lunes, 30 de septiembre de 2013

«En ner group compartimos en transparencia» (Transparencia Confianza y Generosidad, Gardentasuna Konfiantza eta Eskuzabaltasuna)



Koldo Saratxaga explica la base de ner group, su razón de ser: «En ner group compartimos todo en transparencia total». Lo presenta como la realización exitosa del espíritu que alienta los clústeres, los cuales, en su opinión, podrían dar a sus miembros mucho más de lo que dan.

Son los minutos 6 a 8 del vídeo de la Jornada en ADEGI: Nuevo Estilo de Relaciones. Experiencia ner group. Junto con Koldo, participó Xabier Berasategi, Presidente de TTT Goiko, para compartir su experiencia con el NER, y también Óscar García, de K2K, por entonces Coordinador de TTT. Si sigues el enlace del vídeo, podrás ver la jornada completa. Son unas charlas de las que extraer aportaciones útiles y plenamente actuales.



















viernes, 27 de septiembre de 2013

«Una experiencia hortícola busca sembrar el bien común» (Continua sensación de siembra, Etengabe ereiten jarduteko sentsazioa)

Va avanzando septiembre y tan rápido que ya estamos en la penúltima página del mes. Al mirar hacia el camino recorrido en este arranque de curso 2013-2014, vemos que hemos caminado mucho por el terreno de lo práctico; nos ha resultado muy sencillo encontrar la traducción a la realidad de las ideas y los valores del Nuevo Estilo de Relaciones, de su letra o su teoría, por así decir. Hoy que el tema es la continua sensación de siembra, etengabe ereiten jarduteko sentsazioa, el elemento 10, compartimos la experiencia del proyecto Lur Denok contada en clave de siembra en Hirian por Mónica Míguez.

Durante todo el curso pasado no nos han faltado noticias para ir viendo el avance de este proyecto, unas veces con cosechas tan espectaculares como las acelgas en la fotografía de Hirian y otras veces con los contratiempos meteorológicos que tanto poder tienen en las labores agrícolas. La página de Lur Denok en Facebook constituye un buen resumen de todo el curso y si quieres conocer información amplia y detallada, la encontrarás en su sitio web.

Parte de los hallazgos acerca de Lur Denok que hicimos en la Red fue este artículo de Mónica, aunque algo tardíamente según su publicación. Además de muchos datos y amplias declaraciones de Koldo Saratxaga y Mikel Rubiralta, que no conocíamos, este artículo-noticia-reportaje muestra cómo se puede desarrollar un proyecto a través de una continua sensación de siembra. Refleja también claramente todas las facetas en las que se desarrollan los objetivos de Lur Denok.

Como muchos artículos y entrevistas alrededor del NER, lo convertimos en savia para alimentar este blog, nos gusta releer, pues, y no solo estar al día de la noticia. Lo reproducimos completo.


«Una experiencia hortícola busca sembrar el bien común (Mónica Míguez –Hiria)

»Es miércoles por la tarde. En el primer huerto puesto en marcha por Lur Denok se preparan las cestas que al día siguiente se entregarán a los miembros de esta sociedad limitada sin ánimo de lucro. “Esta semana llevan ajos tiernos, coliflor, cebolleta, acelga, calabaza y un manojo de apio y perejil”, comenta Mikel Rubiralta, coordinador del huerto que desde septiembre funciona en Astigarraga, uniéndose así a otras recientes experiencias hortícolas en marcha o en vías de estarlo en nuestro entorno (cada cual con sus características propias), como las municipales de Lezo, Errenteria o Donostia, o la creada en Oiartzun por la asociación de personas con enfermedad mental Arraztalo.

»Lur Denok supone la primera iniciativa empresarial surgida de Ner Group, una asociación creada hace cuatro años y en la que diversas organizaciones empresariales con una preocupación social y por lo que nos rodea comparten experiencias, sinergias y conocimiento, y ponen en marcha proyectos sociales como éste.

»Koldo Saratxaga, uno de los promotores de ambas iniciativas, cuenta cómo “la primera idea de crear Lur Denok surgió hace dos años con la idea de recuperar tierras abandonadas, crear empleo y educar en el huerto ecológico y la sostenibilidad, entre otros objetivos”.

»Parte de su filosofía está en producir y distribuir alimentos ecológicos producidos en Euskal Herria; poniendo especial énfasis en la participación de las personas, según destaca Saratxaga.

»“En vez de buscar un socio capitalista, hemos sido las propias empresas de Ner Group, así como particulares, quienes hemos puesto el capital necesario para echar a andar el proyecto. La participación mínima es de 300 euros, cantidad que se puede abonar en varios plazos. Así, la suma de pequeños capitales va formando uno más grande con el que llevar adelante Lur Denok”, señala.

»De 160 particulares y 21 empresas iniciales, a día de hoy han pasado a un total de 217, que ya tienen un primer huerto —el mencionado de Astigarraga— y una tienda en Beasain, donde también comercializan sus productos y los de otros productores locales. Pero aspiran a más: a corto plazo, a conseguir entre 300 y 350 asociados, y a trabajar un nuevo huerto y otra tienda, ambos en Bizkaia.


»Facilitar el consumo

»Son precisamente parte de las personas asociadas —las que así lo deciden— quienes reciben las 75 cestas con verduras y hortalizas que semanalmente preparan en Astigarraga.

»“Con nuestra propuesta, los socios y socias que no pueden permitirse ir al mercado para consumir productos ecológicos, de temporada, frescos, y de cercanía, los reciben en sus casas adaptados a su consumo, porque pueden optar por la cesta pequeña de 10 euros o la grande de 15; así como elegir recibirla semanal o quincenalmente”, detalla el coordinador del huerto, que cuenta también con voluntariado de la base social de Lur Denok tanto para trabajar el huerto como para preparar las cestas.

»Precisamente acercar a la gente a la huerta es uno de sus objetivos porque, como sostiene Rubiralta, “el gran problema respecto a las frutas y verduras que consumimos es precisamente la desconexión total que hay de la huerta. No sabemos nada de cómo se produce lo que comemos”. De hecho, ya no deberíamos fiarnos cuando en la etiqueta de un producto tan apreciado como el tomate reza “de caserío”. “Eso hoy ya no significa nada, porque puede ser de cultivo hidropónico en invernadero”, afirma.


»Alta gama versus utilitarios

»Que existe una sensibilidad creciente respecto a lo que comemos parece claro, pero tanto Saratxaga como Rubiralta insisten en la necesidad de reeducar la actual cultura alimenticia. “La gente se pone a ahorrar diez céntimos en su cesta de alimentos y luego no mira tanto a la hora de comprarse ropa o tecnología”, comenta el coordinador de Astigarraga, que ve necesario puntualizar el tema de los precios de los productos ecológicos, algo que decanta a la gente por otros productos, en principio más baratos.

