viernes, 27 de junio de 2014

«A todo el que tiene que hacer algo en esta sociedad no me canso de repetirle que hay que hacer pedagogía»

Egun on! ¡Buenos días! Le toca a Koldo hacer doblete en el blog esta semana (no es que le toque, propiamente hablando, sino que así lo hemos decidido aquí, en este pequeño espacio que es el blog). Y es porque Koldo Saratxaga ha dado la conferencia inaugural en el congreso internacional Ikasnabar, que ha celebrado una nueva edición anual esta semana. Ikasnabar tiene como eje el binomio educación abierta y tecnología, nos dice desde su web, y los temas abordados han sido, entre otros, los cursos abiertos masivos por Internet (MOOCs), el aprendizaje vía móvil y los microcontenidos.

Como en definitiva en todo hay personas, porque las personas somos quienes hacemos que exista o no exista algo, y como la educación es una realidad en la que ner group se ha implicado desde el comienzo de su trayectoria, a nosotros nos interesa seguir a Koldo hoy. Y a la inversa, en los foros educativos interesa lo que Koldo comparte y por eso le invitan a participar. No hay que decir con qué ilusión va porque la víspera, en la entrevista de Dani Álvarez en Boulevard, pudimos oírle anunciar que estaría hablando de educación al día siguiente.

Si no conoces mucho el ner group y llegas aquí con la idea de que es un grupo empresarial, su compromiso con el mundo educativo ya te da una pista de que no es un grupo empresarial al uso. Siguiendo esta pista, puedes descubrir otras, pero con esta sola ya podemos pararnos a pensar.

A continuación de su conferencia en Ikasnabar, se grabó esta conversación de Koldo con Miren Gabantxo-Uriagereka, directora de Proyección Universitaria de la UPV/EHU.



Si la entrevista se publicara en una revista editada en papel, estos minutos ocuparían varias páginas. Nosotros te aportamos en este post tres bloques de ideas de las que se pueden escuchar a Koldo, en respuesta a las buenas preguntas de Miren, y seguiremos sacando jugo a la entrevista en más post.

No hay relación entre los profesores y los padres, y como dato representativo está el que estos realizan una media de una visita por curso al colegio, con una duración promedio de 20 minutos y muy frecuentemente para tener un encuentro desagradable. Esta falta de convivencia hace que las notas se vuelvan algo muy cómodo para los padres a la hora de medir por dónde llega la educación de sus hijos.

En lugar de querer alcanzar notas, de avanzar por caminos previsibles, una alternativa posible es dar rienda suelta a su hemisferio derecho y pasar a desarrollar su creatividad, su capacidad de riesgo, de soñar, de decidir, de aprender a equivocarnos... porque esto es lo que nos va a dar músculo para afrontar una vida en la que todos los días son diferentes.

A nosotros en ner group nos cuesta. Se entiende muy bien todo esto, pero al llevarlo a la práctica, se vuelve a lo que se ha hecho siempre. Por eso decimos que el ner es contracultura. ¡Si desde las escuelas viniera esto de trabajar en equipo, el no soñar en ir para arriba y competir, sino en compartir, en pensar que lo importante es pensar, crear, hacer cosas diferentes, y no hacer una tarea!












martes, 24 de junio de 2014

Educación, innovación



Hoy vamos a compartir la entrevista a Koldo Saratxaga en el programa Boulevard, de Radio Euskadi. Es de ayer mismo y se la hizo Dani Álvarez. Fueron muchas preguntas de muchos temas, y se anunciaba con dos principales: uno, la gestión empresarial y otro, el llamamiento a innovar que hizo Koldo en el Parlamento Vasco a los partidos políticos.

