene una finalidad que es, afirma Koldo, la de consolidar el futuro. Ah, pero ¿esto no se hace con planes estratégicos?, puedes preguntarte, según la realidad de las empresas que tal vez conozcas.

Quien hace un plan desea un futuro y desea que ese futuro sea el que ha dibujado con el plan estratégico. Sin embargo, suele haber un desfase entre los planes y la realidad. Con frecuencia, los famosos planes estratégicos no se cumplen y/o no sirven.

Algo tenemos en común las personas que hacen planes estratégicos y las personas que nos hemos decantado por la innovación permanente del NER, y es que por ambas partes queremos un futuro, queremos tener participación en el mañana. Pero en el el NER, en lugar de planes, hay pensamientos estratégicos, que contienen lo que queremos lograr y cómo queremos realizarlo. Y hay que decirlo en plural ―«queremos»― porque aquí entra la segunda parte imprescindible de reinventar y de innovar permanentemente: se hace desde todos los rincones de la organización. O, lo que es lo mismo: como decir organización es decir personas, la innovación permanente se hace con todas las personas, cada uno en su aportación al proyecto. Es la innovación para el futuro que expone Koldo: «procuro, cada día, dirigir mi energía hacia nuevas ideas a fin de consolidar el futuro y, simultáneamente, que más y más personas en Irizar compartan la idea de que lo importante suele tener que ver con el medio y largo plazo».

De esta forma, estando todos de acuerdo en lo esencial, podemos ir adaptándonos al día a día a la vez que intentamos ver venir el mañana y su influencia en nuestras metas. «No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, ni tampoco la más inteligente, sino la que responde mejor al cambio». Esta conocida frase de Darwin nos sirve hoy para cerrar el tema y llevárnosla como buen equipaje para el día. No es indiferente que haya sido citada por Koldo Saratxaga en lugar destacado de su libro Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente.









viernes, 16 de septiembre de 2011

«Crear organizaciones creativas, innovativas, vivas, cambiantes, llenas de ideas que se hacen realidad y que se comparten». Experiencia compartida

Hoy nuestro tema del Nuevo Estilo de Relaciones (NER), que es la «experiencia compartida», nos sirve para aplicar en la práctica, en cualquier lugar donde estemos, que «las personas son lo más importante». En realidad, todo el NER sirve para esto; un ejemplo son los temas de esta semana en nuestro egunero. El miércoles, «clientes y proveedores integrados» nos permite ver y tratar como personas a unos y otros, e incluso relacionarnos con ambos de tal forma que les hacemos partícipes de nuestras metas e ilusiones, les metemos en casa. Y el lunes «ofrecer oportunidades, no control, cometer errores» invita no solo a las grandes oportunidades, sino también a otras tan al alcance de cualquier persona como sencillamente las actitudes propias de la buena convivencia, escuchar, comprender, etc., y otras en el plano organizativo, como la confianza, tal vez más difíciles de hacer realidad si no se conoce otra cultura organizativa que la de la jerarquía.

La «experiencia compartida» puede realizarse allí donde unas personas se reconocen mutuamente experiencia para compartir. En el Nuevo Estilo de Relaciones todas las personas son tan importantes que se considera tienen experiencias que aportar, todas las experiencias pueden servir, y además de respetarse la iniciativa de compartir, se impulsa que se comparta. Con el ejemplo de gbe-ner Elkartea podemos visualizar una manera de concretarse esto en el plano organizacional. Veamos cómo.

Si habéis leído hurbilean, la revista de gbe-ner, nos encontramos desde el primer número que hasta el nombre de la publicación es resultado de que las personas del NER se han dedicado a compartir: ideas, sugerencias, tiempo, opiniones, etc., etc., etc. Las iniciativas sociales y empresariales que también se pueden conocer a través de hurbilean han nacido en todos los casos de las propuestas de las personas. De igual forma, el seguimiento de su realización es realizado por todos, como así lo estamos leyendo en los números de hurbilean publicados hasta ahora. En definitiva, se comparte lo que cada persona puede aportar por su experiencia. «Lo que te forma son tus experiencias», afirmaba Koldo en la entrevista que publicó Gara con motivo de la presentación en sociedad de gbe-ner.