»Para Rubiralta, el tema del precio tiene muchos matices. “En cuestión de bolsillo, para quien consume es más económica una verdura producida a gran escala, pero también hay que saber si la gente que trabaja esos campos está cobrando un salario digno o si se está trayendo de la otra parte del mundo, con las emisiones de carbono que va a conllevar su transporte hasta aquí, por ejemplo”.

»Y eso sin pararse a valorar la calidad del producto. “Yo siempre explico que nadie se plantearía que un Ferrari costase menos que un Ibiza. Nosotros producimos “ferraris”; productos sanos y de calidad, y compararlos con una lechuga plastificada, que no huele ni sabe a nada, y que se ha producido en condiciones para mí sospechosas, es como comparar esos coches: ambos son coches, pero no son lo mismo”, reflexiona.

»Las grandes superficies, que se han dado cuenta de la creciente puesta en valor de lo ecológico, como cuenta Koldo Saratxaga, “se han apresurado a crear lineales de estos productos”. No obstante, nuevamente, el que aparezca “ecológico” en la etiqueta pudiera llevar a confusión en dichos establecimientos. “Pueden etiquetarlos así pero venir de la otra parte del mundo, con lo que eso supone. No tiene sentido que, si tengo un producto a 30 kilómetros, vaya a consumir uno que viene desde Perú hasta Amberes; de ahí a Barcelona; de Barcelona a Basauri, y de allí a las grandes superficies. Hay que darle la vuelta a que la media que recorre lo que comemos sea de 5.000 kilómetros, con lo que eso supone también de engorde para los intermediarios”.

»Rubiralta pone el acento en el coste que esto tiene para la agricultura local. “Si se compran productos de aquí, es la economía de aquí la que se apoya, es aquí donde se recuperan y revalorizan terrenos, y donde se crean puestos de trabajo”. Lur Denok lleva creados ocho desde su puesta en marcha, y espera crear otros ocho o diez más de aquí a un año, según cuenta esperanzado Saratxaga, sobre todo por el crecimiento que registra día a día el sector ecológico.

»En ese sentido, estamos por detrás de países como Gran Bretaña, Alemania, Suiza o Francia, pero vamos a más. “En Euskadi este sector está creciendo a un ritmo anual de entre un 20 y 30%”. Sin embargo, avisa Saratxaga, “serán las grandes superficies las que lo cubran si no lo hacen iniciativas como la nuestra. Debemos hacerlo, sobre todo, consiguiendo que la gente se acerque a la huerta, que de alguna manera tenga un sentimiento de orgullo y pertenencia, de que esa tierra está ahí porque has puesto algo de tu parte. En eso pensábamos cuando pusimos en marcha un proyecto abierto al mayor número de personas posible”.»













miércoles, 25 de septiembre de 2013

«Lo que se veía venir ya ha llegado y ahora no nos queda más remedio, pensando en el próximo futuro, que entendernos entre los más próximos: familiares, amigos, vecinos,...» (Perspectiva de futuro, Etorkizuneko perspektiba)

Por cualquier lado que miremos el entorno de crisis, encontramos sin ir muy lejos la palabra «túnel», o similar, para significar la falta de perspectivas, de horizonte y hasta la desesperanza que sienten muchas personas. No, no vamos a quejarnos ni a encerrarnos en la herida, teniendo este Nuevo Estilo de Relaciones que es un buen barco para compartir, también en cuestión de mirar al horizonte. No avanzamos muchos pasos en el NER y ya estamos oyendo hablar de futuro y que se nos invita o impulsa a mirar al horizonte y considerar que hay un futuro por construir. Un futuro no solamente empresarial, económico, sino un futuro para la Sociedad, mediante un Desarrollo Humano Sostenible.



El NER toma «la Sociedad como una realidad que une» y punto de partida para crear proyectos basados en las personas, focalizados en el cliente y la eficiencia, nos dice Koldo Saratxaga. Sí, ¿y cómo es este concepto, cómo existe esta idea de Sociedad en el NER? Una respuesta son todas las ideas que ner group promueve a través de su Equipo de Compromiso con la Sociedad —puedes ver un reciente resumen de su actividad aquí en castellano y en aquí en euskera—.

Esta letra, estos datos, tienen la música de unas ideas NER, un concepto de Sociedad por una parte conocedor de su realidad de hoy y por otra, creador de propuestas para ser más Sociedad. Así son las reflexiones y aportaciones compartidas por Koldo desde el blog de Herrigune Leioa y entre ellas hemos encontrado la frase que ilustra nuestra página hoy, dedicada a la perspectiva de futuro, etorkizuneko perspektiba, el elemento 9 del Nuevo Estilo de Relaciones. Te va a sorprender quizá todo o algo de lo que aquí dice Koldo, y muchos de nosotros probablemente compartamos el deseo de sentirnos en una Sociedad así.


«La vida tan movida que llevamos, debido al consumo como cultura moderna y la gran autonomía que los fabricantes de automóviles, que tanto nos quieren, nos aportan, hace que la vida en el entorno, en el barrio, no sea una de las preferencias de sus habitantes.

»Para muchos de estos niños y niñas esto puede ser normal, por lo que no sentirán que algo les falta, [y sentirán] que lo de las raíces es algo muy disperso, las costumbres son un poco de folclore, las personas del barrio unas más. Sí, lo que les rodea se ha globalizado y se están perdiendo las vivencias, las travesuras, las caras y roces con los más mayores que suelen quedar grabadas a fuego. Sí, recordar lo que otras cuadrillas mayores hacían y que algún día también a nosotros nos tocará experimentar.

»Bueno, hemos preferido, nos lo han vendido bien, que todo esté reglado y que todos/as estemos muy ocupados con nuestros temas personales, se llaman hobbies, y familiares, que bastante es con este ritmo de vida, y que otros, los políticos, la banca, las multinacionales, nos ordenen los pasos que dar e incluso lo que tenemos que pensar.

»Pues bien, lo que se veía venir ya ha llegado y ahora no nos queda más remedio, pensando en el próximo futuro, que entendernos entre los más próximos: familiares, amigos, vecinos,...

»Sin embargo, hay que verlo como una tremenda oportunidad de crecer en todos los sentidos, de poder recuperar los valores olvidados: la solidaridad, la cooperación, la amistad, la paciencia, la sencillez, la coherencia, el respeto a la naturaleza,... y las costumbres, culturas y experiencias que las personas del entorno, del barrio, acumulan.

»Me gusta la manera de expresar el concepto de “tribu”. Cuando todo se comparte, cuando se escucha: antes era a los ancianos, a los que más vivencias, experiencias ha n compartido y por tanto poseían, es decir, a los sabios del lugar. El conocimiento fundamentalmente proviene de las experiencias que uno ha tenido siempre que hayan sido vividas con ilusión, con pasión como parte positiva del caminar humano. Solo lo que hacemos con agrado nos deja sensaciones, posos que pueden ser transmitidos con cariño a los que nos escuchan, de lo contrario, serán piedras incómodas que se llevan en la mochila y se lanzan como dardos dolorosos.