Decía Dani Álvarez a Koldo que le habían invitado al Parlamento para hablar de autogobierno, pero que había hablado de muchas cosas que no eran autogobierno. En un principio, también nosotros en Twitter opinamos que muchos de los temas tratados por Koldo en esta ponencia sirven para todo tiempo y lugar; sin embargo, reflexionando gracias a esta entrevista, vemos que todo esto de lo que nos habla Koldo es pertinente cien por cien para el gobierno de un país. Las palabras «autodeterminación» y «autogobierno» están ligadas en primer plano a propuestas de referéndum, a oportunidades para que la sociedad tome una decisión. ¿Y después? ¿Qué contenido podemos darles? ¿En qué retos de la sociedad y su realidad puede implicarse un gobierno y cómo puede arrimar el hombro? Y es a esto a lo que encontramos respuestas en Koldo Saratxaga, lo mismo que cada día a través de la realidad de ner group, esta unión que ya conoces, promovida por el mismo Koldo, entre proyectos con el nexo del Nuevo Estilo de Relaciones (NER).

Así que esta comparecencia en y desde el Parlamento nos retrata el contenido posible para el gobierno de un país que se autogobierna, palabra que por sí sola, dejando aparte ideologías políticas y territorios, tiene el valor de su contenido social y de su evolución con respecto a la actual situación estatal y autonómica, en la que los ciudadanos pintamos muy poco, somos bastante marionetas.

Como es una de sus señales de identidad, Koldo nos lleva a mirar el largo plazo, a los días y días que pueden seguir a un día D en el que se concentran las miradas. Y como es también otra de sus características, nos aporta el cómo, los modos y maneras concretos en los que responder a todas esas cuestiones. Aporta proyectos, con patas incluidas, para que anden.

En esta entrevista ayer con Dani Álvarez en Boulevard, volvimos a escuchar a Koldo Saratxaga su concepto de la vida actual de las cooperativas: son una leyenda urbana, porque una cosa son las cooperativas y otra el cooperativismo; se puede cooperar y ser cooperativista en una sociedad anónima y en una organización sin ánimo de lucro; muchos eligen ser cooperativa porque sus impuestos son menores; etc. Es un choque frontal con la pose políticamente correcta en esta materia, en el contexto de una sociedad que vive de poses y ademanes, de parches, no tanto de realidades. Unos se rasgan las vestiduras y se apartan, otros disienten y nos lo dicen y seguimos juntos, otros lo admiten, otros se proponen cambiar, etc.

A continuación, el storify con la entrevista tuiteada.













viernes, 20 de junio de 2014

«Animar, tirar de todos, focalizar el proyecto hacia donde hay que llevarlo»

Dice y repite Koldo Saratxaga que no hay que enfadarse con quienes piensan distinto, porque otros piensen de otra forma a como lo hacemos cada uno. Es una afirmación con la que concordaremos prácticamente todas las personas, con las excepciones que confirmarán este acuerdo mayoritario. Más aún, y todo esto se lo escuchamos a Koldo en el Parlamento Vasco la semana pasada, enfatiza que no tiene por qué haber nada diferente en nuestro trato a personas que piensan diferente o son diferentes, y podemos pensar en diferencias desde ideas de las llamadas políticas hasta el fútbol, pasando por el oficio de sus padres, por ejemplo.

Este planteamiento de convivencia al que nos invita Koldo supone que tenemos ideas —o que no tenemos la cabeza hueca, diríamos coloquialmente— y también madurez para convivir con las ideas de otras personas.

Claro que nos es más fácil tratar con quienes tenemos afinidades de ideas, edad o vida, etc., o hacia quienes sentimos cariño aunque pensemos diferente, por ejemplo, pero no hemos hacer de esto un motivo para excluir, rechazar o no convivir. Tenemos que tratar a todos bien, dice Koldo en esta charla que tanto nos gusta y recomendamos mucho a todas horas (en el curso de verano de Eustat, hacia el minuto 30 de la primera parte).

Con este sueño de personas y de convivencia en riqueza de diversidad humana, y también en paz, sin duda, tendríamos la oportunidad de practicar más actitudes, como la del respeto de ciertas líneas, invisibles, que no podemos cruzar sin hacer de menos a alguien de alguna forma. O en positivo, la actitud necesaria para dar espacios de libertad y participar en ellos, en lugar de ajustar nuestra vida al ordeno y mando y a trepar más alto que el de al lado en esta pirámide.