A propósito de compartir experiencia, ayer hemos estado disfrutando de nuevo con una entrevista a Koldo Saratxaga en El País que es de las que quizá hemos citado menos. Contiene grandes pinceladas, claras y productivas como estamos acostumbrados a ver en Koldo, y entre ellas estas ideas sobre uno de los retos que ha determinado el momento actual de crisis:

«“No acabamos de darnos cuenta del futuro que se nos viene encima, de que la crisis no va a cambiar. Estamos en otro nivel de modelo de vida y ni siquiera podemos compararnos con 2007 o 2008”, advierte Saratxaga. El consultor considera que hay que reinventarse, pero que llevará tiempo, porque “no es políticamente correcto”. […]

»Cada vez hay más empresarios que quieren modificar unas relaciones laborales muy asentadas en el modelo empresarial que ha imperado durante décadas. “Pero no es fácil que los empresarios se habitúen a la transparencia y a repartir beneficios, aunque cada vez son más conscientes de la necesidad de un cambio”, indica Saratxaga. “No hay directivo que no diga que lo importante son las personas, pero aún no quieren abrir la nevera y decir que esto es para todos”, apostilla.

»Por ello, Saratxaga es de la opinión de que hay que innovar el estilo de las relaciones laborales, “crear organizaciones creativas, innovativas, vivas, cambiantes, llenas de ideas que se hacen realidad y que se comparten”, concluye.»

Todos los días estamos viendo, oyendo, leyendo que la sociedad necesita un cambio y también que hay que aguantar, soportar. Mientras tanto, parece que nada cambia y que la situación por aguantar continúa.

¿Estamos haciendo bien las cosas o estamos actuando como residuos de una era que ya ha pasado a la historia con un epílogo que es, dicho suavemente, un fracaso? La esperanza y las buenas energías pueden responder que algo bueno nos habrá dejado este pasado reciente y que podremos conectarnos a un futuro también bueno. Por esto, nosotros nos ayudamos continuamente con el Nuevo Estilo de Relaciones, que es una nueva cultura, como dice su nombre, y te invitamos a conocerla también cada día que nos encuentras aquí. Para que puedas formarte tus ideas, te proponemos unirte a nosotros para este fin de semana en practicar el deporte de releer. Quienes hacemos esta página nos hemos propuesto leer de nuevo lo que comparte Koldo en otra entrevista, además de la mencionada, y en uno de sus artículos recientes: «El 90% de los empresarios son cortos de vista» y «¡Despierta, sociedad!».

Te deseamos muy buen fin de semana, asteburu on; el lunes nos encontrarás de nuevo aquí, te esperamos.










miércoles, 14 de septiembre de 2011

Transparencia y confianza: clientes y proveedores integrados · bezero eta hornitzaile integratuak

Buenos días, amig@s, egun on. Nuestro tema de hoy afecta a lo más vivo de la mayor parte de las organizaciones empresariales: los clientes y los proveedores, esa realidad que tanto ha adelgazado durante los últimos tres años. ¿Se cumple en este caso la creencia popular de que cuando perdemos algo nos damos cuenta de lo que vale? Perder no en el sentido de perder, sino del adelgazamiento mencionado. En muchos casos, la respuesta a la pregunta posiblemente sea «no», debido a la gran preocupación con la que se está viviendo esta circunstancia y que no permite tomar la distancia adecuada. En el lado contrario, lo que sí puede haber engrosado en tres años de crisis es nuestra piel para afrontar estas y otras preocupaciones y presiones; la «piel de elefante» será en este momento uno de los frutos más extendidos de esta crisis galopante.

Al tratar de este elemento del Nuevo Estilo de Relaciones (NER) que es «clientes y proveedores integrados», nos vienen a la mente en un día como hoy dos aspectos para compartir con las personas que nos visiten y lean.

El primero de ellos que el Nuevo Estilo de Relaciones es un estilo basado en las personas, en las de dentro de la organización y en las que están en el exterior, entre ellas, los clientes y proveedores. Y como esto no se queda en declaración de intenciones, es decir, en palabras sin cumplir y por cumplir, ni en frases decorativas, ¿en qué se nota que el NER es un proyecto basado en las personas clientes y en las personas proveedores? Como nuestro título indica, esto se nota o es realidad porque clientes y proveedores están «integrados» en el proyecto común, en el compromiso y esfuerzo que es interés de todos, a la manera diversa de cada persona.