»La educación es una trilogía entre Familia, Escuela y Comunidad, esto crea lo que conocemos como Sociedad.»















lunes, 23 de septiembre de 2013

«ner group, una alternativa de desarrollo» (Conceptos económicos compartidos, Kontzeptu ekonomiko partekatuak)

En el sitio web de Sarein Sistemas encontramos renovada su sección ¿Quiénes somos? Incluye, además de su presentación individual como proyecto, un artículo renovado de presentación de ner group, al que Sarein pertenece. Este artículo tiene una clara orientación económico-financiera, con expresión al alcance de la comprensión de todos, como puede leerse, propia del Nuevo Estilo de Relaciones. Es una muestra de la claridad de ideas y de autopercepción que poseen las personas de los proyectos NER, como fruto de compartir los conceptos económicos. Por este motivo, la página es una buena forma de desarrollar la nuestra hoy, dedicada al elemento 7 del NER, que son los conceptos económicos compartidos, kontzeptu ekonomiko partekatuak.




«ner group, una alternativa de desarrollo

»Es una asociación impulsada y promovida por Koldo Saratxaga que aglutina a más de veinte organizaciones empresariales que apuestan por un estilo organizativo basado en las personas (ner - nuevo estilo de relaciones) y con una clara orientación al cliente así como a la eficiencia, apoyado sobre valores como la ética, la transparencia, la comunicación, la confianza, la responsabilidad, la libertad, los equipos auto gestionados, las decisiones tomadas en consenso, etc. Son 1.500 personas que facturan más de 300 millones de euros al año y tienen presencia en 60 países.

»Estas organizaciones son: AMPO, Ebi Electrotécnicos, Ekin, Estudio K, Gashor, Grip On,TTT Goiko, Icaza, Ingemat, K2K Emocionando, Kondia, Lancor, Las Indias Electrónicas,Lejarreta Seguridad, Panelfisa, Royde Fittings & Bearings, Sarein, Trebeki, Urtxintxa, Walterpack y Zubiola.


»Apuesta por el desarrollo humano justo y sostenible

»ner group además es una asociación con una clara conciencia social, orientada hacia un desarrollo humano justo y sostenible.

»Hacia el exterior, además de destinar el 2,5% del resultado económico obtenido por todas las organizaciones a proyectos de índole social, ner group aporta también el 2% del tiempo de las personas con presencia física en proyectos sociales. Entre todos estos proyectos podemos destacar ideas ya consolidadas, como el proyecto lur denok, actividad dirigida a la producción y distribución de alimentos ecológicos; también las tiendas de venta de productos agroecológicos hurbilekojaleak o Fondaki Sip-Ner, una iniciativa que facilita el conocimiento a las pequeñas organizaciones o entidades públicas.


»La cosecha cuantitativa

»La estrategia de las organizaciones que conforman ner group, basada en las personas de forma clara y decidida, en la orientación al cliente como una condición irrenunciable, así como en una vivencia colectiva por el conocimiento de la realidad económico financiera, hace que los logros obtenidos en los dos primeros años de cambio alcancen un incremento del cincuenta por ciento en las ventas, que impacta exponencialmente en los resultados ya que los multiplica por diez.

»ner group es en definitiva una iniciativa innovadora y pionera, que desde la libertad y la confianza entre las personas y sus relaciones, el compromiso y la creatividad de las mismas, pretende lograr el cambio cultural encaminado hacia un nuevo Desarrollo Humano Justo y Sostenible













viernes, 20 de septiembre de 2013

«Las personas deben ser el centro de la organización empresarial, porque todo lo demás, la producción, es una consecuencia de eso» (Innovación permanente, Etengabeko berrikuntza)



Qué ilusión y agradecimiento se sienten al notar la receptividad de tantas personas hacia el Nuevo Estilo de Relaciones. De tantas y de cada una, que cada una por sí sola es, somos, un mundo, ¡un tesoro!, tal como alguna vez afirman las efusividades maternales y paternales. Con nuestra apertura o escucha o receptividad, demostramos o confirmamos posibilidades constructivas y creativas, únicas e insustituibles en cada uno.

«No hay dos personas iguales en el mundo. No hay dos personas iguales, como no hay dos días iguales. Somos todos diferentes y en esa diversidad reside nuestra riqueza, si no, seríamos robots.»

No es necesario decir quién es el autor de estas palabras, nuestro Koldo Saratxaga, único en su especie, como él mismo dice del resto del género humano. Todo el NER es una realidad construida sobre esta confianza y esperanza en que las personas son una riqueza y no un recurso.

Es posible que haya quienes incluso no crean en la innovación o que, con sus realidades, no permitan creer que existe, pues parecen impermeables al cambio:

«¿Cómo podemos dejar el futuro de las empresas en manos de organizaciones que llevan décadas y siglos con el mismo tipo de relación y organización que cuando se fundaron? Están obsoletos, incapaces de ofrecer soluciones innovativas.»

En el ámbito organizativo, y específicamente empresarial, este inmovilismo ha pasado a manifestarse como un problema o «el» problema, según señala Koldo:

«Humberto Unzueta (Pregunta) – ¿El problema de las empresas es la organización de las plantillas?

»Koldo Saratxaga (Respuesta) – El problema es el modelo organizativo que está hecho de una manera clásica, jerárquica, en la que unos mandan y otros obedecen. Ese sistema ha servido, pero no es el que va a hacer que las empresas de este país se mantengan, sobre todo porque los costes no se van a poder mantener en comparación con el resto de los países y porque en materia de innovación tenemos un problema.»

Y es que no es suficiente con que seamos creativos e innovadores por naturaleza. Nuestras capacidades quedan en nada cuando no encuentran las oportunidades para desarrollarse. En definitiva, cuando no disponemos del entorno adecuado. En respuesta a este desafío de crearlo, el Nuevo Estilo de Relaciones sitúa a las personas en el centro del proyecto, como el motor de su futuro:

«Humberto Unzueta (Pregunta) – ¿El trabajador tiene que ser el centro de la empresa?

»Koldo Saratxaga (Respuesta) – El trabajador no, las personas. Las personas somos creativas y desde la creatividad se llega a la innovación. Las personas somos creativas por naturaleza y en un entorno adecuado somos capaces de innovar. El problema es que hay pocas personas dedicadas a la innovación. Las personas deben ser el centro de la organización empresarial, porque todo lo demás, la producción, es una consecuencia de eso.»













miércoles, 18 de septiembre de 2013

«Sin duda, uno de los aspectos clave de los ESC en cualquier época, pero especialmente en momentos de crisis, de falta de demanda, es el de posicionarse de manera absolutamente proactiva con respecto a los clientes y a los mercados» (Experiencia compartida, Esperientzia partekatua)

Los clientes y los mercados, en resumen, el cliente, están en el titular de nuestra página de hoy, dedicada al elemento 6 del Nuevo Estilo de Relaciones, que es experiencia compartida, esperientzia partekatua. Y es porque el NER es un estilo «que, tomando la Sociedad como una realidad que une, crea un proyecto basado en las personas y focalizado en el cliente y la eficiencia», como escribe Koldo Saratxaga en un artículo de reciente publicación en DYNA. Como todo en el NER, y es de interés destacarlo, la expresión corresponde a ideas, sentimientos y también a realidades. Así lo encontramos sin salir de este artículo de Koldo, unas líneas más adelante, con los datos concretos del grupo ner en orientación al cliente y en eficiencia de la propia orientación al cliente, pues vemos triplicado el número de personas dedicadas a su atención y más que triplicado el número de visitas reales por persona:

«Multiplicamos por tres el número de personas dedicadas a relaciones directas con los clientes y por diez, el número de visitas reales, focalizándonos en nuevos clientes y sobre todo, en nuevos mercados.»