En resumen, una forma de vivir y dejar vivir, eso que tanto reivindicamos, y vivir una vida que compensa, de la que podemos disfrutar, donde somos reconocidos y no planchados por un rodillo jerárquico que prescinde nuestro cerebro, nuestro corazón, nuestras tripas y nos reduce a autómatas o títeres.

Sin embargo, al compartir nuestras respectivas formas de pensar, en el día a día de un proyecto con el Nuevo Estilo de Relaciones (NER) y en cualquier espacio y tiempo que no sea del NER, lo hacemos con motivaciones y objetivos diferentes, los cuales pueden enfadar y hasta indignar a nuestros compañeros; viceversa, nuestros compañeros pueden enfadarnos e indignarnos —en el sentido que la indignación tiene hoy en día, de inconformismo y rebelión, en palabras y ademanes como mínimo—.

Desde Irizar, el motivo de máxima tensión, en intensidad y frecuencia, entre las personas en el día a día del NER es que alguien pretenda el beneficio propio en perjuicio de otros, sea del equipo, del proyecto, de una persona determinada. En este caso, la forma de pensar se traduce en acciones concretas como, por ejemplo, escamotear trabajo; lo narra Koldo en su primer libro ¿Sinfonía o jazz? y después hemos seguido encontrándolo en la experiencia de personas en los proyectos NER, «las discusiones que a veces se dan por el distinto grado de compromiso que las personas asumen en la consecución de los objetivos», decían personas de Lancor compartiendo su experiencia en un foro en la Diputación Foral de Bizkaia (al que llamamos «foro Saratxaga», del que también somos entusiastas, como de los post de cada encuentro que escribió el equipo del Servicio de Innovación). Seguro que entendemos estos roces del trabajo en equipo, aunque no estemos en el NER; siquiera en el colegio habremos trabajado en grupos alguna vez, donde al final uno o dos hacían todo y los demás ponían la firma.

Cada uno en nuestro proyecto podemos hacer mucho y tanto que allí somos necesarios y necesarias. No nos excusemos en que no nos ponen facilidades o en que tenemos personas en contra o que hemos encontrado comportamientos en contra del trabajo de todos. Seguramente hay mucho más positivo y, como dice Koldo al final de esta gran clase con Eustat, en la segunda parte:

«¿Qué hacemos con esa persona que da menos, lo justo, que es rara? ¿La echamos del proyecto? ¿Le cortamos las piernas a ver si no viene? ¿Se la pasamos a otro equipo, les creamos un problema a ellos y a ella la hacemos una desgraciada que va rebotando de un lado a otro? Vosotros ya la conocéis, ya la aceptáis, ¿no será mejor que estéis con ella? Además, ¿os gustaría ser como ella? ¿No? Pues seguid ya para adelante... Esa es la función de un líder, animar, tirar de todos, focalizar el proyecto hacia donde hay que llevarlo. No tenemos que estar visualizando la campana de Gauss continuamente, sino ver todo como un continuum; no centrarnos en los problemas, no hacer montañas de granos de arena.»


Con quien hemos ya no enfadarnos, sino indignarnos, es con la sociedad que tenemos, donde se encumbra el vacío, las apariencias en lugar de las realidades, la total falta de sentido que es vivir en el pasado, aferrados a sillones y méritos pasados, creando inmovilismo a través compartimentos estancos de clases sociales, partidos políticos... mientras llega el partido de los retos del presente y perdemos por goleada: alto desempleo en los jóvenes, demasiados niños sin un plato de fundamento en la mesa, educación que no es competitiva, cierres de empresas, cultura de la compra venta en lugar de cultura de relaciones... No digamos que no podemos hacer nada y si quieres, puedes participar en las Ideas en marcha que promueve ner group a través de su Equipo de Compromiso con la Sociedad.












martes, 17 de junio de 2014

Clientes y proveedores integrados y locales

Habremos oído hasta la saciedad a las madres y a los padres, y/o lo habremos experimentado como tales, que el niño o la niña se niegan a comer en casa las legumbres, mientras que en casa de su abuela o tía son capaces de repetir plato. Legumbres o verdura o etc.