La integración de unos y otros es fruto de un camino recorrido por las dos partes: por quienes se encuentran en el interior de la organización y por quienes se encuentran en el exterior. En el caso de los proveedores, el Nuevo Estilo de Relaciones se preocupa específicamente de lograr su integración a través del Equipo de Relación con los Proveedores que describe así Oscar García en su libro Cuando la propiedad no quiere ceder el poder:

«La responsabilidad principal de este equipo consiste en relacionarse con los proveedores para lograr la mejor calidad, servicio, coste e innovación. Se pretende romper la relación de sumisión a la que han sido sometidos los proveedores durante el último siglo; a cambio, se sustituye por una relación de cooperación presidida por los principios de transparencia y confianza, con la que se logre su máxima integración y, por tanto, conocimiento de las necesidades de nuestros clientes.»

En cuanto a la relación con los clientes, encontramos una de las innovaciones más radicales en el nivel organizativo, que comienza por el lugar poco convencional en el que se sitúan los llamados comerciales. También lo expone Oscar en su libro de forma tan ilustrativa que directamente podemos lanzarnos a la práctica de esta propuesta. Así describe al Equipo de Satisfacción de Clientes (ESC):

«Integrado por unas tres personas, este equipo no solo se responsabiliza de la relación con los clientes: confeccionar las ofertas, visitarles…, sino que extiende dicha responsabilidad hasta el cobro del pedido. Por lo tanto, supervisa y vela por el cumplimiento de lo pactado con el cliente durante todo el proceso de fabricación. Para ello, asisten a las diferentes reuniones celebradas en la organización, en las que hacen valer los intereses de los clientes. Si, por ejemplo, el equipo de compromiso está decidiendo lo que se va a producir la siguiente semana y el representante del ESC no está de acuerdo con ello, lo tendría que comunicar y presentar la propuesta que considerara oportuna. Esto no quiere decir que siempre se vaya a acordar lo que decida el ESC, sino que se tiene que debatir todo lo que sea necesario y analizar diferentes propuestas y alternativas hasta alcanzar el planteamiento que mejor satisfaga los intereses de la organización. Así mismo, el ESC tiene la obligación de ofrecer a los clientes solo aquellas condiciones acordadas y negociadas con los diferentes equipos.»

La innovación no termina aquí pues además el NER cuenta con un papel principal por parte de las personas que el modelo jerárquico denomina «directos», desarrollado a través de los Equipos Línea Cliente (ELC), aunque no es el único papel decisivo que desempeñan las personas trabajadores directos. Así lo describe Oscar:

«Son equipos autónomos compuestos por personas directas, antes llamadas «obreros», que se responsabilizan de responder en calidad, servicio y coste a las necesidades de los clientes. Estos equipos se autogestionan, sin interferencias de encargados ni de mandos intermedios, para producir aquello acordado en la reunión de compromiso. Cada equipo nombra un líder, que es quien representa a dicho equipo en las relaciones con los otros equipos, y viceversa. No tiene poder respecto a los integrantes del equipo y debe compaginar esta responsabilidad con su labor cotidiana. Su nivel salarial es idéntico al resto de compañeros y, generalmente, dicho papel suele ser rotativo entre los mismos.»

Os deseamos muy buen día, amigas y amigos. Si al menos a una persona le han servido estas reflexiones, el egunero de K2K emocionando habrá valido la pena.









lunes, 12 de septiembre de 2011

«Debemos ver la capacidad creadora y la energía positiva de los seres humanos»: Ofrecer oportunidades, no control, cometer errores

¿Te imaginas una cultura organizativa en la que exista todo esto de «ofrecer oportunidades, no control, cometer errores»? La mayoría de las personas tendrán que imaginarla, pues sencillamente esto no forma parte de la cultura organizativa jerárquica, la que aplica la mayor parte de las empresas y rige también en la mayoría de las actividades humanas. No vamos a lamentarlo, aunque lo sintamos, porque nos trae aquí la energía positiva y constructiva del Nuevo Estilo de Relaciones. Mejor, vamos a pensar en este buen párrafo de Koldo en su libro con Jabi Salcedo El éxito fue la confianza, que es una propuesta de avanzar al futuro, desde el punto en el que estamos, la mayoría en la cultura jerárquica y una minoría ya convencidos y experimentando otros modos y maneras, sean los del NER o sean otros con metas semejantes:

«Me cuesta creer cómo, tras casi una década del siglo XXI, todavía podemos pensar que las personas han nacido para ser mandadas y manipuladas por un mundo consumista en lo exterior y por una jerarquía impuesta en lo referente a su trabajo. Debemos ver la capacidad creadora y la energía positiva de los seres humanos. Todos podemos y debemos contribuir, con nuestras posibilidades, a dar oportunidades a las personas.»