La experiencia y el conocimiento que aportan estas visitas a las personas que las hacen son compartidos a su vez con los demás integrantes del proyecto. Y dada la focalización de todo proyecto NER en el cliente, entenderemos que si hay un aspecto neurálgico a la hora de obtener y compartir experiencia es todo lo relacionado con el cliente. Así explica Jabi Salcedo lo decisivo de esta misión:

«Otro cometido esencial de un ESC [Equipo de Satisfacción del Cliente] es aportar al conjunto de la organización la visión del cliente y, para ello, es fundamental compartir la información que manejan con todas las personas que la necesitan. [...]

»El papel de los ESC es facilitar que toda la organización se involucre, cada cual en lo que le toca, en esa relación con el cliente. Para ello, debe “compartir” al cliente en lugar de quedárselo como si fuera una propiedad suya. En el caso que nos ocupa, la incorporación a los distintos ESC de personas provenientes de áreas como la producción o el mantenimiento aportaba una diversidad de conocimientos y de experiencias que enriquecía enormemente al equipo, lo cual, unido a la buena disposición de todos los componentes de los equipos, no podía ser sino el punto de partida adecuado para la transformación que pretendíamos.»

Además de uno de los mejores ejemplos de experiencia compartida, los ESC lo son también de lo difícil que resulta compartir cuando se emprende el cambio organizativo desde la cultura jerárquica. Indica Jabi, también en El éxito fue la confianza:

«Éste es un punto crucial y que suele ser muy difícil para las personas que llevan muchos años trabajando como comerciales, ya que la cultura imperante establece una serie de normas no escritas, pero de estricto cumplimiento, que se resumen en que los clientes son del comercial y en que el poder del comercial es la información que maneja sobre éstos, motivo por el cual la guarda bajo siete llaves. Esto es general en todas las organizaciones donde participamos.

»Si decíamos anteriormente que los profesionales que se dedican a las finanzas, la contabilidad, etc. en las organizaciones suelen acabar convirtiéndose en una especie de “chamanes” que ostentan en solitario el don divino de la interpretación de los números y las cifras, con los comerciales suele suceder algo parecido respecto a los clientes. Las organizaciones, en una clara dejación de sus responsabilidades, delegan la relación con el cliente exclusivamente en los comerciales, y como el cliente es quien “nos da de comer”, el poder del comercial, que es el poder de hablar y convencer al cliente para que no nos falte el sustento, se convierte en un poder extraordinario.»



Para finalizar, y para motivarnos a compartir y también a superar este momento de crisis, estas ideas de Jabi Salcedo que, como muchas otras del NER, son aplicables por parte de personas y proyectos a sus circunstancias concretas, aunque no estén en el NER, buscan empleo, proyectos nuevos:

«Sin duda, uno de los aspectos clave de los ESC en cualquier época, pero especialmente en momentos de crisis, de falta de demanda, es el de posicionarse de manera absolutamente proactiva con respecto a los clientes y a los mercados. Como decía un poco antes en este mismo capítulo, para mantener la relación con el cliente, es necesario estar con él, en su casa, en su empresa, visitarle y no sólo para venderle cosas, sino para apoyarle, para solucionarle problemas, para ayudarle en sus proyectos futuros, en definitiva, para acompañarle en su andadura, hasta convertirnos en inseparables. Y eso no se hace desde una mesa de despacho con un ordenador, se hace viéndose las caras y con la actitud activa y positiva de que quien tienes enfrente es quien “te da de comer” y, por lo tanto, a quien le debemos el máximo respeto y el máximo compromiso.»













lunes, 16 de septiembre de 2013

«El compromiso con el cliente es siempre nuestro» (Clientes y proveedores integrados, Bezero hornitzaile integratuak)



Egun on! ¡Buenos días y buena semana! Nuestro tema hoy es apasionante, el elemento 5 del Nuevo Estilo de Relaciones, que nos depara a lo largo de nuestra vida tantas oportunidades de desarrollo y evolución personal y profesional como satisfacciones y sinsabores en las relaciones, pues de proveedores y clientes hablamos. En el NER no se trata de clientes y proveedores sin más, sino con nuestro estilo, integrados en nuestro proyecto. Esto significa lo que nos explica Óscar García en estos párrafos de su libro Cuando la propiedad no quiere ceder el poder; son dos preguntas en una reunión de compromiso, la primera del líder del equipo Línea-Cliente (ELC) y la segunda del de Relación con los Proveedores (RP), y las respuestas que Óscar da a uno y a otro.

Estas ideas que vas a leer, sencillas y claras en las palabras de Óscar, reflejan una vivencia real, a la que merece la pena prestar la mayor atención. Sí, incluso, aunque hayamos leído su libro, y no una sola vez, sino más. Hoy no somos los mismos que leyeron estas palabras ni tampoco estamos en las mismas circunstancias, por lo que les sacaremos jugo de manera diferente. Son una aportación válida en el nivel de empresa, en el profesional, en el de una de las tantas personas que buscan empleo o un giro en su vida. Y todo a través de esta lección, llamémosla así, que llega desde la vida cotidiana:

«ELC.— Pero si no hay material o se rompe una máquina, no es un problema nuestro. ¿Por qué lo tenemos que asumir entonces?

»Óscar.— Como ya lo he comentado en más de una ocasión, la producción no es responsabilidad exclusiva de los ELC, sino de todos los integrantes que forman este equipo de compromiso, en el que están representados todos los equipos de la nueva organización. Cuando decimos que toda la organización debe estar orientada al cliente, es esto. La organización no tiene sentido sin clientes, pero debemos lograr que los clientes den sentido a todas las personas de la misma.

»Por lo tanto, si no tenemos el material a tiempo porque, por ejemplo, el equipo de relaciones con proveedores ha cometido un error o nos ha fallado un proveedor, la responsabilidad es del equipo de compromiso, ya que las relaciones con los proveedores también son parte del mismo. Y por lo tanto, tendríamos que recuperar, si se diera el caso.

»Si utilizamos la metáfora del fútbol, lo entenderemos mejor. Cuando en un partido el portero comete un error y es expulsado, el resto de compañeros deberán hacer un esfuerzo extra porque van a jugar con un jugador menos. Y seguro que ninguno de nosotros, ante esta situación, se plantearía la posibilidad de no realizar ese esfuerzo, porque la culpa haya sido del portero. Tenemos asumido que en el fútbol somos un equipo y que entre todos tenemos que ganar el partido. Esa misma actitud es la que estamos planteando para el proyecto Urgola Hermanos.