Y cuando trabajamos o desarrollamos cualquier actividad, empresarial o laboral, ya de adultos, hacemos algo parecido, que es lo que refleja Koldo Saratxaga hacia el minuto 28 de su comparecencia en la Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco (momento de la diapositiva en la imagen). No compramos a nuestro vecino, no contamos como proveedor con el del pueblo de al lado y en cambio, compramos a las multinacionales, compramos y hacemos que se hinchen (crezcan multinacionalmente) con nuestro consumo.



Koldo habla de este fenómeno para defender la necesidad de unión como resorte de supervivencia, necesario en nuestro mundo globalizado, donde el competidor puede tener un tamaño tal que neutraliza o anula cualquier avance que podamos hacer.

Al final, hagamos lo que hagamos, sea mediante una destreza mecánica, artística, científica, financiera… el resultado tangible e inmediato es dinero, se mide en dinero, nos dirá el sistema piramidal, el mismo que encumbra el consumo.

Pero no es la cantidad, lo grandes que podamos ser, nuestro punto fuerte, sino lo relacionados que estemos; viceversa, no seremos débiles por pequeños, sino por solos, por aislados. Es el mensaje que nos llega desde ner group donde las cosas han ido bien desde el primer momento, enfatiza Koldo.

Nos encontramos en la era del conocimiento y esto tiene que ver y supone una oportunidad en cuestión tanto de clientes como de proveedores, siempre que sepamos realizar cosas tan simples, tan poco necesitadas de IT, logística e infraestructuras, como escuchar a nuestros proveedores y clientes, adoptar una actitud incluyente hacia ellos y su conocimiento.

El Nuevo Estilo de Relaciones (NER) nos facilita integrar a proveedores y clientes como compañeros de viaje; nos ayuda a armonizar nuestras metas con estar despiertos en medio de nuestra realidad, dispuestos a ver y a escuchar oportunidades de relaciones junto a nosotros.












viernes, 13 de junio de 2014

Una oportunidad

Fácil es hacernos preguntas como: «¿Hubiera imaginado Koldo Saratxaga en junio de 2005, al dejar la coordinación de Irizar, tras 14 años apasionantes, que existiría hoy ner group?, ¿que sería así, con tantos proyectos solidarios a través del equipo de compromiso con la sociedad, con la innovación lograda por el equipo económico-financiero en medio de una crisis económica mundial, con los miles de empleos que se han mantenido y algunos cientos creados, etc.?».

Es fácil preguntarse esto, pero no vamos a sentarnos en el sillón de la autocomplacencia; antes de que pudiéramos hacer ademán para ello veríamos, por ejemplo, las ineficiencias que en el presente estamos tratando de superar o la necesidad de abrir los ojos a las oportunidades de cambio, en lugar de cerrarlos para dormirnos en los laureles.

Nos sentimos agradecidos por formar parte de esta gran experiencia compartida —aunque esto no se mide en índices que se vean en los balances, así que habrá que creernos, sin demostración—. Por ser una experiencia compartida, nos gusta pensar en que cada proyecto de ner group puede mirar su trayectoria y preguntarse o decirse si hace nueve años hubiera creído que iba a estar inmerso en un proceso de cambio y desarrollo como el Nuevo Estilo de Relaciones, ante una perspectiva o concepto de vida empresarial como el que se ve en ner group.

El ner group hace realidad el desarrollo de un estilo que empezó a andar su camino en el mundo empresarial y hoy vemos que ha echado abajo paredes no solamente internas, de las que hacen despachos, sino también de las que aíslan del exterior. Así no hay transición entre la empresa, la familia, la sociedad, las aficiones del tiempo de ocio... «Somos personas, no trabajadores», dice Koldo Saratxaga en su comparecencia ayer el Parlamento Vasco.