Al leer esto, e incluso desde el título de nuestra página hoy, es casi imposible no pensar en una de las dos palabras de moda, como las llama Koldo: «crisis» —la otra es «innovación»—. Este tiempo es de problemas para muchas personas y organizaciones, pero los problemas pueden ser oportunidades, como se suele decir, y siempre valdrá la pena intentar la experiencia de comprobar si es así.

Koldo habla de capacidades de las personas en el párrafo citado y todos habremos comprobado que son diferentes en cada persona. No todos sabemos hacer igual de bien las mismas cosas o ni siquiera sabemos hacer las mismas cosas que otra persona. ¿Verdad que no podríamos imaginar un mundo solo con personas que supieran hacer lo mismo, lo cual, además, sería limitado, tal como los seres humanos somos limitados? Nos complementamos, otra idea en la que insiste mucho Koldo a la hora de hablarnos del elemento del NER que son los equipos autogestionados. Hoy también nos sirve para el aspecto de no controlar a las personas y asumir que hay que cometer errores si queremos crecer en conocimientos. De nuevo tomamos a Koldo como referencia para expresarlo, esta vez en unas líneas de su libro Un nuevo estilo de relaciones. Para el cambio organizacional pendiente, donde insiste

«en la necesidad imperiosa de basar nuestro futuro en la capacidad creativa de las personas, que fluye cuando la organización permite que ellas definan sus retos y que, para alcanzarlos, generen experiencias y errores que, a su vez, generan los aciertos que nutren los conocimientos.»

Cuando se actúa pendiente del control, como en función de cualquier otra meta concreta, se pierde fácilmente el sentido de la realidad. Es otra reflexión sumamente útil de Koldo que viene bien releer, en esta ocasión traída de las páginas del periódico El Correo:

«Yo no busco cosas, encuentro. Cuando te planteas una meta muy definida, pierdes libertad para observar lo que sucede alrededor y para descubrir nuevas oportunidades.»

Si aplicamos esto al control, vemos lo que ocurre a menudo en tal situación: se desfigura la perspectiva de, por ejemplo, para qué sirve lo que se hace, a quién sirve, etc., y la meta no llega más allá de evaluar o controlar que algo se haga como se ha mandado. En cambio, qué diferente es poder contar con las capacidades de todas las personas y hacerlas salir a la luz dándoles la oportunidad tanto de acertar como de equivocarse.

El tema daría para mucho, lo cual ya es un indicador de su utilidad para aprovechar problemas y errores y convertirlos en oportunidades. Para terminarlo bien hoy, compartimos esta bonita reflexión en la que llevamos pensando hace días. Trata sobre unir a las personas y trabajar juntos, en equipo, por un proyecto común. Así les decía Koldo a los asistentes a una de sus charlas:

«Os aconsejo que leáis a W. E. Deming, en La nueva economía (1993). Decía que la práctica actual es: “Clasificar a las personas, a los vendedores, a los equipos, a las divisiones y luego, recompensar a los de arriba, castigar a los de abajo”, e indicaba ya entonces, catorce años atrás, como práctica mejor: “Abolir la clasificación y el criterio por méritos. Dirigir toda la empresa como si fuera un sistema.”»

Como siempre, no es leer solamente lo que nos importa, sino tenerlo en las entrañas, interiorizarlo, para realizar el cambio cultural que necesitamos en nuestra sociedad.










viernes, 9 de septiembre de 2011

Comunicación, libertad y responsabilidad, para satisfacer los compromisos de un proyecto

Sentimos que es gran avance, y además ilusionante, la sola posibilidad de tratar de estos temas en una página perteneciente a una organización, K2K emocionando, dedicada al asesoramiento y el liderazgo de organizaciones empresariales. Y es porque sabemos que con Koldo Saratxaga y K2K estamos hablando de realidades, incluso mientras se intenta conseguirlas y se fracasa, pues esto significa que nos hemos situado en el terreno de juego y, en este caso, dispuestas y dispuestos a ganar el partido.