»RP.— Eso lo he entendido. Pero si el problema no es responsabilidad de ninguno de nosotros, por ejemplo, si se estropea el camión que trae el material, ¿también tendríamos que recuperar?

»Óscar.— Estáis hablando de recuperar, como si se tuviera que trabajar más horas, cuando en realidad no es eso. Ya que si el camión, por ejemplo, tenía que llegar el lunes y llega el martes, nosotros no deberíamos trabajar el lunes, ya que no hay material, y recuperar ese día entre la semana si es que se puede, o el sábado en el caso contrario. En realidad, estamos trabajando las mismas horas aunque, como os decía antes, con flexibilidad.

»No obstante, me gustaría añadir que, independientemente de quién sea el causante del incumplimiento, bien seamos nosotros bien sean organizaciones o personas externas, la responsabilidad, en última instancia, siempre será nuestra. Porque si los clientes no están satisfechos con Urgola Hermanos, dejarán de comprar nuestros productos, y por lo tanto, nuestras ventas disminuirán. Y si eso ocurre, ¿quiénes serán al final los perjudicados? Si nos quedamos sin trabajo, de poco nos servirá echar la culpa a terceros. El compromiso con el cliente es siempre nuestro. El resto son disculpas para eludir responsabilidades.»













viernes, 13 de septiembre de 2013

«Ocurre casi siempre que la culpa no es por completo de una de las partes, sino que suele ser un cúmulo de errores o circunstancias que deben solucionarse trabajando conjuntamente todas las partes» (Ofrecer oportunidades No control Cometer errores, Abaguneak eskaintzea Kontrolik eza Hutsegiteak egitea)



El control y el error han tenido presencia en la entrevista más reciente a Koldo Saratxaga que hemos releído en algunas páginas anteriores. En cuanto a las oportunidades, probablemente no haya realidad más deseada en este momento por todas las personas y muy especialmente por los más jóvenes; podemos ver un ejemplo, sin salir de las publicaciones de Koldo, en las respuestas que compartió acerca de su encuesta «¿Qué tipo de Sociedad quieres?» entre los asistentes a su charla ante el tt30 del Grupo Vasco del Capítulo Español del Club de Roma (imagen sobre estas líneas). Las oportunidades eran un deseo muy reiterado.

Hoy enfocamos uno y otro, el control y el error, junto con las oportunidades, desde la perspectiva del Nuevo Estilo de Relaciones, que es insólita en el panorama corriente, pues nos dice que hay que cometer errores, que no hay que controlar a las personas y que hay que ofrecerles oportunidades. Más que insólito, es abiertamente contrario al sistema imperante jerárquico, donde el control es uno de sus cimientos, no se ofrecen oportunidades o se ofrecen las que no desequilibran el poder establecido, y se penalizan los errores.

Por tanto, no hay referente organizativo suficientemente conocido para compartir este elemento del NER, su número 4. Dicho de otra forma, supone un cambio, un verdadero cambio, en el proyecto que elige el NER para avanzar. Así lo destaca K2K emocionando en la asamblea en la que presenta la nueva organización a un proyecto, como se refleja en Experiencias ner 2011:

«El cambio propuesto es un proyecto basado en las personas, mediante el trabajo en equipos autogestionados, con comunicación, libertad y responsabilidad, que ofrece oportunidades, evita el control por el control y asume que las personas cometerán errores que servirán para seguir creciendo en experiencias y, por lo tanto, en conocimiento.»

La experiencia personal nos dice que es así como crecemos en conocimientos útiles e inolvidables, equivocándonos porque nos atrevemos a hacer cosas nuevas o hacemos muchas veces las mismas y llegamos a ser auténticos sabios o artistas en la materia, gracias a cometer casi todos los errores posibles (¡siempre quedará alguno por cometer!).

Así ocurre cuando contamos con la oportunidad del riesgo, de la realización, y no tenemos encima el control de quien está esperando a que cometamos errores, como también es muy frecuente en la cultura jerárquica; este control, oficial u oficioso, y a veces una obsesión, es fuente de errores en los y las controlados, y esto es motivo de regocijo para la o el controlador, en lugar de para arrimar el hombro o practicar otra actitud colaborativa. Guarda relación con esto una reflexión que encontramos en Experiencias ner 2011 acerca de esta actitud, en el contexto de la implantación del NER en un proyecto:

«Las decisiones y evoluciones de este tipo [excelentes], con la ética indicada, solo se consiguen cuando una mayoría de las personas participantes confían y apoyan con ilusión y creatividad un proyecto en el que creen. Sin embargo, y tristemente, sigue habiendo “esas personas” que se aprovechan de todo lo bueno, y entre otras cosas, de la “garantía” de continuidad que el nuevo estilo aporta, pero están ojo avizor, con el palo en la mano, al paso de la bicicleta. Como norma, no suelen ser los mejores en su profesión.»



Y organizativamente, con carácter práctico, ¿cómo se asume el contar con que las personas cometan errores? ¿No se forma un caos y un fracaso con todos equivocándose? De nuevo tenemos que recurrir al propio NER, a sus ideas, valores, sentimientos y a la realidad de sus proyectos para tener una clave que no encontraremos en la cultura jerárquica predominante. Sirve como respuesta la siguiente perspectiva de Eduardo, de Royde, que puede resumir la actitud organizativa ante los errores, sin el NER y después con el NER:

«Los de la oficina técnica decían que la culpa era de los comerciales... ¡Que no venden lo suficiente!, ¡que deberían haber viajado más!, ¡que tendrían que haber hecho más visitas!... Por su parte los comerciales se quejaban de la oficina... ¡Es que no nos dan suficiente base!, ¡es que no nos dan datos!, ¡es que...!

»Como ocurre casi siempre, la culpa no es de nadie, al menos no lo es por completo de una de las partes, sino que suele ser un cúmulo de errores o circunstancias que se dan y que deben solucionarse trabajando conjuntamente todas las partes.»

Así es una de las respuestas del NER ante los errores, convertirlos en una fuente de conocimiento y de unión entre las personas en el trabajo por darles solución. ¡Qué cambio!, ¿verdad? Es una realidad positiva y constructiva que está a nuestro alcance crear.













miércoles, 11 de septiembre de 2013

«Lo importante es tomar decisiones en libertad, de manera compartida y asamblearia y más autónoma. Nuestros objetivos son diseñados entre el 96% de las personas que metemos muchas horas entre noviembre y diciembre para elaborar el plan del año siguiente» (Comunicación Libertad Responsabilidad, Komunikazioa Askatasuna eta Ardura)

«Lo que tiene que haber es información y no control. Hay que crear una buena comunicación dentro de la organización y crear objetivos. Nuestros objetivos son diseñados entre el 96% de las personas que metemos muchas horas entre noviembre y diciembre para elaborar el plan del año siguiente, mientras que en las empresas tradicionales el 95% de las personas no tiene ni idea de lo que quiere hacer la empresa. [...]