Somos personas y proyectos para la sociedad ha dicho ner group desde un principio y lo ha compartido con sus realidades, con charlas, con artículos en los medios. Si no comprendíamos qué significaba esto, ahora ya el camino recorrido por ner group es pedagogía como para que podamos entenderlo y hasta protagonizarlo en nuestra propia realidad y estilo.

Aquí tenemos el vídeo completo de la mencionada comparecencia de Koldo en la Ponencia de Autogobierno del Parlamento Vasco. Como siempre, los medios son ojos, oídos y voz insustituibles y gracias a ellos hemos visto compartida ampliamente esta intervención: Berria, Cadena SER, Deia, EiTB, El Correo, El Diario, El Mundo, El País, naiz (citamos alfabéticamente y si nos quedara alguien por mencionar, lo incluiremos).













martes, 10 de junio de 2014

Comunicación, libertad, responsabilidad

Si vamos a actuar en equipo, como es la actividad del día a día con el Nuevo Estilo de Relaciones (NER), podemos por lo menos barruntar que esto incluye comunicarnos entre los miembros del equipo, de los que todos tenemos un estatus parecido, de compañeros. Esta igualdad o paridad supone una consecuente autonomía personal, equivalente a libertad de decisión y acción. Es una libertad con la que también cuenta el equipo como tal, porque en el NER los equipos son autogestionados y nadie desde fuera les resuelve la vida o se la dirige. Las libertades personal y de equipo existen en convivencia con las libertades de los demás —al igual que en cualquier lugar—, con la diferencia específica de que el lema de dicha convivencia en el NER es «proyecto común».

Tenemos una aportación que realizar, con la que cuentan las demás personas para que el proyecto funcione; es un papel único, una responsabilidad exclusiva propia, en la que somos insustituibles, como personas libres y como equipo autogestionado. Como responsabilidad nadie la reemplaza, pero en su contenido o actividad sí nos sustituirán cuando sea necesario, por baja laboral, ausencia momentánea, vacaciones, jubilación, traslado, etc. También somos responsables de que los demás conozcan nuestra ausencia y puedan contar con ese factor; que todos somos necesarios es una realidad, no una frase de adorno. Siempre somos necesarios, a la hora de un gran trabajo y cuando hay que llevar al dentista al peque de la casa, para que avisemos de que vamos a faltar del proyecto.

Gracias a una vida siempre compartiendo, comunicando, y a la filosofía de gestión empresarial que apuesta por la polivalencia de las personas, los proyectos del Nuevo Estilo de Relaciones no se quedan en la cuneta si una persona se encuentra ausente de sus responsabilidades, sea por dos horas o unas semanas, en cualquier puesto. Con el foco siempre en la eficiencia, el cliente y la sociedad, la polivalencia tiene en un proyecto NER el papel que argumenta Jabi Salcedo en su libro con Koldo Saratxaga El éxito fue la confianza. También las páginas de este libro nos han servido hoy para tomar las ideas del post.

En todo equipo en el NER hay un líder, ya que es necesario armonizar todas las aportaciones, crear una perspectiva de equipo. El líder agiliza la comunicación desde su equipo a los demás y también potencia la riqueza de su aportación, ya que dinamiza la comunicación interna que acaba revirtiendo en la aportación del equipo al conjunto del proyecto.

Crear una organización sin jerarquías se establece de un día para otro, no así el darle vida y crecer sin lo que nos separa de otros. Entender que los demás son compañeros, no inferiores ni enemigos de nuestros intereses, es un gran avance para la comunicación.












viernes, 6 de junio de 2014

«Ahora trabajamos en equipo de verdad»

La realidad personal de trabajar en equipo se desarrolla a partir de la toma de decisiones sobre unas metas de las que se es único responsable, junto con los demás integrantes del equipo. Comprende la responsabilidad añadida de que esas metas tienen un papel igualmente único en el conjunto del trabajo que realizan los otros equipos.

El Nuevo Estilo de Relaciones (NER) nos ha traído una oportunidad de desarrollar las relaciones como parte de nuestra vida laboral y empresarial, además de personal. Esto supone un nuevo abanico de alicientes y metas que en una amplia perspectiva se resumen en proyecto común y en la corta distancia del día a día, en el trabajo en equipo. Y para que haya equipo las personas tienen que querer ser equipo, trabajar con todos los que integran el o los equipos en los que se integran, sin excepciones o exclusiones, y de tomar partido siempre por hacer equipo.