Viene bien ahora recordar las muchas veces que repetimos que esta página es modesta, un pequeño espacio, carente de lo que se llama pretensiones, etc. Lo recordamos porque así es y porque tiene un fundamento que hoy nos sirve para conocer el tema del Nuevo Estilo de Relaciones que tenemos: «comunicación, libertad y responsabilidad».

Es lo siguiente: en el libro de Koldo Saratxaga y Jabi Salcedo, El éxito fue la confianza, encontramos estas líneas de Jabi en el segundo capítulo, cuando está buscando un espacio para hacer su tranajo de escritorio como coordinador del proyecto:

«Lo primero de todo era encontrar la ubicación física más adecuada desde la que empezar a trabajar. Ésta no es una cuestión menor, pues el 90% de la comunicación que las personas reciben de los demás no proviene del lenguaje, de las palabras, sino de sus gestos, sus actitudes, el tono de su voz, cómo miran, cómo actúan, cómo escuchan.»

Vemos que en K2K emocionando piensan con sensibilidad en materia de comunicación entre las personas que forman parte de un proyecto, o dicho de otra manera, se involucran de verdad en comunicar, con sensibilidad hacia todos los posibles canales que tenemos las personas para llegar a otras personas, para comunicarnos con ellas: los gestos, las actitudes, las realidades, etc. De forma que K2K se preocupa por la eficiencia también en el terreno de la comunicación y nos hace conscientes del valor que prácticamente todo tiene para comunicar y relacionar a las personas.

En la aplicación práctica a la vida de una organización, el día a día de servir al cliente, la comunicación es amplia en el Nuevo Estilo de Relaciones, a la vez que sencilla, tal como Jabi la describe en el citado libro unas páginas más adelante:

«Cuando se tienen los compromisos con los Clientes acordados y conocidos por todos, sólo queda ponerse manos a la obra y acordar cómo los vamos a desarrollar.

»Para eso, los diferentes equipos, en función de sus capacidades y de los compromisos adquiridos, van estableciendo los calendarios de trabajo concretos que luego son compartidos y consensuados en la reunión semanal de Compromiso.

»En dicha reunión, se revisan los compromisos adquiridos para la semana en curso, se evalúa y corrige su cumplimiento –para poner remedio si fuera necesario a los problemas que se hayan detectado–, y se establecen los compromisos para la semana siguiente o las siguientes, según sea necesario. Una vez planificados los compromisos de cada equipo, ya es su propia responsabilidad llevarlos a cabo. Está en juego el binomio libertad y responsabilidad, después de pasar por una amplia comunicación.

»Normalmente, dedicamos alrededor de un cuatro por ciento del tiempo de todas las personas a compartir de una manera formal, en reuniones acordadas, en lo que definimos como Matriz de Relaciones, los temas de interés.»

Con claridad explica Jabi cómo lograr aquello que todas las organizaciones desean y es dar una respuesta satisfactoria a sus compromisos con sus clientes y las demás personas. Se trata de mucha comunicación orientada a dar a conocer los compromisos que la organización ha adquirido con sus clientes; así se facilita que cada persona asuma la responsabilidad de su propio compromiso. La experiencia de las organizaciones del NER lo avala. Y si queremos dar el paso a realizarlo, ¿qué haríamos? Quizá lo primero sería creérnoslo, tenerlo en las tripas, y luego ser coherentes con lo que pensamos.

Al pensar en todo esto que enuncia Jabi, nos dábamos cuenta de la gran diferencia que existe respecto a la política tan corriente de pasarse la patata caliente de unas personas a otras y de unos departamentos a otros. Valoramos también el buen sentido que supone en las personas actuar con «comunicación, libertad y responsabilidad», muy diferente de la etiqueta que se ponen como listos y listas las personas dedicadas a no comprometerse, a pasar patatas calientes.

Ya que hemos empezado con las comparaciones deportivas, podemos terminar con ellas, porque tenemos buenos jugadores, entrenadores, capitanes y buena estrategia de juego. Ahora lo que queda es llevarlo a la práctica. Y también con palabras de Jabi podemos visualizar cómo se camina por este sendero de cambio; así lo declaraba a Juanjo Basterra en una entrevista publicada en el diario Gara, hablando como presidente de ner group:

«Culturalmente cuesta. Cuando empiezas a aplicar ese nuevo estilo de relaciones si aflojas, te desvías y vuelves a los usos y costumbres que has tenido. Pero en el momento que se va asentando parece que es la cultura interna de siempre.»