»La palabra “ética” encierra una transparencia en el sentido de que los trabajadores tienen que saber absolutamente todo sobre lo que tiene que ver con su trabajo y la organización para la que trabaja. Si todo es ético, no tiene que haber nada que ocultar. Y digo todo porque todo afecta al buen fin de ese proyecto o de la empresa, salvo obviamente las cuestiones íntimas y privadas. La transparencia conlleva confianza y esta deriva en libertad, que no libertinaje, y a partir de ahí es desde donde las personas actúan con responsabilidad. Y la mayoría de las personas, de los trabajadores, son responsables. [...]

»Lo importante es tomar decisiones en libertad, de manera compartida y asamblearia y más autónoma, para que las personas sean más orgullosas de su participación en el proyecto.»


«Proyecto», última palabra en estas ideas que tomamos de Koldo Saratxaga, publicadas en los diarios del Grupo Noticias —las citas son de Deia y de Noticias de Álava—. Proyecto es el final y el principio del Nuevo Estilo de Relaciones, su elemento 1 y también13. En las ideas de Koldo vemos que el proyecto se construye gracias a las personas y a sus capacidades para asumir valores compartidos, entre ellos la comunicación, la libertad y la responsabilidad; no menciona Koldo palabras como «mercados», «capital» o «instalaciones» para llevar a buen fin el proyecto o empresa. En la misma línea, en la entrevista que leíamos en el post anterior, Peio Alcelay afirma que la competitividad que en este momento deben alcanzar las empresas está no en bajar sueldos, sino en dar capacidad de decisión a todas las personas.



Medios intangibles y cualitativos son los que mueven principalmente el mundo NER, unos medios al alcance de todos y cada uno, en diversa medida, ya que todos tenemos capacidades diferentes. La inmensa mayoría de los seres humanos sabemos que es así para nuestro caso particular, pues aunque en sueños pensemos que nos toca la lotería, en nuestro día a día contamos con nuestras fuerzas y la suerte para ir adelante, y solo una minoría puede vivir de la fortuna propia o de la ajena, sea de los padres, marido, mujer, etc. Pero esto que sabemos y experimentamos a título individual no podemos experimentarlo como integrantes de una empresa jerárquica, donde solo se contará con nuestra capacidad de actuar al «ordeno y mando».

En la vida cotidiana con el NER, la comunicación, la libertad y la responsabilidad se entrelazan. La comunicación empieza por la información compartida por todos y continúa por el espacio y el tiempo necesarios para aplicarla a hacer avanzar el proyecto, también entre todos, diseñando su hoja de ruta, sus objetivos. Todos tenemos esta libertad de acceso a la información y de ejercer una opinión, como explicaba Peio. También todos contamos con todos para que el proyecto común se desarrolle y evolucione, gozamos de la libertad que crea la confianza y respondemos a ella, somos responsables.













lunes, 9 de septiembre de 2013

«La estrategia para competir no puede ser bajar los sueldos, sino ser más eficientes, y son los propios protagonistas quienes deciden las acciones para lograrlo» (Equipos autogestionados (caos organizado), Talde autogestionatuak (kaos antolatua))

«El modelo NER se basa en equipos de trabajo autogestionados que luego colaboran entre ellos de forma solidaria. Es cada área o sección la que se marca sus propios objetivos y establece las acciones para lograrlos. Luego se ponen en común todas las estrategias. Las directrices no vienen “de arriba” como es habitual, sino de las mismas personas que van a trabajar día a día para hacerlas realidad. Porque, insisto, ¿quién mejor que los propios protagonistas conoce las potencialidades y limitaciones de una tarea y de los recursos de los que dispone, y sabe lo que necesita para mejorar? [...]

»En Euskadi se están desaprovechando el talento y las capacidades de muchas personas porque las decisiones las toma un equipo reducido de gente, llámese equipo directivo, consejo de administración, etc., cuando el que mejor conoce cómo optimizar los recursos, solventar incidencias y tener satisfecho al cliente es el profesional que trata con ello a diario. Es la base del nuevo estilo de relaciones que implantamos en su día en Irizar y que también se aplica en Ampo y en otras empresas y que da nombre a NER Group. [...]

»Hay que cambiar los sistemas jerárquicos tradicionales y entender la empresa como una organización en la que todo el mundo tiene responsabilidades, opinión y participación y en la que todos comparten los éxitos y los fracasos.»



Desde la primera página de este curso, el equipo ha estado presente, como sentimiento, idea y realidad. Y no es casualidad, es natural, porque todo el Nuevo Estilo de Relaciones se funda sobre la realidad de equipos autogestionados, explica Peio Alcelay en los párrafos anteriores. Esto significa en términos prácticos, como has leído, que cada equipo de los que se compone un proyecto (que es una suma de equipos) decide por sí mismo sus objetivos, sobre la base de la información conocida por todos, y después pone estas decisiones en común con las de los demás. A su vez, esto supone que la actividad de cada equipo repercute en el proyecto entero, le hace avanzar, retroceder o estancarse.

Aún más, porque en el NER no estamos solos o aislados, ni individualmente ni como equipo, en ningún nivel o área de la actividad que desarrolla el proyecto (la empresa). Participamos en todo, desde opinar para aportar elementos de juicio para la toma de decisiones hasta poner manos a la obra para, lisa y llanamente, producir. «Todo el mundo tiene responsabilidades, opinión y participación y todos comparten los éxitos y los fracasos», dice Peio.

Todas las personas de un proyecto NER o cualquiera de ellas podrían dejarnos especialmente claro que esto es así si nos explica que en su día a día forma parte de varios equipos diferentes, que pueden ser el de Pilotaje y el de Línea-Cliente, el de Satisfacción de Clientes, Pilotaje y Servicios Tecnológicos, etc. Esto es otro signo distintivo del NER, que se da por tanto desde sus orígenes en Irizar, como indica Koldo Saratxaga en su libro ¿Sinfonía o jazz?:

«Procuramos que una persona no esté únicamente en un equipo, sino que tenga otras responsabilidades o bien pertenezca a otro u otros equipos. Esto también permite que adquieran la capacidad de dedicar sus esfuerzos, su tiempo, a lo que consideran más importante y no siempre a lo más urgente o a lo que te ordenan.»


Foto: El País













viernes, 6 de septiembre de 2013

«La solución a los problemas de las pymes pasa por ellas mismas, por diseñar un proyecto ilusionante. No podemos estar esperando a que venga alguien a sacarnos del atolladero» (Proyecto basado en las personas, Pertsonengan oinarritutako proiektua)

«Humberto Unzueta (Pregunta) – ¿Se puede salir de esta con las políticas que la UE marca a los Estados basadas en la austeridad?