Son actitudes o requisitos sencillos de entender y a veces difíciles de vivir. Mira lo que escribe Satur Ormazabal en Experiencias ner 2012 sobre cómo lo ven y la experiencia que van teniendo en Panelfisa, donde es coordinador del proyecto:

«Este estilo nos obliga a escuchar y a dialogar mucho más, en definitiva, a relacionarnos más y mejor, lo cual no es nada fácil, como comprobamos no solo en el trabajo, sino también en nuestra vida diaria. La transparencia, la comunicación, la generosidad, la confianza, la empatía, los datos y el objetivo común son la base que nos puede permitir relacionarnos mejor. En Panelfisa, a medida que se ha ido consolidando el estilo, las personas maduran, crecen y la relación es ahora mucho mejor que hace dos años, a pesar de que nos queda un camino largo que recorrer.»

A través de estas líneas podemos valorar que conocer o interiorizar la existencia corriente de dificultades es un gran apoyo en construir la relación de equipo; nos sirve para ser constantes y para no darnos por vencidos. También para no perder la perspectiva de proyecto, del que el equipo es la base; si funcionan los equipos, funciona el proyecto; si no funciona un equipo, el proyecto falla allí donde está fallando ese equipo.

Quienes van por delante nos dicen que no es fácil. Desde Panelfisa, y en una entrevista publicada también en Experiencias ner 2012, Miguel Ángel Pando afirma con claridad:

«Lo que más nos ha costado y nos está costando es trabajar en equipo. Nunca habíamos trabajado en equipo, no estábamos acostumbrados, y además se habla de trabajar en equipo muchas veces, pero sin saber muy bien lo que significa eso. Ahora trabajamos en equipo de verdad, en equipos de mucha gente, hay tantas opiniones como personas y cada uno somos de una manera, no siempre llueve a gusto de todos. Trabajar en equipo supone aportar cosas, pero también asumir que la decisión final sea la de otra persona.»

Que existen también los buenos momentos, cosechas de alegrías y éxitos de trabajo es el ya conocido otro lado de la balanza. Podemos sentirlo a su vez como otro éxito por sí solo, de estilo de relaciones. Un éxito y un premio, para nuestra disposición a convivir, unir, ser cercanos.

Aunque tanto se habla de la condición humana como un factor que conjugar con dificultad en nuestros deseos de relacionarnos, también hay que tener en cuenta que tenemos amplias capacidades para sencillas y valiosas cosas como sonreír, tender una mano, minimizar o relativizar presuntas ofensas o roces, reírnos un poco de situaciones que convertimos en grandes rocas en mitad de nuestro avance, superar experiencias negativas, sacar fuerzas de donde parece que no tenemos, etc.

Nada más por hoy y deseamos feliz fin de semana, buen descanso, ya que estar en buena forma ayuda a que se nos encienda la bombilla de las buenas ideas para la convivencia.

¡Hasta el martes con el próximo post!












martes, 3 de junio de 2014

Proyecto basado en todas sus personas, cada una diferente y cada día diferente

Decimos «proyecto basado en las personas» y sabemos que estamos empleando un eslogan al uso, deudor de lo políticamente correcto y de la responsabilidad social corporativa; en sintonía también con lo 2.0, con la democracia organizativa y más filiaciones podremos establecer, ya que suena aquí y allá. ¿Nos suena de oídas, lejano y ajeno? ¿Se puede de verdad desarrollar un proyecto basado en las personas? ¿Cómo podemos basar un proyecto en todas las personas si cada uno tiene su ritmo, si es diferente, piensa diferente, da significados diferentes a las palabras de uso común, si tiene diferentes varas de medir para sí y los otros? ¿Si todos somos distintos y cada día somos diferentes a la persona que fuimos el día anterior —recalca Koldo Saratxaga—? ¿Cómo vamos a ir todos a una?