Muchas gracias por tu visita y te deseamos un buen fin de semana. Eskerrik asko eta asteburu on!







miércoles, 7 de septiembre de 2011

Equipos autogestionados (caos organizado), para lograr el reto de que todas las personas puedan participar en un proyecto común

Este mes de agosto, la revista Forbes publicó el artículo «Las diez mayores mentiras de las Escuelas de Negocios» («The Ten Biggest Lies of B-School»), escrito por su colaborador Eric Jackson. En el número siete de este ranking se encontraba la siguiente «mentira»: «Las asignaturas más blandas (como liderazgo y management) son las menos importantes». En este caso, el referente de máxima dureza son las asignaturas de economía y finanzas. En este momento, no podemos dejar de recordar las recientes opiniones de Koldo Saratxaga sobre las escuelas de negocios y su método de estudio de caso. Se encuentran en el artículo que, como presidente de gbe-ner Elkartea, publicó en Gara: «Por otro modelo educativo».

Aunque los profesores de las Escuelas de Negocios se lamentan de que, a su parecer, piensan así sus alumnos, estos, en cambio, «habitualmente en la década de sus 40 años o de sus 50» —indica Eric Jackson—, afirman que «estas asignaturas son las más importantes de todas las que han tomado en la Escuela»: «Después de pasar por una Escuela de Negocios, se aprende que la respuesta o la estrategia perfectas no significan nada si no se consigue tener personas alrededor que participen en ello y ayuden a conseguirlo».

El párrafo continúa aportando los medios para conseguir esto, el primero de ellos motivar a las personas. Sin duda, resultan muy discutibles estos medios, desde el momento en el que se atribuye al manager el papel principal en «conseguir» que las personas le sigan. Resulta una perspectiva desenfocada de la realidad y enfocada desde la mentalidad jerárquico-funcional. Sin embargo, todo esto es útil y esperanzador para aceptar y participar en la evolución que se está produciendo. La idea de que sin las personas no es posible conseguir nada convive con los modos y maneras de la cultura jerárquica imperante, rueda de aquí para allá y, aunque resulta incómoda, no es posible hacerla desaparecer. Por lo tanto, como concluía Koldo Saratxaga en su charla en la Fundación Amalur: o cambiamos o nos cambiarán, ya que los cambios llegarán de todas formas.

En esta línea, el Nuevo Estilo de Relaciones demuestra ir por delante. Y también el liderazgo de Koldo Saratxaga demuestra ir por delante, cuando hoy estamos viendo realidades como ner group, gbe-ner y tantas organizaciones que asesora K2K emocionando. Pero demuestra ir por delante compartiendo, abriendo camino a la participación de las personas, al contrario que la competencia jerárquica con su ideal de ser el mejor venciendo sobre todos. Es una excelente actitud para aprender de este estilo NER: ser los mejores «con» todos, no el mejor por encima de todos, como enseña el individualismo reinante.

Decir esto aquí, en esta pequeña página, no molestará a ninguna persona y, al contrario, puede invitar a una reflexión distendida y sincera. Son años de ir por delante Koldo y el Nuevo Estilo de Relaciones, y en todo momento ha habido personas que se han ido sumando a este estilo hasta que hoy somos 2.000 en la familia NER.

¿Cómo se involucra a las personas? Además de que las personas asumen sus actitudes por su propio pie, como enseguida se visualiza en este estilo, la forma de contar con todas las personas sin excepción es trabajando en equipo, haciendo que todos trabajemos en equipo. Y no solamente centrados en nuestra responsabilidad concreta, sino además consiguiendo que todas las personas conozcan la marcha del proyecto, al contrario que ocurre en otras propuestas de equipos autogestionados, minifábricas, etc. aisladas y esporádicas en una organización empresarial. Dicho de otra forma, el NER asume la autogestión para la totalidad de la organización, hace partícipes de la misma a todas las personas. Así de clara, sencilla y estimulante es la explicación de Koldo sobre este tema en ¿Sinfonía o jazz? (pág. 145):

«No solamente hay que compartir el día a día, no es suficiente con decir que ya disponemos de una célula de trabajo y que ellos ya tomarán sus decisiones dentro de ese superestudiado y reducido espacio. Pero qué saben del futuro, de los mercados, qué de las ideas, qué de las demás cosas de la organización, ¿qué saben de lo que se reparte, de lo que se gana, de lo que...? ¿Saben de todo eso? Si lo saben es entonces cuando están participando verdaderamente del proyecto. Algunos gestores dicen alegremente: No, es que no entienden. Eso de que no entienden, puede constituir una enorme frivolidad, por lo que debe tomarse con mucha cautela. Tú hazles participes del proyecto, en el día a día, desde la concepción hasta la creación del futuro.