»Koldo Saratxaga (Respuesta) – Europa está repartiendo miseria y para eso es mejor huir de la miseria y buscarte la vida por tu propia cuenta. Es un error pensar que las pymes puedan esperar algo de Europa, la solución a sus problemas pasa por ellos mismos, por diseñar un proyecto ilusionante. No podemos estar esperando a que venga alguien a sacarnos del atolladero. Estamos hablando ya no de competir con empresas de Europa, sino con un mercado mucho más agresivo y emergente que nos está esperando para comernos.»

¡Qué sencillo y qué fácil discurre todo allí donde todos aportamos y nos sentimos en la confianza de hacerlo, con el interés en común por un proyecto compartido! A esto podemos aspirar con este estilo organizativo que nos facilita encontrar lo que nos une y apoyarnos en ello para que todo resulte así, sencillo, fácil —por lo general, no gustan los enredos y las complicaciones—. Pero no solo esto, no es el objetivo llevarnos bien porque sí, para estar bien, sino porque necesitamos conectar entre nosotros, unir energías, para que avance el barco que nos lleva a todos.



Como destaca Jabi Salcedo, así logramos una productividad en la que no se puede soñar allí donde energías, ilusiones y tiempo quedan en el camino por relaciones inadecuadas.

También logramos ser capaces de competir, nos dice Koldo Saratxaga en una entrevista publicada recientemente en los diarios del Grupo Noticias, a la que pertenecen las líneas que abren nuestra página.

Al mundo laboral y relacional de usar y tirar, de los llamados contratos basura, le es ajena la idea y la realidad de proyecto basado en las personas, incluso de proyecto, pues las personas no cuentan realmente ni tampoco el largo plazo que supone decir proyecto. Por el contrario, no es raro encontrar personas que piensan que pueden perder su empleo en cualquier momento o que están de paso en cada trabajo y no tienen, o no pueden tener, más proyecto que el suyo de ganarse la vida —lo que no es poco éxito, dicho sea de paso— o, en definitiva, una amalgama de personas cada una «haciendo la guerra por su cuenta».



El Nuevo Estilo de Relaciones facilita que nos convirtamos en empresarios y emprendedores de la actividad que desarrollamos. Gracias al NER disfrutamos de la oportunidad de formar parte de un proyecto, donde tenemos compañeros, alcanzamos metas juntos y podemos pensar a largo plazo en nuevas metas más allá de asegurar los medios de subsistencia. Es una oportunidad, lo que significa que podemos aprovecharla o rechazarla y, por tanto, seguir en la cultura imperante, como señala Koldo hablando del futuro próximo de las organizaciones:

«Habrá muchas organizaciones empresariales a las que esto no les va a afectar nada, que van a mantener el tipo de convivencia y relación de hasta ahora, pero también está claro que algunos empresarios, porque no son dignos de llamarse así o porque están desesperados, van a tratar de aprovecharse de las circunstancias. Frente a esto lo importante es tomar decisiones en libertad, de manera compartida y asamblearia y más autónoma, para que las personas sean más orgullosas de su participación en el proyecto.»













miércoles, 4 de septiembre de 2013

«Lleva treinta años transformando radicalmente la empresa. Es consciente de que su enfoque es aún para minorías» (Un Nuevo Estilo de Relaciones, Harreman-Estilo Berri Bat)

Nuevo se describe desde su nombre el Nuevo Estilo de Relaciones, lo que define su novedad y también el cambio que supone con respecto a la realidad existente de las relaciones humanas organizativas. Dice su autor Koldo Saratxaga:

«A veces pienso que esta sola frase: “un nuevo estilo de relaciones” es suficiente para expresar todo lo que siento sobre la necesidad del cambio urgente y que quien lo comprenda dará el gran salto y quien no, se quedará con sus formas y, permitidme que sea crudo, con sus temores y desconfianzas y, casi seguramente, con el fracaso de cara al futuro.»

Se trata de una propuesta de sentido común a la vez que hecha como a propósito para que a Koldo le motejen de Quijote: «es mi Quijote empresarial favorito», refiere Juan Carlos Cubeiro.

Que es de sentido común y a la vez un reto inalcanzable puede parecérnoslo si pensamos en la organización de la que se dotan la mayoría de las personas hoy en día cuando se agrupan con fines empresariales, religiosos, académicos, etc. Vemos las organizaciones se sustentan en su mayor parte sobre el poder, sobre la fuerza y la autoridad del poder. Bajo la quietud de un aparente control por parte de dicha autoridad, de una aparente disciplina resultante del ordeno y mando, y hasta del silencio de voces críticas o discordantes de alcance, se desarrollan incesantes tensiones por el poder, un continuo tour de force que en su versión extrema es incluso físico, como pone de manifiesto la guerra, presente en muchos países de nuestro planeta.

¡Parece imposible cambiar esto que existe desde que el mundo es mundo! Puro quijotismo siquiera pensar en ello. Pero ¿y si lo asumimos uno más uno más uno, etc., tal como nos plantean las anteriores palabras de Koldo? ¿Y si cambiamos nuestra organización y los de al lado la suya y así sucesivamente? No olvidemos los avances que ya se están produciendo en esta dirección tipo «mancha de aceite»; un ejemplo es ner group, donde puedes conocer a varios proyectos que han hecho realidad este cambio, gracias a todas sus personas, que de quijotes han pasado a nuevos empresarios y empresarias de esta nueva era del conocimiento.



Hoy, miércoles 4 de septiembre, es nuestro segundo día del curso y comenzamos una nueva exposición del Nuevo Estilo de Relaciones, donde el punto de partida es su nombre. Lo hacemos como de costumbre, desde la modestia de esta web en su planteamiento y alcance, y desde la ilusión con la que emprendemos cada día en el que encontramos la oportunidad de aportar a un proyecto común.

Como otra muestra de presunto quijotismo, que a la vez contextualiza el alcance de este compartir aquí el NER, sirve recordar que hace un tiempo, el curso pasado, comentaba Koldo Saratxaga que los promotores del Nuevo Estilo de Relaciones K2K emocionando no son conocidos fuera del País Vasco. También con relación a ner group lo ha afirmado en alguna ocasión su presidente Jabi Salcedo, diciendo que no son muy conocidos fuera de Euskadi y dentro podrían serlo más.

Si buscamos en Internet el nombre Nuevo Estilo de Relaciones, unido o no al nombre de su creador, Saratxaga, esta web —el Gaur egun de K2K emocionando, que se dedica específicamente a compartir el NER por voluntad de todo el equipo K2K— es frecuente que aparezca, como pronto, hacia la tercera página de resultados, es decir, la página a la que solo llegan los profesionales de Internet y nunca los usuarios, al decir de las estadísticas. Antes se verán páginas de algunas librerías que venden el libro de Koldo, Un nuevo estilo de relaciones (Para el cambio organizacional pendiente), algún post de algún blog que lo reseñó, algún otro post en algún blog dedicado a temas de gestión, incluso algún post del blog precursor de este, Liderar Innovando, donde ya obviamente no queda nada del NER pues todos sus contenidos han venido a unificarse aquí...