A los proyectos —empresas— con el Nuevo Estilo de Relaciones (NER) les suena «proyecto basado en las personas / pertsonengan oinarritutako proiektua», les suena cerca, tanto como que son orquestas que interpretan esta música. Es un proyecto donde cada persona tiene a su alcance aportar en lo mejor de sí, que siempre será único y diferente, aunque tenga un denominador común con otros. Sacar lo mejor de las personas, una de las metas y los logros con este NER, impulsa el conjunto del proyecto y armoniza su avance, sí, como un caos organizado, no como una columna militar.

Se puede ser un proyecto basado en las personas, diríamos con el modismo también al uso, aunque sabrás, bienvenida, bienvenido visitante, que siempre que se trata de un nuevo estilo de relaciones decimos no solamente que es posible y ya lo están desarrollando los proyectos que integran ner group, sino además que se necesita con urgencia.

Si el modelo jerárquico, el del ordeno y mando, es el imperante, un nuevo estilo de relaciones participativo y basado en las personas es imperativo, es decir, es urgente, es reclamado con apremio por los retos de cada día y de los años de crisis que vivimos.

Una buena ocasión para desarrollar proyecto basado en las personas, o para visualizar cómo se hace realidad, es el momento que llega para un proyecto, empresarial o de otro tipo, en el que decide ofrecer producto propio, después de una etapa de servicio a la carta y de comportamiento reactivo ante el cliente. Es de interés la explicación de esta evolución en el Grupo Nicolás Correa, ofrecida por Javier Hernando, director de I+D del grupo, en la jornada Evolución REindustrial de ADEGI y Loop Business Innovation. La necesidad de cambio fue compartida por todos en Nicolás Correa y todos están participando en transformar la organización hacia un comportamiento claramente proactivo, desde el departamento de diseño pasando por los de ingeniería y producción hasta el comercial. Todas las personas son necesarias para construir la respuesta satisfactoria a este desafío. Como recordarás, K2K emocionando llevó a Nicolás Correa el Nuevo Estilo de Relaciones; entra en lo posible que aquella semilla del NER esté ayudando ahora a caminar de esta forma coordinada, unida y participativa a este grupo.

Hoy en día, y dentro de ner group, uno de los proyectos que están viviendo una etapa de creación de producto propio es Lancor.

Al comenzar 2014, su coordinador Unai Mendikote ha explicado algunos de sus aspectos principales a la revista Koop de Erkide:


«Actualmente Lancor 2000 se encuentra inmerso en un proceso de diversificación de sectores y de lanzamiento de producto de diseño propio. Históricamente, la nueva Cooperativa ha fabricado motores para el sector industrial (rodillos, laminación…), generadores y alternadores. “Buscamos sembrar en el presente para posicionarnos de una forma ventajosa ante los retos del futuro cercano”, señala Mendikote.

»Los proyectos de futuro de Lancor 2000 son “la apuesta por el conocimiento, la inversión de recursos en nuestro equipo de servicios tecnológicos y estrechar la colaboración con diversos centros tecnológicos para ser capaces de afrontar los desafíos tecnológicos del futuro”. Asimismo, en Lancor 2000 van a trabajar para “seguir integrando a nuestros clientes, cooperando con ellos, detectando nuevas oportunidades de negocio para ambas partes”. Un ejemplo de ello podría ser su relación con Orona, “donde las dos organizaciones vemos lo positivo de colaborar conjuntamente”, destaca el Coordinador General de la nueva Cooperativa. Por otra parte, otro proyecto de futuro de Lancor 2000 es comercializar el producto propio de máquina gearless en todo el mundo “como producto de calidad y alta gama, y encontrar oportunidades en otros nichos de mercado donde aplicar nuestra capacidad tecnológica”, concluye Mendikote.»


Una de las diapositivas del elevator pitch de José Luis Femia, Coordinador Financiero de Lancor 2000, S. Coop., en la jornada de Innobasque INFODAY Transporte Inteligente, Ecológico e Integrado.