»Personalmente opino que lo de crear células y las autoorganizaciones de parcelas de la organización, cuando en la pirámide del poder no cambia nada, me parece taylorismo del Siglo XXI.»

Amigas y amigos, nos queda en el tintero la referencia de un libro para contrastar con el artículo de Forbes. Lo abordaremos otro día. Hoy nos habíamos propuesto además seguir nuestro tema con más experiencias del equipo K2K emocionando, gracias a lo que vamos conociendo por Los libros de K2K. Sin embargo, como aún tenemos en la mente resonando las dos buenas charlas de Koldo que hemos encontrado nada más reanudar la actividad de esta página, después de las vacaciones, parece ser que esto nos ha mantenido atentos a las ideas de Koldo Saratxaga, el líder y coordinador de K2K. Las dos charlas son una con por el Departamento de Acción Social de la Diputación de Bizkaia y otra con la Red Independentistak. Por nuestra parte, os invitamos a escucharlas, al menos dos veces cada una.







lunes, 5 de septiembre de 2011

Proyecto basado en las personas, para que también en el trabajo podamos realizar que somos seres sociales

Eres bienvenido, bienvenida, amigo y amiga, ongi etorri. Hoy tratamos sobre «Proyecto basado en las personas».

En el curso que ahora empieza seguiremos realizando el deseo de K2K emocionando de compartir el NER en esta página y, a diferencia del curso anterior, iremos tratando los temas del NER secuencialmente. El viernes pasado comenzábamos por el nombre de «Un Nuevo Estilo de Relaciones» y hoy proseguimos con «Proyecto basado en las personas». Es lo primero que encontramos formando parte de este estilo y lo hemos tratado en seis ocasiones anteriormente; puedes enlazar a las mismas desde la etiqueta al pie de esta página.

Hoy nos sirve muy bien para nuestro tema el vídeo de Koldo que acabamos de publicar en el egunero. Es el último que hemos localizado, aunque corresponde a una charla de hace casi un año, invitado por el Departamento de Acción Social de la Diputación de Bizkaia a la Jornada de Presentación del Plan de Acción para la Promoción del Envejecimiento Activo en Bizkaia. El estreno de Koldo Saratxaga en esta nueva temática y público dejó huella, como atestigua que a los pocos meses, en mayo de este año, le invitara la Casa de Asturias en Bilbao a sus Jornadas Culturales para dar otra nueva charla sobre el tema del envejecimiento activo.

Y volviendo a nuestro tema, «Proyecto basado en las personas», nos ha llamado la atención la capacidad de Koldo para hacerse y hacernos preguntas, y nos ha sorprendido y despertado, incluso teniendo la experiencia de que es posible cada día experimentar de forma nueva el Nuevo Estilo de Relaciones. Les hacía reflexionar Koldo a los participantes en esta jornada que, a lo largo de las 24 horas del día, nuestra vida se realiza en función de nuestro entorno social y de las personas con las que nos relacionamos. Continuamente lo expresamos diciendo cosas como «voy con los amigos, voy con la familia, voy con unos cuantos al monte» y, en cambio, decimos «voy a trabajar» y no decimos «voy a trabajar con los amigos, con los compañeros». Es interesante la reflexión, ¿no te parece? Decimos y repetimos desde hace siglos que los seres humanos somos seres relacionales, seres sociales, pero la cultura del trabajo que hemos construido parece empeñada en negarlo.