Con algunas variantes, el panorama descrito es el acostumbrado y el que os puede dar y nos da a nosotros la medida de la modesta aportación que esta web realiza. Si pensamos en que son cinco años aportando desde aquí, desde el Gaur egun de K2K emocionando, cinco años sumando, está claro nuestro compromiso con las minorías, con la diversidad y, por lo tanto, nuestra desafección de cualquier astilla de poder y de candelero. Podrás intuir que —llueva, truene o relampaguee— el NER y las personas son el para qué del Gaur egun.

Lo anterior es un efecto colateral del NER y una vivencia real al abrigo de sus valores. Sirve como post y también como introducción y presentación propias de un comienzo de curso. Sin embargo, podrías alegar que a ver si seguíamos igual si el NER se convirtiera en éxito masivo digital. Esta posibilidad es muy lejana, hoy por hoy, ya que el NER es suficientemente molesto para poderes de todas las tallas como para que nos pongan piedras y piedrecitas aquí y allá en el camino, en cualquier espacio donde sembremos. Lo reflejaba así Koldo Aldai, tras una conversación con Koldo:

«Lleva treinta años transformando radicalmente la empresa. Es consciente de que su enfoque es aún para minorías: “Muchos me empujan y empujan para que me vaya fuera...” Pocos aceptan en la empresa su envite: “No jerarquía, compartir, transparencia, beneficios para todos...” Va contracorriente, pero no le importa. Disfruta sembrando y sabe que su cosecha es a largo plazo. Afirma que sólo un 2% de las organizaciones (empresas) han cambiado su modelo de una manera clara y no ficticia.»

(Koldo Aldai, «Entrevista a Koldo Saratxaga: “El líder tiene que saber escuchar y mirar a los ojos”», Fundación Ananta)



Como ves, volvemos así al comienzo de la página, al panorama que se ofrece para una innovación con el alcance de un nuevo estilo de relaciones entre las personas, realizado desde el compartir en lugar de desde el poder de unas sobre otras otras.

En el siguiente post, continuamos compartiendo cómo propone hacerlo el Nuevo Estilo de Relaciones (NER). ¡Hasta el viernes!













lunes, 2 de septiembre de 2013

Todos somos equipo y todos somos responsables del proyecto (Un proyecto común = Un éxito compartido, Proiektu erkidea = Arrakasta partekatua)

¡Buenos días! Egun on! Ongi etorri, bienvenidas y bienvenidos a un nuevo curso con nuestro Nuevo Estilo de Relaciones.

De vuelta de las vacaciones, que se han alargado durante todo el mes de agosto, hoy es el primer día del año 2013-2014 y reanudamos la exposición continua del NER a través de esta página, exposición y página que se desarrollan bajo el impulso de K2K emocionando, como sabrás. En el NER unas personas y proyectos están empezando, mientras otros suman décadas, y en todos podrás oír hablar de los mismos comunes valores, ideas, sentimientos y elementos organizativos. De todo ello intenta hablarte esta página, siempre con el apoyo de las aportaciones del equipo K2K emocionando en forma de libros, artículos, charlas, experiencias, etc.

Para situarnos ante el posible internauta que nos visita ahora por primera vez, decir que esta página, el Gaur egun de K2K emocionando, nació como complemento de un proyecto más amplio de sitio web y evolucionó hasta ser su protagonista único, con una misión también única, que es la de compartir los 13 elementos en los que consiste el NER, además del nombre Nuevo Estilo de Relaciones y de la conclusión o el término hacia el que nos encaminamos con el NER. También encontrarás un perfil en Twitter y otro perfil y una página en LinkedIn donde compartimos la publicación de los post y algunas noticias en torno al NER. En las páginas o post del Gaur egun encontrarás errores y fallos atribuibles a la condición humana de quien esto escribe y por los que anticipadamente pide disculpas al visitante.

Vamos pues a continuar con la exposición del Nuevo Estilo de Relaciones, retomando el punto en el que quedamos.



Nuestro tema inaugural es un proyecto común = un éxito compartido, proiektu erkidea = arrakasta partekatua, la consecuencia de los 13 elementos del NER. Es el horizonte que tenemos quienes vivimos con este estilo, un horizonte positivo y de esperanza, orientado al logro, y también la forma como nos proponemos realizarlo. Ambos, el destino y el camino son compartidos, comunes, por las personas que forman parte del proyecto, personas que son cada una diferente de la otra, conviene subrayar.



A primera vista de quienes no conozcan mucho el NER, esto puede resultar un panorama ideal, ¡un proyecto (una empresa) con personas unidas! Sí, pero no en el aspecto de relaciones paradisíacas, porque no desaparecen las disensiones, los roces, las discusiones... Y sin embargo, sí hay algo de especial, ya que la mayoría de los enfrentamientos, como la mayoría de los esfuerzos, se producen alrededor de la realidad compartida, sean retos, valores o ideas, por la diversidad de las personas. Con esta idea lo resume Jabi Salcedo:

«Existen tensiones propias de un modelo democrático, en un modelo dictatorial existen menos tensiones.»

Añade Jabi este panorama de logro, de éxito entre todos:

«El NER permite romper con las estructuras capitalistas de relacionamiento de trabajadores y esta metodología nos permite sobrevivir en tiempos de crisis. NER es trabajo en equipo y cada uno aporta en lo que tiene mayores habilidades, aporta al grupo lo que sabe, en lo que es mejor. Por tanto en situaciones normales logramos que la productividad suba muchísimo porque todos somos equipo y por tanto todos somos los responsables de la tarea, no existe frustraciones en los grupos. Existe tensiones propias de un modelo democrático, en un modelo dictatorial existen menos tensiones.»

Así se trabaja de puertas adentro en un proyecto y además entre proyectos, cuando funcionan unidos en ner group. También Jabi aporta un ejemplo en la entrevista citada:

«Esto es una forma de trabajar muy novedosa, porque sin tener nada más que el liderazgo y objetivo común, con la transparencia y confianza entre los grupos, están en mejor posición que el resto de las Pymes que están separadas, individualmente, a la hora de negociar hacia afuera. [Un ejemplo] que os puedo contar, es sobre los equipos de coordinadores que salen a negociar mejores precios para el Grupo. Por ejemplo, se negocian mejores tarifas de banda ancha, o de teléfono, o del gas. El equipo de coordinadores financieros hizo un mapa que refleja lo que les dan los bancos y lo que quieren los bancos de cada una de las organizaciones. Se negocia con los bancos como Grupo, y no individualmente.»

Quizá estés de acuerdo en que las experiencias e ideas que comparte Jabi son escalables a todo proyecto, independientemente de su tamaño y actividad. Como ves, todo se hace depender de las personas y es que para contar con todos, solo hay que dejar que salga lo mejor de cada persona; esto, este éxito, se consigue con una sencilla e infrecuente cosa, que es el motor del NER: creer en las personas.











domingo, 1 de septiembre de 2013

Nuevo Estilo de Relaciones (NER)















Harreman Estilo Berria (HEB)