Un poco antes, en la charla Koldo explica entusiasmado a este nuevo público de sus ideas la diferencia que existe entre «empresa» («lugar donde se hacen bienes o servicios»), «organización» («lugar donde se hacen bienes o servicios con personas») y «proyecto» («lugar donde se hacen bienes o servicios con personas que les une una idea común que sienten que es su proyecto»). Añade:

«Es la empresa dentro de la sociedad. La persona dentro de la sociedad. El trabajo es crear, relacionarte, aprender, convivir, a veces viajar, a veces es conocer. Es una oportunidad de aportar a la sociedad.»

Después de esto llegaron los minutos finales de la charla, en los que Koldo les dice que está empeñado en crear una escuela de la naturaleza y, como no podía ser de otra forma, a continuación les muestra unas fotos de su huerta, con mucha satisfacción por la altura de las tomateras y el peso de los tomates. Esto último no lo vemos en el vídeo, es una pena porque ya nos hemos hecho forofos de la huerta de Koldo, pero la cámara no lo enfoca.

Bueno, amigos, y por si hay algún nuevo o nueva visitante, hay que decir que la huerta y los tomates son espacio y motivo de reflexión para Koldo respecto a su estilo de vida, el Nuevo Estilo de Relaciones. Habrá ocasión de acercarnos a esto.







viernes, 2 de septiembre de 2011

Un Nuevo Estilo de Relaciones, para el éxito de hacer realidad las ideas

Amigas y amigos, bienvenidos, ongi etorri! ¿Qué tal han terminado las vacaciones? ¿Y qué tal está siendo la vuelta al trabajo? ¿Alguien se siente con el llamado «síndrome postvacacional»? En cuanto a este último, lo encontramos como otro fenómeno globalizado, la «holiday blues», el «syndrome post-vacances», etc., y estos días protagonizando páginas de prensa.

Sea por un motivo o por otro, siempre existirá la posibilidad del desánimo o de la pasividad o la destrucción, y también siempre contamos con la opción de ser positivos y aportar en la parte que nos corresponde. Sí, y antes de que algún dedicado lector o lectora nos lo digan, aclaramos que esta idea la hemos tomado casi al pie de la letra leyendo ¿Sinfonía o jazz? Lo dice Koldo en un momento de la conversación para proponerlo como alternativa a las actitudes dañinas.

Es una idea sencilla y probablemente tú también la habrás expresado alguna vez, casi es de sentido común. Nosotros la situamos en esta primera página del curso por una razón sobre todo y es que, para Koldo, como es de conocimiento general, «las ideas no sirven para nada hasta que no son una realidad». Coherente con ello, Koldo Saratxaga es conocido por sus realidades, las de sus propias ideas y las del liderazgo y la gestión que aporta a los proyectos de diversas organizaciones. En otras palabras, es conocido por su éxito, pues esto es lo que significa realizar ideas, sean cotidianas o de tan largo alcance como la que ha permitido que hoy seamos más de 2.000 personas en la familia del Nuevo Estilo de Relaciones (NER). Hace unos meses escuchábamos por enésima vez cómo le preguntaban a Koldo en una entrevista por el secreto de sus éxitos y sin duda continuaremos oyendo la pregunta.

Si elegimos ser positivos, el NER, el Nuevo Estilo de Relaciones, es una manera, un estilo, que tenemos a nuestro alcance para seguir adelante con nuestros proyectos.

Al igual que en el curso anterior, compartiremos en esta página el Nuevo Estilo de Relaciones, liderado por Koldo Saratxaga desde hace décadas y, a partir de 2005, acompañado por el equipo K2K. Como mencionábamos antes, hoy somos 2.000 personas en la familia NER, todos y todas diferentes y diversos. El NER son valores e ideas, como se suele destacar al describirlo. En ¿Sinfonía o jazz?, Koldo destaca que no es suficiente con tener valores y buenas ideas para realizarlos:

«[Los valores] Son más que guías para mí. La palabra guía aplicada a los valores no me parece la adecuada. Son la base, pero puede suceder que existan los valores pero que no se oriente correctamente el proyecto dentro de la dinámica competitiva en la que estamos.»

Una de las charlas de Koldo que tenemos en vídeo se titula «El desarrollo y la capacidad de competir dependen cada vez más de las personas». Es un buen resumen de uno de los más poderosos motivos para realizar el NER, a la vez que nos permite conocer el nexo que crea el Nuevo Estilo de Relaciones entre ideas y valores y sus realizaciones. Así también entendemos a Koldo cuando respondía a la pregunta por el secreto de sus éxitos que «la base de todo es creer en las personas».